Netflix gira al "verde" y planea eliminar la contaminación que generan los sets de rodaje

Busca desterrar los "sucios" generadores diésel de los sets de filmación y utilizar más técnicas de producción virtual. Según un estudio, más de la mitad de las emisiones de carbono de la compañía se originan en la producción de películas.

Netflix, creador del documental "Una vida en nuestro planeta" relatado por el legendario divulgador científico y naturalista David Attenborough, planea desterrar los "sucios" generadores diésel de los sets de filmación y utilizar más técnicas de producción virtual, después de que un estudio revelara que más de la mitad de las emisiones de carbono de la empresa procedían de la producción de películas.

Aunque el grupo estadounidense cuenta con más de 200 millones de suscriptores en todo el mundo, el estudio de sus emisiones demostró que procedían principalmente de las producciones intensivas y no de los centros de datos utilizados para prestar su servicio de streaming.

Por primera vez, Disney+ le gana a Netflix en el ranking de lo más visto en Argentina

Netflix también adoptará como cambio interno clave un precio del carbono al momento de elaborar los  presupuestos porque se fija el objetivo de cero emisiones netas para 2022.

Reed Hastings, CEO de Netflix, declaró a Financial Times que el grupo está asumiendo la responsabilidad de la huella de carbono de todos los programas que llevan su marca, no sólo de los que produce.

"La mayor parte de nuestra huella se debe a la producción de programas como The Crown", dijo. "Nuestra huella se debe a la creación de nuestros contenidos, la construcción de decorados, el desplazamiento de personas para poder producir una serie o una película".

La compañía estadounidense quiere reducir 45% sus emisiones directas, generadas a partir del uso del combustible y la electricidad, para 2030 comparado con su nivel en 2019.

Para alcanzar su objetivo de cero emisiones netas en 2022, compensará las emisiones existentes mediante la compra de compensaciones y la financiación de proyectos de conservación, como la recuperación de praderas.

Los enfoques más limpios de la producción cinematográfica incluirán el uso de baterías y transportes eléctricos, la contratación de equipos locales, la reducción de los viajes en avión y la introducción de más luces LED. Las técnicas de producción virtual, como las utilizadas en la serie Star Wars: The Mandalorian de Disney, también reducen las emisiones al filmar a los actores frente a pantallas LED que muestran el paisaje digital.

Disney+ se queda sin la estrella de The Mandalorian por "aborrecibles" posteos: qué dijo

Emma Stewart, responsable de sostenibilidad de Netflix, dijo: "Esencialmente estamos montando una pequeña ciudad [cada vez que construimos un set] y luego la desmontamos; eso requiere mucha energía".

Hastings dijo que Netflix desarrollará un sistema similar a un "impuesto interno sobre el carbono" en la contabilidad, que brindará a aquellos con responsabilidad presupuestaria dentro de la empresa un incentivo para reducir las emisiones.

Reed Hastings, CEO de Netflix.

Si bien grandes grupos tecnológicos como Alphabet, propietario de Google, Amazon y Microsoft en los últimos años fijaron algunos de los objetivos climáticos más ambiciosos del mundo, la industria del entretenimiento ha sido más lenta en su transformación.

Hastings dijo que "la comparación justa" para Netflix era el sector del cine y la televisión, donde esperaba que grupos como Walt Disney, ViacomCBS y la BBC "sigan nuestro ejemplo sobre las producciones verdes".

"En la tecnología ha sido popular, pero en el entretenimiento somos los primeros, por lo que sabemos, en ir por ese camino", afirmó. Walt Disney y la BBC se han fijado objetivos de cero emisiones netas para 2030. Éstos se encuentran entre los grandes grupos de entretenimiento que intentan introducir un enfoque más limpio y sostenible en la producción.

Netflix dijo que la compañía emitió 1,1 millones de toneladas de dióxido de carbono el año pasado, incluyendo las emisiones directas e indirectas, más o menos lo mismo que emiten 125.000 hogares estadounidenses en un año.

Por primera vez, Disney+ le gana a Netflix en el ranking de lo más visto en Argentina

Sin embargo, excluyó de los cálculos las emisiones de los dispositivos de los clientes, como la electricidad utilizada por un determinado televisor o computadora.

Un informe de 2020 encargado por el Instituto Cinematográfico Británico calculó que una producción cinematográfica taquillera promedio genera 2840 toneladas de emisiones de dióxido de carbono.

Casi la mitad de las emisiones derivadas de la producción de una película correspondieron al transporte, un tercio al uso de electricidad y gas y una sexta parte a los generadores diesel.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios