Financial Times

Temen que el alza de los commodities sea una sobrerreacción

El repunte de los precios se debe en parte a las inversiones que buscan protección contra la inflación

Desde el maíz hasta el crudo y el cobre, las materias primas tuvieron un comienzo de año estelar debido a que los inversores salieron a recorrer el mercado en busca de cobertura contra la inflación y apuestas a la reactivación de la economía mundial.

El feroz repunte del cobre colocó la tonelada en más de u$s 9000 por primera vez desde 2011. Tras una espectacular recuperación, el crudo Brent el martes superó por un rato los u$s 66 el barril, el nivel con el que comenzó el turbulento 2020. Y el maíz subió cerca de 17% desde el inicio de 2021 y llegó a su máximo de casi ocho años, u$s 5,54 el bushel.

El índice S&P GSCI, que sigue la evolución de los precios de 24 productos básicos, trepó 17% este año.

El mercado no coincide sobre un "súperciclo" del petróleo después de la pandemia

Las predicciones de que se viene el llamado superciclo -un período prolongado de precios altos porque la demanda supera la oferta- hicieron que los inversores se sintieran atraídos por los commodities, según los especialistas del sector. Otros buscan comprar activos reales como protección contra la inflación.

"Las últimas alzas de los precios de los productos básicos se deben al ingreso de dinero y a las expectativas inflacionarias, más que a los compradores físicos", afirmó Alastair Munro, de la casa de bolsa Marex Spectron.

La inflación preocupa cada vez más a los inversores, a raíz de las políticas monetarias y fiscales sin precedentes que se han aplicado durante la crisis. El debilitamiento del dólar también abarata las materias primas en otras divisas, lo que despierta la demanda.

"Hay muchos indicios de que la recuperación económica, combinada con el masivo estímulo monetario y fiscal, podría provocar inflación porque que el dinero recién creado ingresa a la economía real y no sólo a los activos financieros", señaló Ian Lance, co-gerente de Temple Bar Investment Trust.

Con el repunte de los commodities se espera una nueva racha alcista

Ole Hansen, jefe de estrategias con materias primas en Saxo Bank, afirmó que el mercado corre el riesgo de entrar en un "círculo vicioso" en el que los especuladores y los inversores que buscan cubrirse de la inflación se nutren mutuamente. "La gente está preocupada por la inflación, por lo que compra productos básicos y entonces los precios suben aún más", explicó Hansen. "Pero eso sólo dura hasta que la música se detiene".

Las posiciones especulativas en los contratos de futuros agrícolas se encuentran justo por debajo del pico récord alcanzado a principios de enero, según Dave Whitcomb, de la firma especialista en materias primas Peak Trading Research.

En China, la posición especulativa larga en cobre en la Bolsa de Futuros de Shanghái -la diferencia entre las apuestas a la suba y a la baja de los precios- dio un fuerte salto desde que terminó el feriado del año nuevo lunar.

"Aunque se anuncia cada vez más un superciclo de los metales, la evidencia indica que estamos en medio de una sobrerreacción cíclica", dijo Bart Melek, jefe de estrategia con productos básicos en TD Securities.

Goldman Sachs y otros grandes bancos de inversión creen que el cobre va camino a registrar su mayor déficit de oferta en una década, dado que la producción no consigue alcanzar el ritmo de la demanda proveniente de China y del resto del mundo, en especial mientras crece el gasto público en infraestructuras ecológicas.

Sin embargo, algunos analistas temen que las autoridades chinas endurezcan las condiciones crediticias para contener las burbujas de activos. Eso podría debilitar su demanda de insumos industriales.

"Esperamos que la mayoría de los metales empiecen a bajar en los próximos meses a medida que China acelere la normalización de su política monetaria", dijo Colin Hamilton, de BMO Capital Markets.

El repunte del petróleo en los últimos meses se vio impulsado por la mayor demanda de transporte a raíz del levantamiento de algunas restricciones relacionadas con el coronavirus. Pero también ayuda que los productores de petróleo hayan disminuido sustancialmente la producción para compensar el golpe al consumo.

Morgan Stanley esta semana señaló que se cree que actualmente el mercado del petróleo tiene en un profundo déficit; que este año la demanda supera la oferta en hasta 2,8 millones de barriles diarios. "Los planetas se han alineado para el mercado del petróleo incluso más rápido de lo esperado", dijo Martijn Rats de Morgan Stanley.

Si bien la demanda de crudo sigue siendo al menos 5 millones b/d inferior a 2019, debido principalmente a las repercusiones económicas de la pandemia, se espera que repunte una vez desplegada la vacunación contra el Covid-19.

Financial Times: revivir la industria petrolera venezolana puede llevar 10 años y u$s 200.000 millones pero quizá sea inútil

El grupo de productores de la OPEP podría responder aumentando la producción, pero las compañías petroleras de todo el mundo vienen disminuyendo las inversiones apuntadas a generar oferta nueva. Algunos bancos de Wall Street sostienen que la demanda seguirá superando el crecimiento de la oferta en los próximos años, lo que podría crear una última alza de precios antes de que los vehículos eléctricos hagan que el consumo alcance un pico.

Los analistas de Bank of America afirmaron el martes que la subinversión en oferta podría disparar el precio del petróleo a u$s 100 el barril en los próximos cinco años. Sin embargo, es probable que esa suba sea efímera, ya que prevén que el precio promedio del Brent sea de entre u$s 50 y 70 el barril hasta 2026.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Compartí tus comentarios