Derecho a desconexión: terminemos con el whatsapp fuera del horario de trabajo

En una epidemia agotadora, el derecho a desconectarse es más necesario que nunca

Imagínate comprar un pote gigantesco de helado y luego encontrar un mensaje en la etiqueta titulado: "Diez consejos principales para perder peso".

Si crees que el primer consejo podría ser: "Deja de comer el helado", entonces no piensas como Tim Cook, el jefe de Apple.

La semana pasada, Apple anunció que su iPhone pronto tendría una "poderosa herramienta" llamada Focus para manejar mejor la tormenta de pings y sonidos que pueden dificultar desesperadamente tanto la concentración como la relajación. Los usuarios podrán silenciar Twitter si están ocupados en el trabajo o silenciar los correos electrónicos del trabajo durante el fin de semana.

AstraZeneca, Pfizer y Moderna fueron las primeras pero cómo es la segunda generación de vacunas que quiere quedarse con el mercado

O podrían hacer algo aún más efectivo: apagar inmediatamente el dispositivo que nos distrae tanto o eliminar las aplicaciones que demandan nuestra atención. Apple, por supuesto, preferiría que no hicieras ninguna de las dos, ya que gana dinero tanto con su tienda de aplicaciones como con la venta del iPhone. Pero podés ver por qué la compañía está ansiosa por parecer que está haciendo algo para sofocar el estruendo digital.

Una cultura de trabajo agotadora y siempre activa era un problema antes de la pandemia y ha empeorado considerablemente desde entonces.

Estamos en medio de una "epidemia agotadora", según Jennifer Moss, una estadounidense experta en ambiente laboral que fue coautora de una encuesta a trabajadores en 46 países el año pasado. La mayoría dijo que el trabajo estaba empeorando, escribió en Harvard Business Review

Como dijo uno de los encuestados: "Los mails comienzan a las 5:30 a.m. y no terminan hasta las 10 p.m. porque saben que no tienes a dónde ir. Para las personas solteras sin familia es peor, porque no puedes decir: "Tengo que ir a cuidar a mis hijos".

Impuesto mundial a las multinacionales, estímulos económicos y China: la agenda del G7

Esas palabras están respaldadas por estadísticas oficiales en el Reino Unido que muestran que las personas que trabajaron desde casa el año pasado trabajaron seis horas extras no remuneradas a la semana en promedio, en comparación con 3.6 horas para quienes nunca trabajaron en casa.

Teniendo en cuenta que el home office llegó para quedarse después de los confinamientos - en parte porque muchos empleados quieren que continúe - eso significa que surgirán problemas. Las largas horas de trabajo matan a cientos de miles de personas al año, según un estudio pionero de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el mes pasado. Más de 55 horas de trabajo a la semana puede ser arriesgado, según el estudio.

No es de extrañar que los gobiernos de todo el mundo enfrentan una presión creciente para darles a los trabajadores algo que durante mucho tiempo se consideró una novedad riesgosa: el derecho a desconectarse.

Alguien está haciendo una fortuna con Amazon... y no es Jeff Bezos

Esta exigencia se está extendiendo más rápido de lo que uno podría pensar, y no sólo entre la fuerza laboral dócil de cuello blanco. La policía del estado australiano de Victoria ganó recientemente el derecho a desconectarse del trabajo después de que terminan su turno en lo que su asociación de empleados describió como el primer acuerdo de este tipo para una agencia de seguridad. 

La gente estaba "harta de sentirse como si estuvieran trabajando las 24 horas del día, los 7 días de la semana" 

y necesitaban una oportunidad para descansar y recuperarse, dijo la asociación. Demasiados mensajes de trabajo fuera del horario laboral eran triviales o podían esperar fácilmente.

Irlanda introdujo un código de conducta sobre el derecho a desconectarse en abril y Canadá está considerando una medida similar, al igual que otras naciones.

El secreto de las grandes compañías para cambiar y no morir en el intento 

Esto es bueno. Se exageran los temores de que tales medidas sofoquen la flexibilidad de los empleadores. "No se trata de un régimen de nueve a cinco", dice Andrew Pakes, director de investigación del sindicato Prospect del Reino Unido, que está presionando por los derechos de desconexión. "No significa que la gente diga: 'Son las 5:02 p.m. así que no voy a responder ese correo electrónico'".

Tampoco significa que se necesite una política única. Eso no es lo que sucedió en Francia, donde una ley que obliga a las empresas con más de 50 empleados a negociar acuerdos sobre la mejor manera de desconectarse ha estado vigente durante más de cuatro años.

Nestlé diseña una salida de los años "grasosos"

Los trabajadores de la empresa de telecomunicaciones Orange en Francia no tienen que responder a los mensajes de trabajo durante el fin de semana, los días libres o las tardes, o cuando participan en cursos de capacitación, dijo una vocera. En otras empresas, los trabajadores que regresan de las vacaciones pueden pasar un día completo poniéndose al día con lo que se perdieron sin tener que tratar con clientes o reuniones internas, dijo Alex Sirieys, jefe del sector internacional del sindicato francés FO-Com.

Sirieys dice que no todas las políticas de desconexión son perfectas. "Depende de la voluntad del director ejecutivo", me dijo la semana pasada. El éxito también depende de que los trabajadores y los gerentes simplemente hablen entre sí, agregó, y utilicen el sentido común. De cualquier manera, la capacidad de desconectar siempre ha tenido mucho sentido y ahora aún más.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios