Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Aumenta la presión para que Panamá se ponga en vereda

Es uno de los cuatro países que se negó a firmar el acuerdo de transparencia financiera surgido de la crisis de 2008. El país ya sufría amenazas por falta de colaboración

Si bien toman ritmo las medidas enérgicas globales contra los paraísos fiscales herméticos, Panamá –el entrepôt de las finanzas offshore– ha mantenido una obstinada resistencia.
Pero la filtración de datos provenientes de uno de los grandes estudios jurídicos del país, Mossack Fonseca, y los registros de que ayudó a esconder miles de millones de dólares en activos de políticos, deportistas y animadores de todo el mundo ahora pondrán a prueba su decisión de resistir a un corriente mundial a favor de la transparencia.
"Habrá presión política y presión comercial", aseguró Pascal Saint-Amans, el máximo funcionario del área tributaria de la OCDE.
Hace mucho tiempo que las más grandes compañías del mundo recurren a los especialistas offshore de Panamá para que mantengan la eficiencia fiscal de sus inversiones extranjeras. Sin embargo, el país también tiene la reputación de ser opaco.
Las compañías registradas en Panamá tenían más probabilidades de aparecer en la base de datos de los grandes casos de corrupción que publicó el Banco Mundial en 2010, que aquellas registradas en cualquier otro país excepto Estados Unidos y las Islas Vírgenes Británicas.
Panamá ya enfrentaba críticas internacionales después de que en febrero se supo que el único centro financiero significativo que se niega a adoptar las nuevas normas internacionales de transparencia.
Las normas fueron introducidas por el G20 después de que Estados Unidos tomó la delantera. La oleada de apoyo a tales reglas se debió en parte al enojo de la gente por la evasión impositiva tras la crisis financiera de 2008.
Según la nueva normativa, el año próximo comenzará un intercambio de información fiscal que hará más fácil que las autoridades tengan acceso a cuentas offshore que antes eran secretas.
Panamá es una de las cuatro jurisdicciones, junto con Bahrein, Nauru y Vanuatu, que se han negado a aceptar dicha norma.
Un experto del sector señaló que la negativa de Panamá obligará a otros bancos de otras jurisdicciones a hacer un detallado proceso de due diligence sobre cualquier entidad con las que que esté haciendo negocios en Panamá. Algunos bancos probablemente decidan que no vale la pena asumir los costos adicionales y los riesgos regulatorios.
Fiona Fernie de Pinsent Mason, un estudio jurídico internacional, comentó: "Hay un número de bancos que se están retirando de las jurisdicciones offshore. Están evaluando el riesgo de sus modelos de negocio y del lugar donde operan".
El gobierno francés ya amenazó a Panamá, diciendo en diciembre que será incorporado a la lista de jurisdicciones que no colaboran si no responden pronto a un pedido de asistencia solicitado por las autoridades francesas. En una declaración de ayer, Francia aseguró que ha reiterado su determinación informada en febrero de ver a Panamá cumpliendo con las normas internacionales sobre transparencia fiscal.
Los legisladores del parlamente europeo mencionan estas revelaciones como la prueba de que en la UE se necesita una regulación más estricta sobre el uso de compañías fantasma y fideicomisos para ocultar riqueza.
La Comisión Europea el año pasado publicó una lista de paraísos fiscales offshore, lo que provocó enojo en las jurisdicciones mencionadas, entre ellas Panamá. Los funcionarios la quitaron del sitioweb de la UE después de varios meses con el argumento de que había que trabajar más sobre la metodología.
Bruselas a fines de 2014 acordó que la naciones debían compilar registros que identifiquen a los verdaderos propietarios de las compañías fantasma y, por lo tanto, en teoría levantó el velo del secreto sobre las cuentas offshore. Los países tienen hasta junio de 2017 para armarlos. Pero la comisión está tratando de adelantar esa fecha a fines de 2016, como parte de un impulso por combatir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo.
Panamá ya hizo algunos cambios en respuesta a las criticas del Grupo de Acción de Financiera Internacional (GAFI), que en junio colocó al país en su "lista gris" de países que no combaten el lavado de dinero. Fue eliminado de la lista en febrero después de que la GAFI afirmó que reconocía que Panamá había "hecho un significativo progreso" en mejorar su régimen para luchar contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo".

Más notas de tu interés

Comentarios1
benedictodos800
benedictodos800 05/04/2016 07:16:05

mejor seria que nuestros EMPRESARIOS NEGREROS sean mas solidarios y buena gente y no TAN HIJOS DE PUTA COMO HASTA AHORA