Yellen y la preocupación por los préstamos a empresas ya endeudadas

Estados Unidos debe lidiar con el "enorme deterioro" de los estándares que rigen para los préstamos a empresas, en vez de concentrarse en la desregulación, advirtió Janet Yellen.

En una entrevista con Financial Times, la ex presidente de la Reserva Federal dijo que particularmente le inquieta la relajación de los estándares en el mercado de u$s 1,3 billones de préstamos a compañías que ya están muy endeudadas (apalancados), los cuales se ofrecen a las empresas con menores calificaciones crediticias.

"Me preocupan los riesgos sistémicos asociados a esos préstamos", dijo la ex banquera central. "Ha habido un enorme deterioro de los estándares; cláusulas que se han flexibilizado en los préstamos apalancados".

Se corre el riesgo de que se olviden de las lecciones que dejó la crisis, en un momento en que los bancos se embarcan en un agresivo lobby para suavizar las reformas implementadas al comienzo de la década, aseguró Yellen a FT. "Hay muchas debilidades en el sistema, y en vez de buscar cómo resolver esas debilidades, siento que las cosas giraron hacia una dirección muy desregulatoria".

Yellen aseguró que si bien los reguladores insistían a los bancos que en sus hojas de balance reservaran el capital apropiado contra los préstamos apalancados, gran parte de esa deuda terminó formando parte de paquetes y vendida en otro lugar.

"Se supone que con la crisis nos dimos cuenta de que no es sólo una cuestión de qué hacen los bancos que los pone en peligro, sino qué hacen que pone en riesgo todo el sistema financiero. Me parece que se han olvidado de esa lección".

Y agregó: "Si tenemos una desaceleración de la economía, habrá muchas firmas que quebrarán, creo, debido a esta deuda. Eso probablemente empeore una ralentización".

Donald Trump llegó al poder prometiendo revertir algunos de los aspectos más onerosos del sistema de regulación implementado después de la crisis financiera. El presidente designó a un grupo de reguladores con agenda abierta y el Congreso aprobó un proyecto de ley que eleva el tamaño que deben tener los bancos para ser objeto de un mayor control regulatorio, y quitó algunas normas que debían cumplir ciertas entidades de préstamo pequeñas.

Yellen también aseguró que el proceso mediante el cual se determinaba cuáles son las compañías grandes con importancia sistémica, que formaba parte del marco poscrisis, probablemente ya haya desaparecido tras las recientes decisiones.

"Cuando veo lo que está sucediendo en el ámbito político con el lobby y las prioridades de algunos reguladores, realmente temo que estemos a punto de olvidar la crisis financiera y la necesidad de una regulación más sólida".

Si bien dijo que habría votado a favor de la reciente legislación, las autoridades deberían también esforzarse más por cubrir los vacíos que tiene el marco regulatorio. En particular, a Yellen le preocupa la falta de las llamadas herramientas macroprudenciales en EE.UU. que podrían usar los reguladores para contener el riesgo. En ese frente, algunas autoridades de la Fed aseguran que se debería exigir a los bancos que reserven capital adicional contra el riesgo de una crisis, el llamado colchón de capital contra-cíclico.

Tags relacionados
Noticias del día