Financial Times

Los hedge funds retoman su papel de grandes villanos de Wall Street

El sector de fondos especulativos se tambalea por la reacción de GameStop, pero tiene gran experiencia en defensa de ataques

Los hedge funds una vez más se encuentran inmersos en su habitual papel de grandes villanos de Wall Street.

En unas pocas semanas frenéticas, inversores que coordinan sus negociaciones bursátiles en la plataforma social Reddit cumplieron impresionantemente su objetivo de perjudicar a Melvin Capital Management, el hedge fund de Gabe Plotkin, uno de los operadores más respetados de Wall Street y protegido del multimillonario Steve Cohen. El fondo perdió miles de millones de dólares en su posición corta en GameStop y se vio obligado a pedir un rescate.

Efecto GameStop o cuando Wall Street se vio sacudida por una oleada de populismo

Mientras los usuarios de la red social, conocidos como Redditors, saboreaban su victoria, el sentimiento hacia los hedge funds es claro. Uno escribió en el foro r/WallStreetBets: "Esto expone un fraude que hacen los hedge funds en los mercados desde antes de la última crisis bursátil". Uno de los comentarios más notables realizados en la plataforma decía: "Considérenlo la primera cabeza de lanza para que los demás hedge funds lo vean. Siempre hay lugar para más si no aprenden la lección".

Esta hostilidad, y sobre todo su vehemencia, hizo que el sector de estos fondos se sintiera atacado, aunque no fue una sorpresa total. Cohen, CEO de Point72 Asset Management, dejó de publicar en Twitter después de que su familia recibiera amenazas. "Son horquetas", dijo un alto ejecutivo del sector. Sin embargo, pocos creen que haya que aprender alguna lección.

No es difícil entender porqué los hedge funds son el blanco de los ataques: cumplen todos los requisitos para ser los malos, incluso más que los banqueros. En su mayoría son herméticos, muchas veces gestionan fondos desde sedes offshore y hacen grandes aportes a políticos. Cuando estaban en la cima, los que obtenían mejores rendimientos ganaban más en un año que el PBI de un país chico. Quizá lo más polémico sea que la herramienta que más conocen, la venta en corto, les permite obtener ganancias cuando una compañía se hunde.

El sector tiene gran experiencia en recepción de ataques. Después de la crisis financiera, cuando se venía una regulación más estricta y los políticos los señalaban con el dedo acusador, intentaron desesperadamente mostrar que creaban puestos de trabajo y hacían ganar dinero a los inversores, entre ellos los jubilados.

En 2016, los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders impulsaron la Ley Brokaw. La propuesta legislativa no prosperó pero intentaba frenar el poder de los hedge funds activistas que, según afirmaba, solo buscaban "enriquecerse a costa de los trabajadores, los contribuyentes y las comunidades". Sus breves papeles como los buenos de Wall Street, por ejemplo en La Gran Apuesta o cuando ayudaron a descubrir el fraude de la fintech alemana Wirecard, resultaron ser actuaciones especiales.

Wall Street, en una encrucijada tras el caso GameStop ¿debería ser ilegal cierta especulación?

Mientras muchos directivos agachan la cabeza, hay otros en el sector que se defienden. Algunos sacan a relucir sus bien ensayados argumentos en defensa de las ventas en corto, una práctica que ha demostrado mejorar la liquidez del mercado y la formación de precios, y que ayuda a detectar fraudes.

"El señalamiento de las ventas en corto no es nuevo", dijo Jack Inglis, CEO de la Asociación de Gestión de Inversiones Alternativas, una cámara empresaria del sector. "Sin embargo, independientemente de la opinión que uno tenga sobre los hedge funds, en lo que todo el mundo debería centrarse es en el funcionamiento justo, ordenado y eficiente de los mercados".

Muchos gestores también ven un doble estándar o hipocresía en la forma en que los inversores de r/WallStreetBets coordinaron su ataque a Melvin, una maniobra que para un operador de hedge funds podría significar grandes multas o una pena de prisión. El chiste es que quienes afirman haber "democratizado" las finanzas, en realidad sólo lo hicieron cometiendo fraude electoral", dijo Savvas Savouri, socio del hedge fund londinense Toscafund.

Pero si bien el vendedor en corto Andrew Left decidió dejar de publicar informes sobre operaciones en corto sobre acciones, es poco probable que los short-sellers de estos fondos especulativos se vean obligados a huir en masa a raíz de la saga de GameStop.

La mayoría de los gestores ya dedican mucho tiempo y energía a mantener sus posiciones en secreto. En Europa, muchos fondos están al acecho por debajo del nivel de publicación de 0,5% de las posiciones cortas durante todo el tiempo que pueden, por miedo a revelar información a sus rivales. Algunos no dan a conocer sus posiciones cortas ni siquiera a sus propios inversores. Algunos gestores más ruidosos pueden suavizar su retórica o hacerse menos visibles durante un tiempo, pero los vendedores en corto seguirán ahí.

Y en lugar de compadecerse de Melvin, muchos fondos especulativos ven su desgracia como provocada por ellos mismos por haberse metido en una posición ridículamente multitudinaria y haber elegido un tipo de shorteo que luego tuvo que revelar. Escasea la compasión. Al fin y al cabo, son los propios hedge funds los que con frecuencia intentan aprovecharse de los inversores en el juego de póquer bursátil con la mano más débil. Tanto si el golpe lo dan los inversores profesionales como los inversores minoristas, son lo suficientemente realistas como para ver la saga de GameStop como sólo otro ejemplo de cómo funcionan los mercados.

Como explica Daniel Yu, fundador de la firma de análisis de ventas en corto Gotham City Research: "Los mercados buscan una parte vulnerable y se lanzan a su yugular".

Traducción: Mariana Oriolo


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios