FINANCIAL TIMES

Al mundo también le preocupa la inflación de los alimentos

Suben fuerte los precios de las materias primas con las que se fabrican productos alimenticios que se consumen a diario.

Desde que comenzó la pandemia se disparó el costo de las materias primas utilizadas para fabricar los principales alimentos del desayuno. Preocupa que esa tendencia alcista de los commodities eleve los precios de la comida en todo el mundo.

Los precios de los contratos a granel de café, leche, azúcar, trigo, avena y jugo de naranja treparon 28% en promedio con respecto a los niveles de 2019, según las negociaciones en los mercados de futuros de EE.UU., donde las compañías se aseguran el abastecimiento o cubren su exposición a los costos de las materias primas. 

Para los consumidores de carne, a la lista de alimentos para el desayuno se suma el cerdo, cuyos precios registraron un alza promedio de 32%.

El costo de las materias primas sólo representa una parte del precio total que se paga por los productos en el supermercado o en los restaurantes, pero es probable que un incremento sustancial de los costos se traslade a los consumidores, según los analistas.

Se disparan los precios de las materias primas: ¿superciclo o fenómeno pasajero?

En los últimos meses, una serie de compañías alimenticias, como la suiza Nestlé y la anglo-holandesa Unilever, han anunciado subas de precios debido al aumento de los costos de las materias primas.

La suba de los precios de los alimentos se ha convertido en una preocupación política en algunos países en desarrollo, como Etiopía y Nigeria, y se está trasladando a los precios al consumidor también en las economías desarrolladas.

"La inflación en los alimentos es real en muchos lugares. No va a desaparecer pronto", dijo Abdolreza Abbassian, economista sénior de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). 

En abril, el índice de precios de los alimentos de la FAO -que abarca una extensa serie de productos- llegó su nivel más alto en una década.

La fuerte demanda de China, el acopio de granos por parte de los gobiernos desde el inicio del Covid-19 y el clima seco en los principales países exportadores contribuyeron al aumento de los precios de los productos agrícolas.

Los precios del trigo subieron 16% desde principios del año pasado, mientras que el maíz trepó más de 60%. Los valores del maíz se vieron impulsados por las compras chinas, que a su vez disparó los precios de los granos alternativos, incluido el trigo.

La carrera por aprovisionarse, evidente en los primeros meses de la pandemia del año pasado, ya no existe, pero "la demanda sigue siendo fuerte", dijo Carlos Mera, analista de Rabobank.

Los precios del trigo subieron 16% desde principios del año pasado

La manteca también subió de precio. Los precios mundiales de exportación aumentaron en más de un tercio en el último año, según la Comisión Europea.

Para los países que importan gran parte de sus alimentos -como Egipto y Pakistán-, el fuerte aumento de los costos de transporte se suma a la suba de las materias primas

El índice Baltic Dry, referente del costo del transporte marítimo a granel, subió a su nivel más alto en más de una década debido al crecimiento de la demanda de productos básicos y los cuellos de botella provocados por la pandemia.

Las demoras en el transporte marítimo redujeron la oferta de granos de café, lo que elevó los costos para las empresas que se dedican a tostar los granos y para las cafeterías. Los precios de los futuros del café arábigo están en su nivel más alto en más de cuatro años, y la sequía en Brasil achicó aún más la oferta proveniente del mayor productor mundial.

Los precios de los futuros del café arábigo están en su nivel más alto en más de cuatro años

Los precios de los futuros de leche se mantuvieron volátiles durante los últimos 18 meses; actualmente están 12% más altos que el promedio registrado en 2019. China mostró un fuerte interés por los productos lácteos durante el año pasado, señaló John Lancaster, de los corredores de commodities StoneX. 

La neozelandesa Fonterra, el mayor exportador de productos lácteos del mundo, dijo a principios de esta semana que los precios de la leche podrían marcar niveles récord el año próximo.

El acopio que se hizo en las primeras etapas de la pandemia ayudó a que los precios de los futuros de azúcar subieran 25% desde principios de 2020, mientras que los futuros de jugo de naranja aumentaron 20% en el mismo periodo.

El aumento de los precios del aceite vegetal podría encarecer también los alimentos fritos del desayuno. Los precios de los futuros de aceite de soja treparon casi 90% desde principios del año pasado, mientras que la soja subió casi 60%.

En los países en desarrollo, donde los alimentos son menos procesados y suele ser mayor la proporción de los ingresos destinada a la compra de productos esenciales, la suba de los precios de las materias primas agrícolas se sentirá mucho más

Será más grave para quienes viven en la pobreza extrema, que durante la pandemia pasaron a ser 90 millones de personas, según el Banco Mundial, cifra que refleja el primer aumento de tal magnitud en dos décadas.

"Es más sensible para los países en desarrollo, ya que además del acceso a los alimentos, pueden haber perdido su trabajo. . .[y] no tienen las redes de seguridad que hay en Occidente", explicó Abbassian. Donde hay gobiernos frágiles, "se convertirá en una cuestión política".

Los precios de ls futuros de maíz blanco, que se consume mucho en muchas partes de África, subieron 16% en la bolsa sudafricana en los últimos 18 meses. Los precios de los futuros de arroz -principal ingrediente del congee, un plato que se come en muchos países de Asia- aumentaron en más de una tercera parte.

"Mi mayor temor no es el desayuno de hoy, sino el de mañana", dijo Abbassian.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios