Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Apple analiza entrar en el negocio de los medios

El grupo tecnológico está decidido a reforzar sus ingresos provenientes de servicios para contrarrestar la caída de las ventas de smartphones

Apple analiza entrar en el negocio de los medios

Apple ha tenido mucho que ver con el ingreso de la industria de los medios a la era digital. Ahora, el grupo tecnológico está tratando de encontrar una manera de involucrarse más en el negocio en si mismo. La revelación de que Eddy Cue, un alto ejecutivo del fabricante de iPhones, mencionó la idea de una posible compra de Time Warner a fines de año pasado representa la señal más significativa del creciente interés de Apple por los medios.


Se conoce este dato en un momento clave para la compañía con mayor valuación del mundo, dado que Apple registró su primera caída de ingresos en los nueve años de vida que tiene el iPhone. La compañía depende fuertemente de la división de smartphones, que produjo dos terceras partes de sus u$s 126.000 millones de ingresos en los últimos seis meses. Por lo tanto, la evidencia de que el iPhone entró en una fase más madura dejó a los inversores buscando señales para saber de dónde provendrá el crecimiento sostenido en el futuro.


Apple ya ofreció una respuesta generando más dinero proveniente de sus clientes que ya usan sus dispositivos, particularmente por medio del cobro de servicios. Gracias en parte a la venta de música digital y películas, por ejemplo, los servicios surgieron este año como la mayor fuente de ingresos después del iPhone. Y ahora que Apple puso un pie directamente en la puerta de la industria de los medios, la compañía ahora parece lista para colarse.


Cuando el mes pasado anunció los últimos resultados de Apple, el CEO Tim Cook transmitió la sensación de que el grupo tenía creciente interés en encontrar empresas nuevas relacionadas con los medios para complementar sus ventas tradicionales de hardware.


Apple Music, el servicio de suscripción lanzado a fines de junio del año pasado, tiene más de 13 millones de abonados, casi la mitad de los 30 millones de usuarios que pagan por su rival Spotify, mayor el servicio de suscripción.


"Nos sentimos realmente contentos con el rápido éxito del primer negocio ligado a la suscripciones que tiene Apple, y nuestros ingresos de Music ahora alcanzaron el punto de inflexión después de muchos trimestres de caída", señaló Cook. La recuperación se dio después de un constante descenso de las descargas de música, cuando perdió empuje la tienda iTunes, la primera gran plataforma de medios digitales.


Será cada vez más importante para el negocio de Apple generar mayores ingresos recurrentes, aseguró Horace Dediu, ex ejecutivo de Nokia y analista del sector móvil. Apple alimentó su relato revelando que más de 1000 millones de sus aparatos están en uso activo y resaltando la creciente importancia de los servicios, incluyendo las ventas de medios, para su negocio. Los servicios representaron 12% de los ingresos totales el trimestre pasado, comparado con el 9% en el mismo período del año anterior.


El foco puesto en la cantidad de aparatos Apple en uso activo hizo que Wall Street le diera una nueva mirada a las palancas del modelo de negocios de la compañía. Como algunos consumidores tienen más de un aparato, los analistas estiman que el número de usuarios activos rondan los 800 millones.


Con los ingresos totales de la compañía en u$s 234.000 millones el año pasado, eso representa cerca de u$s 300 por usuario. La venta de un servicio de música por suscripción paga –a u$s 9,99 mensual– ofrecería un incremento sustancial de los ingresos provenientes de esos consumidores que lo compran. Eso demuestra el poder del ecosistema de Apple para crecer más allá del negocio de los aparatos que tradicionalmente ha dominado su perfil entre los inversores.


Una parte clave de los planes de la compañía consiste en agregar al arsenal de medios de Apple un servicio de videos por suscripción, aunque hasta ahora fue sin éxito. Las negociaciones para conseguir los derechos para streaming de contenido han fracasado, porque las compañías de medios temen que un acuerdo con Apple debilite sus actuales ingresos provenientes de suscripciones de TV paga y que el grupo tecnológico adquiera demasiado poder.


La adquisición de una compañía como Time Warner, propietaria de activos como el estudio cinematográfico Warner Brothers y el canal de cable premium HBO, podría marcar un potencial punto de inflexión. De un tirón Apple conseguiría un asiento en la mesa de los principales medios del mundo, lo que le brindaría poder para negociar acuerdos de distribución con otras compañías de medios.


Otros grupos del mundo de la distribución de medios digitales ya avanzaron y están produciendo sus propias programaciones, si bien han elegido un enfoque más gradual en vez de hacer adquisiciones a gran escala.
Entre las más importantes está Netflix, el servicio de streaming de películas, cuya incursión en la producción de contenido original lo convirtió en un rival cada vez más serio de HBO, el canal de suscripción más valioso de Time Warner. Amazon también empezó a hacer sus propios programas como apoyo a su servicio de suscripción Prime.
Pero Apple, que tiene liquidez por u$s 216.000 millones, parece haber contemplado algo mucho más abrupto.