Por qué el valor de los autos usados ha subido diez veces en Japón

Ante la escasez de autos nuevos, la inteligencia artificial está transformando un mercado de segunda mano en auge.

Durante más de siete años y algo menos de 100.000 km, hemos conducido nuestro Noah híbrido como el caballo de batalla poco llamativo que Toyota pretendía que fuera. El exterior de esta minivan de cinco puertas lleva las cicatrices de los rasguños del campo y los golpes urbanos, mientras que su interior es un rico collage de manchas y derrames.

En condiciones normales, el valor de canje de nuestro gastado pero sólido amigo sería casi nulo. En Japón, los costos de cumplir con la rigurosa verificación del país -una evaluación técnica que consta de 60 partes y realizan los inspectores autorizados por el Gobierno cada dos años- pueden ascender a miles de dólares después del séptimo año del vehículo (una política deliberada para aumentar las ventas de automóviles nuevos). Por ello, el atractivo de un vehículo en el mercado local de segunda mano cae en picada.

Pero, como confirma nuestro concesionario Toyota, no son tiempos normales. Tanto es así que el negocio de la telefonía móvil del atribulado grupo tecnológico japonés SoftBank, viendo un negocio que puede ofrecer un crecimiento inmediato, ha lanzado su destreza en inteligencia artificial al poco llamativo negocio de los autos de segunda mano.

Batalla por el litio: grandes marcas se lanzan a la carrera por el metal más codiciado

Es un momento extraño y la tecnología está en la base. La escasez mundial de chips sigue sin resolverse, junto con una mayor disrupción en la cadena de suministro de piezas y materiales, especialmente el aluminio. Como resultado, dice nuestro distribuidor, si pedimos un Noah nuevo hoy podría llegar dentro de 13 meses, si tenemos suerte.

El lado positivo es que, mientras que antes el valor de canje de nuestro auto podría haber sido inferior a 100.000 yenes (u$s 700), este concesionario nos ofrecerá ahora 10 veces más si nos comprometemos a comprar un nuevo Noah cuando finalmente llegue a fines de 2023. Además, podremos conducir el viejo Noah hasta que llegue el nuevo, y su valor inflado se mantendrá fijo independientemente de los kilómetros que hagamos o de los golpes que le hagamos. 

Porque no sólo los precios de los autos usados han subido un 30% en un año en Japón, sino que -dentro de esa suba- los más antiguos como el mío tienen ahora un valor interno que nunca habrían podido alcanzar en el pasado.

Envidia de Ferrari sigue siendo una fuerza impulsora en la industria automotriz

La tecnología que permite cuantificar el historial de un coche usado tiene ahora un valor tangible.

Esto es lo que atrajo a SoftBank, cuyo fondo Vision Fund, dotado con u$s 100.000 millones, respalda a Carro, una start-up de Singapur que utiliza la inteligencia artificial para calcular el valor de los autos usados

Anteriormente, los coches usados en Japón se vendían sobre todo en los mercados emergentes, donde el historial de los vehículos importa menos. (El año pasado se exportaron 1,2 millones de coches, siendo Rusia el principal destino). 

Increíble: los precios de los autos usados disparan la inflación en EE.UU.

Ahora, es más probable que autos como nuestro fiel Noah pasen el resto de su vida en Japón, donde estos historiales importan mucho más. En consecuencia, la tecnología con capacidad para cuantificar esta historia tiene un valor tangible.

La semana pasada, utilizando el software de Carro, SoftBank mobile lanzó un servicio en el que los clientes que buscan un auto usado pueden pagar una tarifa plana de suscripción para alquilar y conducir uno. La inteligencia artificial adapta la tarifa a las especificaciones, el precio y el historial de los coches que se necesitan, siendo el principal reto el de hacer coincidir los coches usados con los clientes acostumbrados a comprar nuevos. 

Todos esos golpes y derrames que antes no habrían importado para la valoración de nuestro Noah serán ahora evaluados por la inteligencia artificial. Y SoftBank se llevará su parte por poner en contacto a compradores y vendedores en su plataforma.

Inicialmente, esto será para las empresas, pero el plan es, en última instancia, ampliarlo a los clientes individuales. En el proceso, la tecnología de SoftBank ha establecido un estándar que este nuevo mercado emergente debe cumplir. Puede que la tecnología haya alterado la industria automovilística japonesa, a través de la escasez de chips, pero quizá también haya encontrado una solución rápida.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios