EL PACTO SE FIRMAR JUSTO ANTES DE QUE PEÑA NIETO DEJE DE SER PRESIDENTE DE MÉXICO

Autos, lácteos y salarios son las claves del nuevo Nafta

El presidente Trump logró mayores remuneraciones, derechos laborales y protección de la propiedad intelectual para los estadounidenses

Tras meses de frenéticas negociaciones se llegó a un nuevo pacto comercial, llamado acuerdo Estados Unidos-México-Canadá, para reemplazar al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta).

La Casa Blanca se deleita con el logro después de que Trump había denunciado que el Nafta era el "peor acuerdo comercial" que firmó Estados Unidos en su historia.

El pacto revisado se selló justo a tiempo para permitir que el presidente saliente de México Enrique Peña Nieto lo firmara antes de dejar su cargo el 1 de diciembre. También es una bienvenida victoria política para Trump antes de enfrentar las elecciones norteamericanas de mitad de término este noviembre.

Los funcionarios estadounidenses describen el USMCA (las siglas en inglés de Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá) como el modelo de futuros tratados comerciales que conduzcan a mayores salarios para los estadounidenses, mejores derechos laborales y mayor protección de la propiedad intelectual. Pero la pregunta es cuál es realmente la diferencia con el acuerdo que Trump tanto criticó.

Los términos exactos del nuevo pacto siguen siendo poco claros, pero ya se conocen algunas cuestiones en las que el USMCA marca cierto alejamiento del Nafta.

Reglas de origen

Estas normas determinan qué porcentaje de contenido importado de otros países pueden tener los productos fabricados dentro de la región para beneficiarse del acuerdo.

El nuevo pacto fija reglas de origen más exigentes para las automotrices, ya que gradualmente irá elevado el porcentaje requerido de producción regional de 62,5% a 75%.

Salarios

Éste es otro tema que enfatiza la administración Trump. El nuevo acuerdo probablemente traslade parte de la producción de México hacia Estados Unidos y Canadá estipulando que en las fábricas se cobre un promedio de $16 la hora.

Cláusula de caducidad

El viejo Nafta tenía un horizonte de tiempo indefinido; el USMCA se termina en 16 años. La administración hacía mucho que exigía este tipo de cláusula. De hecho, Washington buscaba que el período de validez del tratado comercial fuera de sólo cinco años, pero Canadá y México se negaron a aceptarlo.

Estados Unidos, Canadá y México formalmente revisarán el acuerdo dentro de seis años para determinar si amplían la duración más allá de 16 años.

 

Productos lácteos

 

Trump apuntó particularmente a lo que según él era una protección injusta que Canadá hacía de sus productores de leche y queso, un complejo sistema de cupos internos y de importación, y precios garantizados para los granjeros apuntalado por elevados aranceles a importaciones.

Conforme al nuevo acuerdo, Canadá de alguna manera aumenta el acceso de EE.UU. a su mercado lácteo.

Los términos parecen similares a lo que Canadá ofreció en la Asociación Transpacífico de Cooperación Económica integrado por 12 naciones del cual Trump se retiró si bien Estados Unidos recibirá todo el nuevo cupo para sí.

 

Resolución de disputas

 

Robert Lighthizer, el representante comercial de Estados Unidos, estaba particularmente disconforme con el capítulo 19 del acuerdo del Nafta, que permitía a las compañías cuestionar en un panel especial los aranceles de emergencia antidumping y antisubsidios a sus exportaciones.

Sin embargo, por insistencia de Ottawa se mantuvo el panel, que frecuentemente usan las compañías madereras canadienses para eliminar las barreras a sus exportaciones hacia Estados Unidos.

 

Seguridad nacional

 

El acuerdo conserva el derecho de Estados Unidos a imponer aranceles de emergencia de hasta 25% a los autos y las autopartes por motivos de seguridad nacional, gravámenes que también ha amenazado con fijar a otros socios comerciales como la Unión Europea.

Tags relacionados

Más de Financial Times