¿Por qué cayeron fuertemente los contagios mundiales de coronavirus?

El abrupto descenso de las infecciones es una luz de esperanza, pero oculta señales de un resurgimiento en algunas partes de Europa.

El importante descenso de los casos de coronavirus en el mundo desde principios de año refuerza las esperanzas de que los países puedan contener la pandemia pese a la inquietud que genera la aparición de nuevas variantes.

Las tasas de contagio en todo el mundo bajaron abruptamente desde principios de 2021, de más de 5 millones de casos semanales a 2,5 millones a mediados de febrero. Los descensos más pronunciados se observan en algunos de los países que estaban más afectados a fines de 2020, como Estados Unidos, Reino Unido, Sudáfrica, Israel y Portugal. El número de casos confirmados en cada uno de estos países disminuyó más de un 50% durante el último mes.

"Siempre es positivo ver que los casos disminuyen en lugar de aumentar", dijo Antoine Flahault, codirector de la Escuela Suiza de Salud Pública de Zúrich. "Lo que me da esperanza es que estos países, como el Reino Unido, Estados Unidos... tendrán una ventana de oportunidad para mantener niveles bajos de circulación [del virus]. Tienen una segunda oportunidad para tomar el control".

Sin embargo, a pesar de la caída de las tasas de contagio en los países más afectados, las infecciones a nivel mundial han comenzado a aumentar en los últimos días, impulsadas por el aumento en los países de la UE, como Hungría y Francia, así como por la situación persistentemente delicada en otras naciones, especialmente en Brasil. En la semana hasta el 23 de febrero se registraron 2,6 millones de nuevos casos en todo el mundo, lo que supone un aumento del 3% en cinco días.

La vacuna de una dosis de Johnson & Johnson es segura y se acerca a la aprobación

"Aunque los casos están disminuyendo en algunos de los países más afectados, esta tendencia no es universal y algunos lugares están experimentando un incremento", dijo Mark Lurie, profesor de epidemiología de la Universidad de Brown, en Estados Unidos. "Las tendencias pueden revertirse, como ya hemos visto demasiadas veces con el Covid-19".

Los expertos afirman que la vacunación ha influido en el descenso del número de casos en EE.UU. y el Reino Unido -que han vacunado al 13,5% y al 28% de su población, respectivamente-, pero no explica por sí sola la tendencia.

El Reino Unido impuso una de las cuarentenas más estrictas del mundo en los últimos dos meses, lo que ha provocado un importante descenso de los nuevos casos, que pasaron de un promedio de 56.000 diarios a principios de enero a cerca de 13.000 esta semana.

En cambio, algunos países que han permanecido relativamente abiertos, como Francia y Brasil, han tenido dificultades para aplanar sus curvas epidemiológicas.

Científica advierte que la nueva cepa británica del coronavirus podría extenderse a todo el mundo

Lo que complica el panorama es que EE.UU. evitó un aislamiento obligatorio nacional y, sin embargo, los contagios disminuyeron considerablemente. Los epidemiólogos atribuyen el descenso del 72% de los casos desde principios de enero en parte al disciplinado distanciamiento físico y a la menor cantidad de viajes tras los feriados de Acción de Gracias y Navidad.

El número de casos también varía según el estado de EE.UU., lo que refleja las diferentes estrategias. California, gobernada por los demócratas, y Florida, gobernada por los republicanos, tenían niveles similares de tests positivos del virus a principios de enero. Sin embargo, desde entonces los casos han descendido más en California, que impuso restricciones, que en Florida, que permaneció abierta.

Mientras tanto, en Sudáfrica los expertos en enfermedades infecciosas creen que es probable que los niveles anteriores de contagios muy altos, especialmente en las comunidades negras más pobres, hayan creado una barrera natural para las nuevas infecciones.

Señalaron que no es necesario que una población alcance la "inmunidad de rebaño" -el umbral de alrededor del 60-70% necesario para evitar la propagación de una enfermedad- para que alguna forma de inmunidad natural frene la propagación.

El nivel de contagio en India desciende en forma constante desde julio y sigue siendo bajo, en parte debido a la aparente ausencia de nuevas variantes, así como a la inmunidad natural, que se cree que llega al 56% en Nueva Delhi.

En Francia, al igual que en el Reino Unido, los niveles de inmunidad natural nunca fueron lo suficientemente altos como para reducir los casos de manera significativa por sí solos.

Las estrictas restricciones impuestas en noviembre redujeron la propagación del virus, pero al relajarlas los casos volvieron a aumentar porque se esparció la variante más contagiosa que apareció por primera vez en el Reino Unido. En algunas regiones de Francia, los casos están aumentando a los niveles anteriores a la Navidad; los 144 contagios semanales por cada 100.000 habitantes de principios de enero subieron a 200 a fines de la semana pasada.

Esta semana, Francia impuso cuarentenas parciales en las ciudades donde se incrementó el número de casos como Niza y Dunkerque.

Preocupa un nuevo repunte de los casos en toda Europa central, acompañado en algunos países por la llegada de la variante surgida en el Reino Unido. La República Checa ha registrado 968 casos del virus por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, la tasa de infección per cápita más alta de la UE.

La vacuna de Pfizer ya no necesita ser almacenada a temperaturas ultrabajas

El nivel de infección en India ha descendido de forma constante desde julio y sigue siendo bajo, en parte debido a la aparente ausencia de nuevas variantes, así como a la inmunidad natural, que se cree que llega al 56% en Nueva Delhi.

En el caso de los países del hemisferio norte, donde los contagios están disminuyendo, algunos especulan con la incidencia que tiene el cambio de estación.

Azra Ghani, directora de epidemiología de enfermedades infecciosas en el Centro MRC para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas del Imperial College de Londres, dijo que se exageró la importancia. "Estamos viendo mucha evidencia que contradice la idea de que es fuerte el impacto estacional", afirmó, señalando que el Covid-19 también circula en climas muy cálidos.

Brasil, por ejemplo, está en pleno verano, y es uno de los países que tiene dificultades por reducir las infecciones. Además, algunas de las zonas de Brasil más afectadas, como el estado amazónico de Manaos, nunca tienen temperaturas bajas.

Coronavirus: Río de Janeiro suspende la vacunación por falta de dosis

Una de las explicaciones del número obstinadamente elevado de contagios en Brasil es la incidencia de nuevas variantes, que pueden propagarse rápidamente entre la población sin una cuarentena estricta que las contenga. Del mismo modo, en el Reino Unido, la variante B.1.1.7 se extendió rápidamente antes del actual aislamiento obligatorio.

A pesar del reciente éxito en la lucha contra el virus, los científicos subrayaron que todos los países siguen siendo vulnerables a aumentos de nuevos contagios.

"Cualquier relajación rápida de las medidas de protección podría producir picos en las tasas de infección", dijo Ted Cohen, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Universidad de Yale. "Hay grandes grupos de individuos susceptibles que siguen en riesgo".

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios