Los NFT se meten en el fútbol: la vuelta de las tarjetas coleccionables le da esperanzas al mercado

Los inversores tecnológicos buscan nuevas salidas para una nueva clase de fanáticos.

Cuando crecía en los '90, Alexis Ohanian estaba más metido en las batallas de fantasía que en los deportes de fantasía, jugando al juego de cartas Magic: The Gathering, lanzando hechizos para invocar criaturas y derrotar a los oponentes.

Por aquel entonces no había mucha coincidencia entre los geeks y jocks [fanáticos de los deportes]. Recordando mi propia época escolar, los chicos copados se intercambiaban tarjetas de fútbol mientras yo era el que intentaba completar mi álbum de Star Wars.

El fanatismo rindió sus frutos para Ohanian, que llegó a cofundar la plataforma de redes sociales Reddit. Pero desde entonces se ha hecho a la idea de que los jocks y los geeks no son tan diferentes, y no sólo porque esté casado con la campeona de tenis Serena Williams. El atractivo del deporte radica en la jugabilidad, la competición y la cantidad de estadísticas con las que obsesionarse. Según Ohanian, es "sólo Dungeons & Dragons para deportistas".

Bitcoin: por qué las criptomonedas no se pueden tomar en serio

Los inversores buscan nuevas salidas para los aficionados que siguen a los jugadores, aunque no vean todos los partidos

Cuando hablamos el mes pasado, Ohanian, que ahora es un importante inversor en start-ups y criptomonedas, esbozó su teoría unificadora de los deportes y el futuro del entretenimiento. En su opinión, un acontecimiento único como un partido de fútbol otorga al deporte una posición única en la industria.

Podemos ver esa película más tarde, pero el partido o la competición en directo es algo innegociable en la agenda de los aficionados por el dramatismo y el tribalismo que conlleva. "El deporte es la única forma de entretenimiento heredada que va a prosperar realmente en los próximos 50 años", afirma Ohanian.

La primera vez que lo escuché me pareció un poco exagerado. Pero al día siguiente de nuestra conversación, Netflix soltó la bomba de que dejaba de sumar suscriptores, lo que hundió el precio de sus acciones. De repente, el tema de nuestra dieta de entretenimiento sobresaturada parecía mucho más pertinente.

Ohanian apuesta por la continua fascinación de la sociedad por los deportes. Según una encuesta realizada el año pasado por PwC, de todos los grupos de edad, los menores de 24 años son los que más se interesan por los deportes (60%), aunque son los que menos tiempo dedican a verlos, con sólo el 17% de sus horas de consumo de medios.

Y con los videojuegos dominando la cultura juvenil y los esports desdibujando lo que significa ser un atleta, los propietarios de los equipos y ligas deportivas tradicionales buscan cada vez más enganchar a la próxima generación de aficionados. Inversores tecnológicos como Ohanian buscan nuevas salidas para los aficionados al deporte que siguen a los jugadores, aunque no vean todos los partidos.

Blockchain y mercados financieros: ¿las computadoras desplazarán a los brokers?

Una de las ideas, de la que es pionera la empresa francesa Sorare (una de las inversiones de Ohanian), es convertir las tarjetas de papel de mi juventud en NFT (tokens no fungibles). Cada jugador se "acuña" como un NFT único, cuya propiedad se registra en una blockchain.

Más allá del juego de fútbol de fantasía de Sorare, en el que se compite en ligas contra otros jugadores, ese registro puede significar derechos de alarde en el patio o la posibilidad de vender a un jugador si juega bien en la temporada. A los ojos de Ohanian, la nostalgia del coleccionismo más el deporte equivalen a una "tormenta perfecta" como inversor.

Lo más importante es que los NFT permiten a los usuarios conservar las tarjetas de sus jugadores de una temporada a otra y ganar dinero con el comercio, no sólo construyendo un equipo.

¿La fiebre de los NFT tocó techo?

Hay preguntas más amplias sobre el revuelo que ha rodeado al mercado de los NFT, y hasta qué punto su aumento exponencial es una burbuja. Tras alcanzar un pico a finales de 2021, las ventas totales han caído en los últimos meses. ¿Serán más resistentes las versiones NFT de las tarjetas deportivas?

El año pasado, los fans gastaron cientos de millones de dólares en tarjetas de Sorare. La empresa está valorada actualmente en u$s 4300 millones. Otras empresas de nueva creación, como Dapper Labs y OneFootball, también persiguen ideas similares en torno a los deportes y los coleccionables digitales. Geeks y jocks: por fin se unen.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios