Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Amazon hizo su primera entrega con drones

Amazon hizo su primera entrega con drones

Amazon usó un dron para entregar una bolsa de pochoclo a un domicilio de la zona rural de Inglaterra. Se trata del primer viaje comercial de una tecnología que constituye el paso más audaz que da el grupo norteamericano hacia la automatización de los envíos.

El producto fue entregado la semana pasada, junto con un dispositivo Amazon Fire TV, en el jardín trasero de un cliente identificado como Richard B, quien según la compañía había hecho la compra trece minutos antes.

Un dron varias veces más grandes que un "Frisbee" despegó con su carga desde un contenedor que Amazon construyó para brindar servicios a los dos clientes que están formando parte de la prueba experimental. Ambos viven en una superficie de 13 kilómetros cuadrados regida por normas especiales que Amazon acordó con la Autoridad Civil de Aviación británica (ACA).

El servicio está disponible los siete días de la semana durante las horas con luz de día, si bien las normas de la ACA exigen que los vuelos sean suspendidos en caso de inclemencias climáticas. La noticia de la prueba llega después de que la semana pasada la compañía anunciara que había inaugurado en Seattle una tienda física de comestibles sin caja. El comercio, que actualmente está abierto sólo para un grupo selecto de empleados de Amazon, automáticamente registra lo que los clientes retiran de los estantes, eliminando la necesidad de pasar por la caja. El costo de la compra es cargado directamente a la cuenta de Amazon.

Los drones de entrega de Amazon pueden transportar objetos dentro de un receptáculo del tamaño de una caja de zapatos y el peso de la carga no debe superar los 2,3 kilos.

Los reguladores británicos han sido los más permisivos del mundo en lo que respecta a permitir pruebas con vehículos voladores autónomos, si bien insisten en que Amazon cuenta con humanos que observan la ruta para intervenir en caso de que el dron tenga probabilidades de cometer una peligrosa equivocación.

Amazon desde julio ha volado vehículos autónomos en suburbios específicos de Gran Bretaña a altitudes de 400 pies, cuando obtuvo el permiso del gobierno para operar sus vehículos bajo las condiciones del mundo real.

Un foco clave de la investigación de Amazon está puesto en la tecnología que permite a sus drones percibir obstáculos que se interpongan en su camino. Amazon espera ofrecer el servicio Prime Air a docenas de clientes en Cambridgeshire en los próximos meses, antes de invitar a otros cientos a participar de las pruebas.