Viernes  18 de Enero de 2019

A 20 años de su inicio, la eurozona muestra que está destinada a triunfar

El bloque comunitario difíclmente podría haber sobrevivido sin una moneda común, pero el sistema necesita ajustes para que funcione correctamente

Como muchas personas de 20 años, la moneda europea experimenta una traumática adolescencia.

En algunos momentos, muchos pensaron que no llegaría en absoluto a esta edad de madurez, pero finalmente lo logró. Eso representa un éxito. Sin embargo, la experiencia fue tan difícil que necesariamente plantea importantes preguntas. En esta evaluación de cumpleaños, consideraré cuatro de ellas.

La primera es ¿fue el euro una idea sensata? En un lúcido discurso el mes pasado, Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) - en mi opinión, una de las dos personas (la otra es la canciller alemana Angela Merkel) más responsables de la supervivencia del euro - explicó las razones de su creación. Argumentó que hubiera sido imposible mantener la integración profunda del mercado único sin la moneda única. Por lo tanto, "el apoyo al mercado único se vería afectado a largo plazo si las empresas que invirtieron en aumentar la productividad pudieran verse privadas de algunos de los beneficios por el comportamiento de empobrecer al vecino mediante devaluaciones competitivas en otros países. Los mercados abiertos no hubieran durado".

Sin embargo, también quedó claro que el euro era muy arriesgado. Una política monetaria común podía generar divergencias acumulativas, con tasas de interés reales más bajas en los países con alta inflación y viceversa. Al unir a países con instituciones y comportamientos económicos tan diferentes, especialmente en ausencia de un proceso político compartido, era probable que el euro separara a los pueblos de Europa, no que los uniera. Por esta razón, en 1991, yo argumenté que: "El esfuerzo por unir Estados puede llevar, más bien, a un enorme aumento de fricciones entre ellos. Si es así, el evento cumpliría con la definición clásica de tragedia: arrogancia, locura y destrucción".

La segunda pregunta es ¿cómo se desempeñó el euro? Obviamente, sobrevivido, a pesar de las grandes conmociones y de las dolorosas divisiones. Lo ha hecho porque los costos de una ruptura, o incluso la salida de miembros individuales, parecen aterradores. También lo ha hecho porque, en lo más profundo de la crisis, los legisladores hicieron lo suficiente para mantenerlo con vida. Piensa en la creación de las facilidades de financiamiento de emergencia de la eurozona, en la declaración "cueste lo que cueste" de Draghi en julio de 2012, y en la disposición del Banco Central Europeo a utilizar las herramientas de un banco central moderno. Como lo señala Daniel Gros, del Centro de Estudios de Política Europea: "En última instancia, el euro sobrevivió porque, cuando llegó el momento, los líderes de los Estados miembros de la eurozona gastaron el capital político para implementar las reformas necesarias".

Sin embargo, sobrevivir no es lo mismo que sobrevivir bien. La eurozona tomó demasiado tiempo para enfrentarse a la crisis. Como lo argumenta el economista Ashoka Mody, ese trauma infligió profundas y duraderas heridas económicas, sociales y políticas en los países vulnerables. En lugar de generar convergencia en los niveles de vida, el euro ha permitido la divergencia. Los préstamos bancarios intraeurozona disminuyeron considerablemente. La inflación fue, persistentemente, demasiado baja, lo cual verdaderamente dificulta el ajuste de los costos relativos. Las políticas contractivas impuestas a los países afectados por la crisis, junto con los superávits perseverantes en las cuentas corrientes de Alemania y de los Países Bajos, llevaron a la eurozona a tener enormes superávits, externalizando así una considerable parte de su ajuste poscrisis.

La tercera pregunta es ¿sobrevivirá la eurozona? Es probable que la respuesta sea que sí. Tres cuartas partes de las personas de la eurozona están a favor del euro, el nivel más alto desde 2004. Alrededor del 40% de los adultos del área no conocen otra moneda. El número de miembros de la eurozona también siguió aumentando, lo cual indudablemente representa un voto de confianza.

Sin embargo, la mayor razón para sentir optimismo acerca de la sobrevivencia debe ser las consecuencias de la alternativa. La ruptura sería enormemente traumática, financiera y económicamente. También amenazaría la supervivencia de la propia Unión Europea (UE), la cual siempre ha sido construida sobre una base de integración económica. El mercado único muy probablemente colapsaría. De la misma manera, entonces, pudiera sucederle a la posibilidad de unas relaciones cooperativas. Algunos parecen pensar que Europa necesita otro "ataque" de agresivo nacionalismo. Aquellos con cierto conocimiento histórico saben cuán letal es probable que ese "bacilo" sea.

Y, por último, ¿sobrevivirá bien el euro? Gros enfatiza que el historial no es tan malo. En particular, señala que "los mercados laborales de Europa continental han experimentado una mejora estructural escasamente reportada, con la tasa de participación de la fuerza laboral aumentando cada año, incluso durante la crisis". Hoy en día, una mayor proporción de la población adulta es económicamente activa que la de EE.UU. Las tasas de desempleo también están disminuyendo, incluso en los países más afectados por la crisis. El euro foró la creación de importantes reformas. Todo esto es significativo.

Sin embargo, la eurozona no es -y es muy poco probable que alguna vez sea - una "unión monetaria óptima". Además, cualquier tipo de unión federal parece estar fuera de toda consideración. Esto garantiza que el problema político fundamental - la separación entre la responsabilidad de la eurozona por la política y la responsabilidad política nacional - perdurará. Lo que se necesita, más bien, son cambios dirigidos a crear una unión lo "suficientemente buena". La asunción de riesgos debe funcionar a través de las finanzas privadas transfronterizas. Por eso las uniones bancarias y las de mercados de capital son importantes. Es necesario que sea más fácil (y más aceptable) reestructurar una deuda. Y, en particular, el ajuste macroeconómico debe ser mucho más simétrico.

A fin de cuentas, la eurozona está destinada a tener éxito. Una ruptura le causaría un enorme daño al frágil orden construido sobre los restos de la posguerra. Si fue o no una buena idea, los costos de deshacerla hacen que la idea de una disolución sea impensable. Pero no tendrá éxito, y tal vez ni siquiera sobreviva, si se arraiga la indiferencia. La eurozona apenas sobrevivió su experiencia cercana a la muerte. Para disfrutar de una vida larga y saludable, necesita cambiar considerablemente.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,840356,500060,0000
DÓLAR BLUE-3,333364,750065,2500
DÓLAR CDO C/LIQ1,1070-74,6594
EURO0,415964,967865,2380
REAL0,411614,141414,1976
BITCOIN-1,59607.940,00007.944,4700
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000054,8125
C.MONEY PRIV 1RA 1D-0,819760,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-0,806561,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000056,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000132,00132,00
CUPÓN PBI EN PESOS6,00001,591,50
DISC USD NY2,078583,0081,31
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-0,083031.995,1300
BOVESPA-0,2700105.015,7700
DOW JONES-0,950027.025,8800
S&P 500 INDEX-0,39192.997,9500
NASDAQ-0,83008.156,8530
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,2415343,0944342,2677
TRIGO CHICAGO0,9515194,9254193,0882
MAIZ CHICAGO-1,0766153,7340155,4072
SOJA ROSARIO0,0000243,0000243,0000
PETROLEO BRENT-0,934759,350059,9100
PETROLEO WTI-0,370953,730053,9300
ORO-0,34181.487,20001.492,3000