Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Arrestos de gobernadores en México no satisfacen a los críticos

Arrestos de gobernadores en México no satisfacen a los críticos

El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que los arrestos de dos ex gobernadores del partido oficialista de México en una semana transmite un "mensaje convincente" de que el estado asumió el compromiso de combatir la corrupción, algo considerado un problema más grande para el país que la amenaza de Donald Trump de renegociar el Nafta.

Los analistas sostienen que las detenciones de Javier Duarte, que está acusado de llevar a la quiebra al estado de Veracruz, antes de darse a la fuga, y de Tomás Yarrington del estado de Nuevo León, que contó con guardaespaldas pagados por el estado durante los años en los que huyó acusado de lavado de dinero y venta de drogas, son avances innegables.

Pero la cantidad de otros ex altos funcionarios aún fugados, y el lento progreso del armado de un sistema nuevo anticorrupción con un fiscal que encabece la lucha contra la endémica corrupción del país, reflejan que el grado de voluntad política no está en línea con la retórica, aseguran los críticos.

El contraste con la lucha contra la corrupción en Brasil, donde docenas de empresarios y políticos fueron acusados de fraude, también es asombroso.

Además, el momento en que se producen los arrestos en México –antes de las elecciones a gobernadores en el Estado de México en junio– parece oportuno en un país donde su popularidad se vio diezmada por un escándalo de corrupción ligado a la casa de la primera dama.

"La evidencia de que realmente están avanzando y decididos a atacar los problemas de raíz no está ahí", dijo Juan Francisco Torres Landa, quien encabeza México Unido Contra el Crimen.

El PRI espera que el arresto de dos de los propios lo hará verse intransigente frente a la corrupción, una preocupación clave de los votantes. Pero la manera en que fue detenido Duarte "da la impresión de algún tipo de negociación" que obstaculizará esa tarea, dijo Juan Pardinas, director de IMCO, un think-tank.

La esposa de Duarte, por ejemplo, no tiene cargos en su contra pese a las acusaciones de que hacía enormes gastos en tarjetas de crédito que se pagaban con dinero robado. "Dudo mucho que en un mes y medio, el PRI pueda reinventarse como el campeón de la lucha contra la corrupción", dijo Pardinas.

Quizás más que la amenaza de Trump de renegociar el Nafta, la corrupción es lo que está dándole forma al leitmotiv de la carrera presidencial del año próximo. Andrés Manuel López Obrador, el candidato de la izquierda, enseguida aseguró que la detención de Javier Duarte era una payasada electoral, pese a que su partido Morena no es inmune a las acusaciones de corrupción.