Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Arabia Saudita tiene a los operadores de crudo pendientes de sus palabras

El ministro de energía del reino petrolero dijo que está dispuesto a realizar acciones para estabilizar los precios. Los inversores reaccionaron en forma positiva

Arabia Saudita tiene a los operadores de crudo pendientes de sus palabras

Los bancos centrales hace tiempo que entendieron que unas pocas palabras bien dichas ejercen casi tanto poder como accionar las palancas reales de la política monetaria. Es una lección que la OPEP y Arabia Saudita empezaron a tener en cuenta.

Apenas unas pocas frases cortas pronunciadas la semana pasada por el ministro de Energía del Arabia Saudita Khalid al-Falih hicieron que los hedge funds salieran en bandada a cubrir sus posiciones compradas contra el precio del petróleo, lo que provocó un alza de 10% del crudo Brent y silenció mayormente los temores de que el mercado estaba en el umbral de otra retirada.

Después de que Venezuela le pidió a los grandes productores revisar la idea de congelar la producción, Falih dijo que el reino estaba dispuesto a "discutir cualquier acción" necesaria para "estabilizar" los precios cuando se reunieran informalmente los ministros de la OPEP el mes próximo.

Para quienes habían descartado la posición de la OPEP y de Arabia Saudita como "el banco central del petróleo", la reacción del mercado fue notable. La mayoría de los observadores de la OPEP, no esperan que surja un acuerdo oficial del encuentro en Argelia, incluso en un momento en que las economías dependientes del petróleo están en problemas tras dos años de precios del crudo bajos.
Sin embargo, los precios se dispararon frente a la mera amenaza de acción.

"Muchos operadores parecen sostener la idea de que finalmente habrá tanto sufrimiento en la OPEP que tendrán que hacer algo", dijo Jamie Webster del Centro de Política de Energía Global, de la Universidad de Columbia. "No veo nada que me haga pensar que esta vez el resultado va a ser diferente".

En cambio, los analistas ven un intento por parte de la OPEP y de Arabia Saudita de intervenir verbalmente en el mercado durante el largo proceso de volver a equilibrar la oferta y la demanda, porque continúan con la política de mantener elevada la producción para exprimir a los rivales de mayores costos.

El esfuerzo encabezado por Arabia Saudita, que comenzó a fines de 2014, está empezando a mostrar resultado. La producción de la OPEP aumentó a su nivel más alto de la historia y se espera que la oferta afuera del grupo disminuya este año.

Sin embargo, el proceso está llevando tiempo, lo que deja el precio del crudo vulnerable a los ataques de los inversores bajistas cuando surgen los superávits estacionales, tal como hicieron hace poco en los mercados de combustibles refinados como la nafta. Donde en otro momento la OPEP podría haber disminuido la producción, ahora la opción preferida es intervenir verbalmente.

"Aumentar las posibilidades de un congelamiento los puede ayudar a atravesar este período mientras continúa el reequilibrio", dijo Ann-Louise Hittle, de Wood Mackenzie. La razón por la que los comentarios sauditas de la semana pasada hicieron subir tanto el Brent refleja cómo está posicionado el mercado, aseguran los operadores.

Alarmados por la superabundancia de nafta que está surgiendo, los hedge funds apostaron agresivamente a que bajaban los precios en julio, lo que dejó al mercado preparado para recomprar y liquidar apuestas a la baja. Falih culpó a las "posiciones vendidas netas" de la sobrerreacción de los precios.

El mayor obstáculo para que Arabia Saudita tome una acción más decisiva es su relación con Irán, otro miembro de la OPEP. Arabia Saudita siempre dijo que estaba dispuesto a considerar cualquier cosa que ayude a equilibrar el mercado, incluyendo recortes de producción, pero sólo si los grandes proveedores participaban de la medida.

Rusia, el mayor exportador de petróleo fuera de la OPEP, aceptó ese acuerdo en abril pero Arabia Saudita abandonó el pacto a último momento.

Los inversores tienen que esperar para ver si el reino baja la producción del verano boreal tal como hizo el año anterior. Pero si sigue produciendo 10,7 millones de barriles diarios o más, el mercado petrolero podría no equilibrarse el año próximo, tal como espera hoy la mayoría de los analistas.