Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Aval judicial en Nueva York para pago a holdouts sella el triunfo de Macri

La rapidez con que la Cámara de Apelaciones avaló el fallo del Juez Griesa para posibilitar los acuerdos con los fondos de inversión es una victoria política del gobierno argentino

El medidador Daniel Pollack está cerca de terminar su trabajo

El medidador Daniel Pollack está cerca de terminar su trabajo

Un tribunal de apelaciones estadounidense allanó el camino para que Argentina recaude unos u$s 15.000 millones para pagar a los acreedores holdouts, lo que permitirá al soberano latinoamericano volver a los mercados de capitales internacionales después de más de una década de aislamiento.

El fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York avaló la decisión del juez de levantar una medida cautelar que impedía a Argentina pagar a acreedores, lo cual hizo que el país cayera en default en 2014.

Argentina ahora está lista para la semana próxima colocar deuda por unos u$s 15.000 millones mediante una compleja operación. Lo recaudado de esa venta se empleará en primer lugar a pagar a los acreedores holdouts del país, incluyendo Capital NML de Elliot Management y Aurelius Capital Management.

La batalla entre los inversores holdouts y Argentina, que se originó en 2011 cuando el país defaulteó una deuda de u$s 95.000 millones, impedía que antes el soberano captara capital fresco.

Argentina había alcanzado acuerdos con 92% de sus acreedores a través de canjes de deuda en 2005 y 2010, mientras que los tenedores de bonos por u$s 11.500 millones los rechazaron para obtener mejores términos. Buenos Aires desde entonces alcanzó acuerdos con acreedores con bonos por más de u$s 8000 millones.

El fallo es una victoria para el presidente Mauricio Macri, que apenas asumió el año pasado se propuso poner fin al estancamiento al que se había llegado Argentina con los acreedores y aprobó una serie de reformas económicas y financieras. La administración de Cristina Fernández de Kirchner, que dejó el poder en 2015, se negaba a negociar con los holdouts, por lo que Argentina quedaba fuera de los mercados de capitales.

Los bancos colocadores de los bonos recalcan las medidas recién aprobadas –incluyendo la efectiva disolución de los severos controles de capitales– cuando promocionan la transacción frente a los inversores. El país planea vender entre u$s 12.000 y u$s 15.000 millones de deuda a cinco, diez y treinta años.

El fallo de ayer llegó un día antes de la fecha límite fijada para que Argentina cancele su deuda con los acreedores holdouts, quienes se negaron a decir si aceptarían una prórroga.

Edward Glossop, economista de Capital Economics, dijo que la amenaza significa que la saga de 15 años con los holdouts no llegó a fin aún, si bien cree que se resolverá pronto.

"La decisión de hoy (por ayer) es un inmenso triunfo para Argentina", aseguró Glossop. "La emisión de deuda externa probablemente tenga un impacto significativo en la economía en el mediano plazo".

"El default está fundamentalmente superado", señaló Marco Schnabl, socio de Skadden, Arps, Slate Meagher & Flom. Destacó que queda un pequeño grupo de bonistas que representan cerca de 10% de los holdouts y que todavía tienen que alcanzar acuerdos con Argentina y quieren seguir peleando. "No hay serias amenazas allí para Argentina", afirmó.

Schnabl agregó que es "increíblemente inusual" que el tribunal de apelaciones tome una decisión con tanta rapidez, el mismo día de la audiencia. Los observadores especulan con que la carta con una súplica que Alfonso Prat-Gay, el ministro de Hacienda y Finanzas de Argentina, envió a los jueces del tribunal para que tomen una rápida decisión podría haber surtido el efecto deseado.

Charles Blitzer, ex funcionario del Fondo Monetario Internacional y experto en reestructuración de deuda externa, criticó el trato desigual de los acreedores holdouts más chicos, argumentando que podría tener "repercusiones más adelante".

Se refirió a Venezuela, que a criterio de muchos analistas caerá en default a fines de este año. "La lección para otro gran defaulteador es primero litigar, y negociar después de haber ido a los tribunales. No creo que ese sea necesariamente un buen resultado", afirmó.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar