Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Adecoagro aprovecha la confusión generada por Trump y mira a México

La compañía argentina quiere cerrar acuerdos para exportar al país azteca arroz, maíz y productos lácteos. Compite con las comercializadoras de Estados Unidos

Adecoagro aprovecha la confusión generada por Trump y mira a México

Una compañía argentina de producción agrícola respaldada por varios inversores, entre ellos George Soros, apuntan a vender granos a México como forma de aprovechar el deterioro de la relación comercial que mantiene el país con Estados Unidos desde que en enero asumió Donald Trump como presidente.

La iniciativa que decidió tomar Adecoagro encarna los temores que se viven en el sector agropecuario norteamericano: preocupa que los planes de la Casa Blanca de reformular el Acuerdo de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA) puedan arruinar el lucrativo mercado de exportación. El pacto permite que la mayoría de las materias primas agrícolas se comercialicen libremente entre Canadá, México y Estados Unidos.

Norteamérica el año pasado vendió a México productos agrícolas por un valor de u$s 17.700 millones, el principal destino de las exportaciones estadounidenses de maíz, arroz y lácteos.

México compra el 98% de sus importaciones de maíz a Estados Unidos, según datos del Centro Internacional de Comercio.

Adecoagro, que cotiza en la bolsa de Nueva York, produce cerca de dos millones de toneladas de cultivos por año provenientes de campos ubicados en Argentina, Brasil y Uruguay.

Mariano Bosch, CEO, contó que su equipo comercial ahora está buscando cerrar acuerdos para vender arroz, maíz y productos lácteos a México.

"México quizás se convierta en un importante mercado para nosotros si Trump sigue teniendo problemas con México", aseguró Bosch a Financial Times. "Vemos una oportunidad para entrar en ese mercado", agregó.
Los cultivos de Adecoagro competirían con los embarques que manejan las compañías comercializadoras de productos agrícolas con casa matriz en Estados Unidos como Archer Daniels Midland, Bartlett Grain, Cargill y CHS.

El comercio abierto y el corto traslado de mercadería con rumbo al sur mediante líneas ferroviarias actualmente le dan a los granos norteamericanos una formidable ventaja en el mercado mexicano.

Si esas importaciones se vuelven más costosas, "los mexicanos tienen opciones", dijo Philippe de Lapérouse, director general de HighQuest Partners, una consultora. "Pueden recurrir a Brasil y Argentina para adquirir esos productos", comentó.

México tiene acuerdos de libre comercio con 45 países, la mayor cantidad en el mundo. El país quiere cerrar convenios bilaterales con Brasil y Argentina y fortalecer relaciones con las naciones del Pacífico incluyendo Australia y Nueva Zelanda, afirmó Ildefonso Guajardo, el ministro de Economía, a Financial Times.

"No podemos quedarnos quietos sin ampliar profundamente nuestras fronteras comerciales" agregó Guajardo.
La mayoría de los estados del cinturón agrícola de la zona central de Estados Unidos votó a Trump. Sin embargo, el sector agrícola está muy preocupado por las políticas comerciales que está anunciando el presidente. Hasta le han enviado una carta en la que le aseguran que "el sector –y las comunidades rurales que dependen de él– depende mayormente de los mercados exportadores para sostener los precios y los ingresos".
El CEO de Cargill la semana pasada advirtió que no eran adecuadas las nuevas restricciones al comercio global.

Adecoagro, que tiene su casa central en Buenos Aires, desde temprano recibió el apoyo de Soros. Su oficina familiar sigue teniendo una participación de 9,5% de la compañía. Entre los otros inversores se encuentran Qatar Investment Authority y el fondo de pensiones holandés PGGM.

La compañía es propietaria y administra 434.000 hectáreas de tierras agrícolas, además de ingenios azucareros, molinos de arroz, tambos entre otros activos. Además de ventas locales, la firma exporta alimentos a Africa, Asia, Medio Oriente y América.

"No estamos vendiendo nada a México. Todo se lo suministra Estados Unidos. Es por eso que estamos entusiasmados con la oportunidad", aseguró Bosch.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar