Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Brasil busca consagrar la autonomía del Banco Central

El gobierno de Brasil está preparando una enmienda constitucional que por primera vez consagrará formalmente la autonomía del banco central, comunicó el nuevo titular de la institución, Ilan Goldfajn.
La nueva ley otorgará al banco central autorización para utilizar todos los instrumentos que considere necesarios para cumplir con sus objetivos, incluyendo la estabilidad financiera y el cumplimiento de las metas de inflación fijadas junto con el gobierno.

"Hay un proyecto que dirá explícitamente que el banco central es autónomo: podemos llamarlo autonomía operativa," aseguró Goldfajn en una entrevista.
La nueva legislación, que podría llegar al Congreso como una enmienda constitucional este mismo año, tendría como objetivo apuntalar la credibilidad del banco central en los mercados porque disminuiría la percepción de que es vulnerable a la interferencia política.

Durante el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, que fue suspendida en el poder por un proceso de juicio político por supuestamente haber manipulado el presupuesto gubernamental, había constantes rumores de que intervendría en la política monetaria para cumplir con objetivos políticos.

Durante su administración, bajaron las tasas de interés a mínimos récord aún cuando estaba en alza la inflación –la archi enemiga de Brasil– lo que debilitó la confianza en la política económica y culminó con una profunda recesión.

Goldfajn fue economista jefe de Itaú Unibanco, el banco privado más grande de Brasil, y en junio reemplazó a Alexandre Tombini, un tecnócrata de carrera que presidió el banco central con el gobierno de Rousseff.

Economista sofisticado que completó su doctorado en el MIT en Estados Unidos, Goldfajn también trabajó para el Fondo Monetario Internacional durante la crisis financiera en Asia entre 1996 y 1999 y luego para el banco central brasileño entre 2000 y 2003.

Explicó que la nueva enmienda constitucional no otorgará al banco central independencia total porque la meta de inflación seguirá siendo fijada por un consejo monetario, entre cuyos miembros están los ministros de Planificación y Economía.

Pero formalizará lo que él llama la actual autonomía "de facto" que tiene el banco central para usar la política monetaria y otros instrumentos que considera adecuados para cumplir con esta meta.
Goldfajn dijo que el banco central espera que la inflación anual a fines de 2017 sea de 4,7% comparado con los pronósticos de mercado de 5,5%. "Diría que la meta para el próximo año está totalmente dentro de nuestro alcance", dijo

Una vez cumplida esa meta, el banco central empezaría a analizar si bajarla en el largo plazo, explicó, insinuando que eso podría ocurrir después de 2018. "No creo que 4,5% sea una meta constante para Brasil en el largo plazo", afirmó.

Sin embargo, una parte esencial de esto sería la implementación de las reformas propuestas por el presidente interino Michel Temer con el fin de contener la explosión del gasto fiscal en Brasil. Una de ellas podría ser una enmienda constitucional que fije topes al aumento del gasto presupuestario.
Otras reformas necesarias incluirían la revisión del desfinanciado sistema de seguridad social de Brasil.

"Aunque logremos bajar la inflación el año próximo, es importante hacer algunas reformas", dijo Goldfajn.