Para Financial Times, Silvina Batakis "no va a calmar a los mercados" por sus vínculos con los aliados de Cristina Kirchner

El Financial Times calificó a Silvina Batakis de "casi desconocida". Y señaló la preocupación de mercados e inversores. ¿La causa? Defendió el control de precios, la intervención en el mercado y la suba del impuesto sobre a la renta cuando fue ministra de Economía en la provincia de Buenos Aires con Daniel Scioli gobernador.

Argentina ha nombrado a una exfuncionaria provincial relativamente desconocida como nueva ministra de Economía, tras la abrupta salida de su predecesor, Martín Guzmán, que negoció un acuerdo de reestructuración de la deuda de 44.000 millones de dólares con el FMI.

Silvina Batakis, de 53 años, iba a asumir el cargo el lunes, después de que Guzmán, un estrecho aliado del presidente Alberto Fernández, se convirtiera en el más veterano de los cuatro miembros del gabinete argentino que han dimitido en los últimos meses en medio de una división en la coalición de gobierno.

Expectativa en el Frente de Todos por la reunión entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner

Acuerdo de Alberto y Cristina: la charla que selló la llegada de Batakis a Economía y los cambios que se vienen en el Gabinete

Las profundas divisiones en el seno de la coalición de izquierdas que gobierna Argentina han enfrentado a la poderosa vicepresidenta y ex dirigente del país, Cristina Fernández de Kirchner, con el presidente, justo cuando los problemas de la economía argentina se agravan.

Los analistas financieros señalaron que el nombramiento de Batakis, exministra de Economía de la provincia de Buenos Aires y que recientemente trabajó en el Ministerio del Interior, no contribuirá a calmar el sentimiento negativo de los mercados, dados sus vínculos con el ala más radical del gobierno peronista aliada de Fernández de Kirchner.

La reacción de los mercados el lunes fue moderada por la festividad del 4 de julio en Estados Unidos, donde los bonos argentinos se negocian con mayor frecuencia. La moneda oficial argentina, que se mantiene artificialmente alta en un intento de controlar la inflación, se debilitó un 0,5%, hasta los 126 pesos por dólar, mientras que el tipo de cambio paralelo aumentó casi un 15% en las primeras operaciones, hasta los 280 pesos por dólar.

"El mercado ya era frágil y ahora va a estar aterrorizado", dijo Riccardo Grassi, jefe de gestión de riesgos del fondo de cobertura con sede en Suiza Mangart Capital Advisors, que participó en la reestructuración de la deuda dirigida por Guzmán en 2020.

Sobre el nombramiento de Batakis, el economista Fernando Marull dijo que los mercados "se lo tomarán mal". Añadió: "No es muy conocida... y nuestro escenario más pesimista de la economía parece ahora más probable".

Batakis es una funcionaria de carrera que, como ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires entre 2011 y 2015, defendió el control de precios, la intervención en el mercado y la subida del impuesto sobre el patrimonio y la herencia.

Fernández de Kirchner y sus aliados han criticado repetidamente el acuerdo con el FMI, en el que Guzmán medió, pidiendo en cambio un mayor gasto y una mayor intervención del gobierno para combatir la inflación y la pobreza.

 El acuerdo refinancia 44.000 millones de dólares de deuda pendiente de una cantidad récord que Argentina pidió prestada al FMI en 2018, un préstamo que se desvió rápidamente. Es el vigésimo segundo acuerdo desde que Argentina entró en el FMI en 1956.

Guzmán tenía previsto viajar a Francia esta semana para renegociar más de 2.000 millones de dólares que se deben al Club de París de países acreedores. No está claro si Batakis irá ahora en su lugar. A Argentina se le había concedido más tiempo para pagar la deuda, ya que ha estado negociando el programa separado del FMI.

Las proyecciones de inflación estallaron en 3 meses y se acercan al 70% anual

Club de París, Precios Cuidados y formulario para segmentación: los tres desafíos urgentes de Batakis

Argentina está inmersa en una crisis económica que se agrava, con una previsión de inflación que superará el 70% este año. Sus bonos soberanos se han negociado a niveles profundamente angustiantes, rondando apenas los 20 centavos de dólar. 

La presión sobre la moneda local aumenta a pesar de los controles de cambio y una costosa factura de importación de energía impide a Buenos Aires acumular reservas de dólares.

La salida de Guzmán tras más de dos años en el cargo es un nuevo golpe para el presidente, cuyos índices de popularidad en las encuestas se han desplomado.

William Jackson, economista jefe de mercados emergentes de Capital Economics, señaló que la creciente influencia de Fernández de Kirchner podría alejar más a Argentina "de la senda de la estabilidad macroeconómica", y que "empieza a ser cada vez más probable un impago soberano".

No está claro si se prevén más cambios en el gabinete. Miguel Ángel Pesce, director del banco central, confirmó el domingo que esperaba seguir en su puesto.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios