Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Aumenta la preocupación por el valor de las acciones en Estados Unidos

Si la batalla por la reforma de salud demora los recortes de impuestos en el país, los mercados probablemente se muestren más nerviosos

Aumenta la preocupación por el valor de las acciones en Estados Unidos

La proporción de inversores que sostienen que las acciones están sobrevaluadas es superior a cualquier momento registrado, al menos desde 2001, lo que indica que ayer aumentó la ansiedad mientras los papeles norteamericanos corrían el riesgo de marcar su primera caída diaria de 1% desde octubre.

Ese dato proviene de la última encuesta a inversores realizada por Bank of America Merrill Lynch que también señala que los administradores de carteras están saliendo de las acciones norteamericanas, papeles de energía y activos británicos para entrar en mercados emergentes, servicios públicos y productos básicos.

El índice de referencia S&P 500 cayó 1,4% del pico intrarrueda de 2.382, debido a que la creciente pelea política en Washington sobre la reforma del sector de salud genera temores de que Donald Trump no pueda avanzar con las medidas de estímulo económico que prometió.

El llamado reflation trade de Trump (la idea de que volvería la inflación) ayudó a impulsar un alza de los índices de acciones estadounidenses gracias a las esperanzas de los gestores de fondos de que los recortes de impuestos, desregulación y más gasto público aumentaría la rentabilidad de las empresas norteamericanas. Pese a que disminuyeron las expectativas por los resultados en las últimas semanas, los múltiplos de las acciones de EE.UU. siguen siendo más altos que antes de las elecciones de noviembre, lo que hace creer a los inversores que el mercado está sobrevaluado. La valuación basada en la relación precio/ganancias futura para el S&P 500 actualmente se encuentra en su nivel más alto desde 2004, según muestran datos de FactSet.

"La actual valuación del S&P 500 depende mucho de que Trump logre avanzar con su agenda económica", dijo Jerry Lucas, estratega de UBS Wealth Management. "Si Trump tiene problemas con la salud, podría ser más difícil sacar adelante la reforma tributaria... y la aprobación de esa reforma es crucial".

Según la encuesta, que consultó a cerca de 200 inversores que manejan activos por cerca de u$s 600.000 millones, sólo 10% espera que los recortes de impuestos sean promulgados antes de que el Congreso entre en receso de verano.

Los analistas de Bank of America Merrill Lynch agregaron que las posiciones en efectivo que actualmente tienen los administradores de carteras podrían sostener un alza del mercado para el resto del primer semestre del año.

La encuesta también señala que los inversores están poniendo una mayor proporción de sus fondos en acciones europeas, donde las asignaciones de activos son hoy las más altas en casi un año. Los índices norteamericanos son los más caros, sostienen esos inversores.

El S&P 500 subió más de 10% desde la victoria electoral de Trump quien, junto con los republicanos que retuvieron el control del Congreso, matuvo la posibilidad de un recorte de impuestos a las empresas. Los mercados también se vieron beneficiados con un repunte global de los datos económicos. "Los fundamentos que apuntalan esta recuperación todavía son saludables", dijo David Lebovitz, un estratega de JPMorgan Asset Management. "Es justo observar la trayectoria que hemos visto y decir que las acciones se ven caras. Pero los papeles ¿están caros con relación a qué? No están caros comparado con la renta fija".

Los administradores de carteras consultados por Bank of America señalaron que es más probable que un alza en las tasas globales ponga fin al mercado de acciones alcista, que un crecimiento mediocre de ganancias.

Una mayoría sostiene que para que haya un mercado bajista se necesita un rendimiento de 3,5% para los bonos a 10 años del Tesoro estadounidense.

Ayer, el rendimiento cayó 3 puntos básicos a 2,43%, manteniéndose en el rango de los 30 puntos básicos en el que sostiene desde que la Reserva Federal se reunió en diciembre.

La retirada en las acciones estadounidenses de ayer acompañó un salto en el índice de volatilidad Vix del CBOE (Mercado de Opciones de la Bolsa de Chicago), que mide la volatilidad implícita.