Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Brasil pone sus esperanzas en Neymar para ganar la elusiva medalla de oro en fútbol

A pesar de haber ganado cinco Copas Mundiales, el país ha enfrentado 116 años de fracaso en las Olimpiadas. Es el único importante torneo mundial que el equipo brasileño no ha ganado. Peor aún, sus archirrivales Uruguay y Argentina han ganado la medalla de oro dos veces cada uno.
La larga espera para reclamar el título olímpico se ha convertido en una obsesión nacional: el fútbol no sólo es el deporte más popular en Brasil, es uno de los eventos olímpicos en el que pueden competir al más alto nivel. Y conforme comienzan los juegos en Río de Janeiro esta semana, con el primer partido de fútbol de Brasil el jueves, queda claro que el equipo ha puesto la responsabilidad de su destino sobre los hombros de Neymar, su capitán y uno de los mejores jugadores de fútbol en el mundo.
"Dicen que no es correcto depender tanto de Neymar, pero no estoy de acuerdo", aseveró Rogerio Micale, el entrenador del equipo brasileño para las Olimpiadas. "Yo siempre tendría un Neymar en mi equipo".
Sin embargo en un país que está en medio de una crisis política, una recesión profunda y un escándalo de corrupción, Neymar está cargado de ponerle fin al desplome del equipo de fútbol que ha comenzado a simbolizar el desplome mismo de la nación.
Los brasileños siguen choqueados por la humillante derrota de 7-1 en contra de Alemania en las semifinales de la Copa Mundial 2014, la cual también se celebró en el país latinoamericano. La severa derrota fue descrita como el "la peor derrota en la historia de Brasil", por el comentarista Galvao Bueno, el portavoz del fútbol en el país.
"Si nos enfrentamos a Alemania de nuevo, el público estará muy tenso", dijo Rafael Martinez Pires, un ejecutivo de publicidad de 24 años de edad, quien añadió que muchos han puesto su confianza en Neymar.
En Brasil y más allá, el talento futbolístico de Neymar ha fomentado su estatus de superestrella. Él es el deportista mejor remunerado de Brasil y uno de los nombres más publicitados del fútbol mundial.
Según Forbes, Neymar ganó u$s 37,5 millones este año. Aunque gana un sueldo de u$s14,5 millones del FC Barcelona, su club de fútbol, la mayoría de sus ingresos provienen de marcas que él ha endosado, incluyendo Nike, Red Bull, Panasonic y Gillette.
Aunque Neymar es un cristiano evangélico devoto, también es conocido por sus parrandas.
"No soy perfecto. Me gusta salir y divertirme con mis amigos … puedo ir y voy a ir a clubes nocturnos", él anunció durante una conferencia de prensa la semana pasada después de perder la paciencia con un periodista. "¿Si tuvieras 24 años y hubieras ganado lo que yo he ganado, no harías lo mismo que yo?"
Neymar también ha sido asediado por denuncias relacionadas con la evasión de impuestos. En febrero de este año, un juez brasileño ordenó la incautación de su avión privado, un yate y otros bienes con valor de R$192.8 millones (u$s 59 millones) después de que Neymar fue acusado de utilizar "empresas fantasmas" para evadir impuestos, mayormente relacionados con su carrera en el equipo brasileño Santos entre 2011 y 2013.
También se encuentra embrollado en un caso separado en España debido a irregularidades relacionadas con su transferencia del Santos al Barcelona.
Neymar está impugnando el caso brasileño, mientras que el Barcelona ha acordado pagar una multa de 5,5 millones de euros para solucionar la disputa en España.
Aun así, la presencia del delantero en los juegos es un regalo para el Comité Olímpico Internacional, el órgano rector de los juegos, ya que el fútbol constituye una importante fuente de ingresos a través de la venta de boletos. A diferencia de los demás deportes olímpicos, los partidos se llevan a cabo alrededor del país en vez de ser realizados en Río, lo cual significa que pueden atraer una audiencia más amplia.
Sin embargo, la temporada pasada no estaba claro si Neymar iba a formar parte del equipo brasileño ya que estaba en medio de una controversia club-contra-país. Pudo participar en las Olimpiadas sólo después de que el Barcelona acordó que él podía participar en los juegos si no participaba en la Copa América.
Muy pocos importantes jugadores del deporte participarán en las Olimpiadas, ya que el torneo de fútbol es considerado un espectáculo de menor relevancia comparado con los demás deportes.
Aunque el fútbol femenino estará representado por sus mejores jugadoras, la competencia masculina más bien involucra la participación de jugadores menores de 23 años de edad. Aunque existe una medida que permite que los países escojan a tres jugadores mayores - una "laguna reglamentaria" creada para que algunos de los países puedan reclutar a sus mejores jugadores - ha sido socavada porque los clubes se rehúsan a liberar a los jugadores.
En realidad, a los brasileños les va a importar muy poco la falta de competencia si el equipo logra ganar la medalla de oro.
"Perder no es una opción para mí", dijo Neymar.
"Yo quiero darle a Brasil la medalla de oro que ha sido tan difícil de obtener".