Preocupados por China, Estados Unidos Austalia y el Reino Unido anunciaron un acuerdo para desarrollar armas hipersónicas

El año pasado, China hizo volar un arma hipersónica (que vuela a más de cinco veces la velocidad del sonido) alrededor de la Tierra que fue impulsada al espacio en un cohete.

Estados Unidos, Reino Unido y Australia cooperarán en el desarrollo de armas hipersónicas, ampliando un pacto de seguridad trilateral diseñado para ayudar a Washington y sus aliados a contrarrestar la rápida expansión militar de China.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, dijo en una declaración con el primer ministro australiano, Scott Morrison, y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, que los aliados mejorarían la cooperación en varias áreas, incluidas las armas hipersónicas, como parte de su compromiso con "un Indo-Pacífico libre y abierto".

"También nos hemos comprometido a iniciar una nueva cooperación trilateral en materia de armas hipersónicas y contrahipersónicas, y de capacidades de guerra electrónica, así como a ampliar el intercambio de información y a profundizar en la cooperación en materia de innovación en defensa", dijeron los tres líderes en un comunicado que se hizo público después de que el Financial Times informara por primera vez del pacto.

El arma hipersónica china disparó un misil sobre el Mar de China Meridional y preocupa al Pentágono

"Estas iniciativas se sumarán a nuestros esfuerzos actuales para profundizar la cooperación en materia de capacidades cibernéticas, inteligencia artificial, tecnologías cuánticas y capacidades submarinas adicionales", añadieron.

El impulso a la cooperación en el desarrollo de armas hipersónicas constituye el último esfuerzo por aumentar la asociación entre los tres países para contrarrestar el ascenso de China en el Indo-Pacífico. El año pasado, los Estados firmaron un pacto para que Estados Unidos y el Reino Unido ayudaran a Australia a obtener submarinos de propulsión nuclear.

El acuerdo se produce cuando el Pentágono intensifica sus esfuerzos en materia de armas hipersónicas tras reconocer que China ha dado un salto adelante en el desarrollo de esta tecnología. China ha realizado varios centenares de pruebas de estos misiles, que vuelan a más de cinco veces la velocidad del sonido. Es mucho más que el ejército estadounidense, que ha realizado menos de una docena de pruebas.

China probó su nueva arma hipersónica y un alto militar de Estados Unidos dice que se acerca un "momento Sputnik"

El FT informó anteriormente que China hizo volar el año pasado un arma hipersónica alrededor de la Tierra que fue impulsada al espacio en un cohete. El arma -conocida como vehículo de planeo hipersónico- disparó un proyectil mientras sobrevolaba el Mar de la China Meridional. Los científicos militares del Pentágono estaban asombrados de que China hubiera superado algunas de las limitaciones de las leyes de la física que hacen muy difícil disparar un misil desde un arma que viaja a tales velocidades.

En una reciente entrevista con el FT, el almirante John Aquilino, jefe del Coamando Indo-Pacífico, y el general James Dickinson, jefe del Comando Espacial, afirmaron que Estados Unidos y Australia estaban impulsando la cooperación en materia espacial y cibernética, en parte debido a la creciente preocupación por las armas hipersónicas chinas.

"La capacidad de identificar, rastrear y defenderse de esos misiles hipersónicos es realmente la clave", dijo Aquilino en Alice Springs antes de dos días de reuniones con funcionarios australianos de seguridad e inteligencia en Pine Gap, una instalación secreta de inteligencia por satélite gestionada por la CIA y Australia.

Los misiles hipersónicos suponen un problema para Estados Unidos porque pueden maniobrar en vuelo a velocidades muy altas, a diferencia de los misiles balísticos, que siguen una trayectoria determinada que los hace más fáciles de interceptar.

China aumenta su arsenal nuclear y enciende las alertas en el Pentágono 

El sistema que China probó el año pasado permitía enviar armas hipersónicas por encima del Polo Sur, creando otro problema para las defensas antimisiles de Estados Unidos, que están pensadas para las amenazas que vienen por encima del Polo Norte.

En la entrevista, Dickinson dijo que su principal prioridad era mejorar la "conciencia del dominio espacial" -es decir, la capacidad de detectar y rastrear las amenazas de misiles- y que Estados Unidos y sus socios tenían que invertir más en este esfuerzo.

Un funcionario británico afirmó que el Reino Unido, que no dispone de sistemas de armas hipersónicas, pondrá en común sus recursos científicos con Estados Unidos y Australia, que tienen un programa conjunto para desarrollar tecnología de misiles hipersónicos de crucero.

Londres decidirá entonces si desarrolla su propio programa hipersónico o si se centra en sistemas contrahipersónicos.

"Los misiles hipersónicos son difíciles de apuntar, viajan muy rápido y pueden superar las capacidades de negación de área", dijo otro funcionario británico, refiriéndose a los sistemas de defensa antimisiles. "Tenemos que pensar mejor cómo aprovechar esta tecnología y defendernos".

Mike Gallagher, congresista republicano, dijo que la expansión de Aukus era un "desarrollo masivo", pero que Washington todavía tenía que encontrar una solución para implementar elementos de Aukus que se veían obstaculizados por las restricciones de control de las exportaciones de Estados Unidos, conocidas como Reglamento de Tráfico Internacional de Armas, o Itar.

"Aukus... en realidad no proporciona a Australia ninguna libertad o flexibilidad frente a los requisitos de Itar", dijo Gallagher. "Una cosa que podría ser necesaria es crear una excepción para Aukus...Tengo que creer que es posible hacerlo sin comprometer nuestra propia seguridad ni poner en desventaja a los fabricantes estadounidenses."

El anuncio de la ampliación de Aukus se produjo un día después de que Australia comunicara que iba a gastar u$s 2700 millones para acelerar la mejora de su actual capacidad de fabricación de misiles, antes de que se planifique la fabricación de misiles de precisión.

"Hay un potencial de conflicto en nuestra región dentro de un par de años. Debemos ser realistas sobre esa amenaza", declaró el lunes Peter Dutton, ministro de Defensa australiano, a 9 News.

Australia ha nombrado a los proveedores estadounidenses Raytheon y Lockheed Martin como socios estratégicos para el plan a largo plazo de creación de una base de fabricación de armamento avanzado en el país.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.