Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Brasil empieza a comprender el impacto económico del zika

El empuje que se esperaba que generen los Juegos Olímpicos en agosto podría verse afectado por el virus. Hoteles, empresas de turismo y cruceros son las más perjudicadas

Para Paulo Guerra, director general del laboratorio Osler en Brasil, fue un sábado que nunca olvidará.
El 28 de noviembre el ministerio de Salud brasileño confirmó por primera vez una vinculación entre el virus del zika, transmitido por los mosquitos, y las deformidades cerebrales en los bebés, lo que produjo pánico en los futuros padres y colocó al poco conocido productor francés de repelentes de insectos en el centro de una crisis de salud internacional.
"Estábamos en la oficina esperando el anuncio y ya habían empezado a sonar todos los teléfonos", contó Guerra.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la emergencia sanitaria global por el brote de zika después de que la cantidad de casos de microcefalia se multiplicó por 20 en Brasil en los últimos cuatro meses. Si bien los científicos todavía se esfuerzan por comprender el virus, las compañías desde grupos farmacéuticos hasta operadores de cruceros ya empiezan a entender el impacto que tendrá esta última epidemia mundial en sus negocios.
Con aroma desagradable y precio elevado, Exposis –el repelente de Osler– nunca había sido muy popular en Brasil, el país más golpeado por la epidemia. Eso fue hasta que los médicos empezaron a recomendarlo masivamente como la mejor defensa contra el zika y las enfermedades tropicales dengue y chikungunya. Es el único repelente del mercado minorista en Brasil que contiene icaridin, un compuesto altamente efectivo producido por Lanxess, el grupo de químicos alemán escindido de Bayer.
Sin embargo, para otras empresas el brote de zika en Latinoamérica tuvo el efecto opuesto, dado que asusta a los clientes en un momento en que los ingresos ya son menores debido a la desaceleración económica en la región.
Con las monedas latinoamericanas en mínimos históricos contra el dólar, la industria turística de la región se había preparado para un mayor flujo de extranjeros este año. Para Brasil, 2016 iba a ser uno de los mejores años con el magnetismo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro este agosto.
Sin embargo, con las advertencias de los gobiernos extranjeros a las mujeres embarazadas que viajan a más de los 20 países afectados por el zika, crecen los temores por el impacto económico que tendrá el virus.
Tras la declaración de OMS el jueves sobre la "explosiva propagación" del virus, las acciones de las aerolíneas internacionales como United Continental y Delta cayeron más de 3%. Royal Caribbean y otros operadores de cruceros también se vieron perjudicados.
La semana pasada, un estudio realizado por el administrador de riesgo On Call International indica que cerca del 64% de los norteamericanos cancelarían sus viajes a países afectados por zika.
Sin embargo, con el inicio el viernes de las celebraciones de carnaval en Brasil en todo el país, aún hay poca evidencia de que los turistas estén manteniendo distancia. Cerca de 500.000 extranjeros viajan para pasar carnaval en Río todos los años, y en Recife –hoy en centro del brote del zika– los hoteles prácticamente no se vieron afectados. "Los niveles de ocupación en los hoteles están en el 90%, que es lo mismo que el carnaval pasado", aseguró Camilo Simões, secretario de Turismo de Recife.
Las aerolíneas internacionales, muchas de las cuales ofrecen reembolsos a mujeres embarazadas, informaron que por el momento no registraron un gran impacto por el virus.
De las grandes aerolíneas norteamericanas, ni United Airlines ni Delta mencionaron la potencial amenaza que significa el zika en sus últimos anuncios de resultados. American Airlines, que depende más de las rutas latinoamericanas, afirmó que era "un poco demasiado temprano" para decir si hubo algún impacto, agregando que es difícil diferenciar el efecto zika de los efectos de la crisis económica de la región.
La automotriz india Tata Motors se convirtió en una de las víctimas más inesperadas del virus. Después de promocionar fuertemente su nuevo auto Zica, la compañía se vio obligada a cambiarle el nombre el auto "por empatía" con lo que está viviendo Latinoamérica por el virus.
Osler es uno de los pocos beneficiarios claros. En todo diciembre y enero vendió 28 veces más unidades de Exposis que en el mismo período de 2015.