Efecto GameStop o cuando Wall Street se vio sacudida por una oleada de populismo

La avalancha de dinero dirigida hacia una acción desconocida destrozó a algunos grandes inversores de hedge funds y generó un nuevo acontecimiento en los mercados de valores


Como bien dijo Gordon Gekko, el elegante agente de bolsa que llegó a encarnar a Wall Street, "la codicia es buena". El ejército de inversores minoristas que compró acciones de la cadena de tiendas de videojuegos GameStop se tomó a pecho el consejo de Gekko y lo puso en contra de Wall Street con gran efecto. La avalancha de dinero dirigida hacia una acción desconocida destrozó a algunos grandes inversores de hedge funds y generó un nuevo acontecimiento en los mercados de valores donde el populismo, las redes sociales y el dinero barato se combinaron para alterar el statu quo.

Ya antes se había producido un torrente de inversiones minoristas especulativas en acciones individuales. Durante la burbuja de las puntocom, los operadores intradía utilizaban las salas de chat y los tableros de mensajes de AOL para hacer subir los precios de las acciones de las compañías que se habían rebautizado como acciones de Internet. Algo similar, pero más focalizado, está ocurriendo hoy. Las nuevas tecnologías -las salas de chat de las redes sociales, como el foro WallStreetBets de Reddit, y las aplicaciones trading que no cobran comisiones, como Robinhood- intensificaron el delirio. Esta vez también se observa un sentimiento palpable de enojo en muchos operadores, que sienten que las generaciones anteriores les robaron su riqueza por haber gestionado mal la economía desde la crisis financiera.

Lo que también distingue los acontecimientos de la semana es la forma en que desconcertaron al establishment de la inversión. Los hedge funds, acostumbrados a salirse con la suya en las operaciones cortas -en las que apuestan a que el precio accionario de las compañías bajará-, se vieron superados por los inversores minoristas y obligados a asumir fuertes pérdidas. Muchos de los pequeños inversores cuentan que esta derrota de los grandes inversores es lo que los motiva, ya que el pequeño por una vez se enfrenta y vence a los Goliats de la inversión. Es un sentimiento que tiene sus raíces en el movimiento Occupy Wall Street. Lo que los guerreros minoristas de hoy han demostrado es que los chicos listos son tan vulnerables a las oscilaciones excesivas del mercado como todos los demás.

Es probable que pocos inversores comunes sientan simpatía por los hedge funds. Pero no deberían olvidar que en los mercados impulsados por el empuje de las estrategias de inversión pasivas y que siguen índices, los hedge funds y los vendedores en corto desempeñan una importante función porque ayudar a sondear los resultados de las empresas y mejorar la transparencia y determinar los precios. Tuvieron un papel fundamental porque ayudaron a descubrir fraudes como el escándalo de Wirecard.

Wall Street, en una encrucijada tras el caso GameStop ¿debería ser ilegal cierta especulación?

El fervor especulativo conlleva riesgos más amplios. No todos los apostadores de hoy utilizarán sus ahorros o los cheques de estímulo del gobierno para apostar; algunos habrán pedido prestado para invertir. El uso del trading de opciones no ha hecho más que exacerbar los posibles inconvenientes para los inversores. La decisión de las sociedades de bolsa de aumentar los requisitos de margen y, en el caso de Robinhood, de no aceptar operaciones con valores de GameStop, era una medida necesaria, aunque provocara la ira de los inversores y los políticos. Los reguladores tendrán que caminar sobre una línea muy fina: no pueden ser vistos como defensores de los hedge funds Goliats contra los inversores minoristas, pero tienen que garantizar un mercado ordenado. Dada la naturaleza de los tableros de mensajes de Reddit, que atraen a millones de operadores, quizás sea necesario revisar la definición de confabulación -normalmente un problema a la hora de vigilar a los grandes inversores institucionales.

La realidad es que las acciones de GameStop y otras compañías van a caer. El ruido disminuirá y no debería disuadir a los inversores de largo plazo. Pero la credibilidad de los mercados se verá afectada. Es importante que la inversión no se convierta en sinónimo de especulación para toda una generación de nuevos inversores. Esto no sólo sería negativo para el mercado, sino malo también para ellos cuando pierdan, y sólo profundizaría su antagonismo hacia Wall Street.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • PC

    Pablo C

    01/02/21

    populismo? quién escribió esta nota? melvin capital? por favorrrr

    0
    0
    Responder