FT

Nuevo rally: los bonos de EE.UU. están a punto de tener su mejor mes en casi 40 años

La fuerte suba se debe a las crecientes expectativas de recortes de las tasas de interés en Estados Unidos en 2024.

Los bonos estadounidenses van camino de registrar su mejor rendimiento mensual en casi cuatro décadas, a medida que el creciente optimismo sobre los recortes de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal el próximo año alimenta un espectacular repunte desde la venta masiva de principios del otoño boreal.

El índice Bloomberg US Aggregate Bond, una métrica muy observada de la rentabilidad total de la renta fija estadounidense, ha subido un 4,3% en lo que va de noviembre, lo que le sitúa en camino de registrar su mejor resultado mensual desde 1985.

El rally ha situado la rentabilidad total del índice de referencia este año en territorio positivo, aumentando las esperanzas de que pueda evitar una racha de tres años de pérdidas, un hecho sin precedentes en sus 47 años de existencia.

Pronóstico 2024 para el mercado: los inversores vuelven a apostar por el déjà vu

Los precios de los bonos han subido y los rendimientos han bajado este mes, ya que los operadores han aumentado sus apuestas a que la Fed haya terminado de subir las tasas de interés.

Los precios de la deuda pública de todo el mundo han seguido el ritmo alcista de Estados Unidos, dejando al índice Bloomberg Global Aggregate Bond en camino de su mejor mes desde la crisis financiera de 2008.

Los futuros de las tasas de interés indican que los inversores han pasado a valorar plenamente un recorte de un cuarto de punto para la reunión de mayo de la Fed, en comparación con las expectativas de mediados de octubre de que no había ninguna posibilidad de un recorte para mediados de 2024.

"Si se hubiera encuestado a 1000 gestores de carteras hace seis semanas, dudo que alguno hubiera dicho que estaríamos en estos niveles ahora, pero hay mucho dinero rápido que puede moverse en uno o dos acontecimientos", dijo John Kerschner, gestor de carteras de Janus Henderson.

El repunte también ha hecho bajar los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años, desde el 5,02% (un récord de 16 años) de hace un mes hasta el 4,30% de este miércoles. Esta cifra está por debajo de los niveles del 20 de septiembre, cuando la Fed publicó por última vez sus previsiones económicas trimestrales. Estas proyecciones contenían un mensaje de suba a largo plazo que impulsó los rendimientos hacia su máximo.

Los inversores alcistas se animaron aún más el martes, cuando uno de los responsables de la política monetaria de la Fed, Christopher Waller, dijo que estaba "cada vez más seguro" de que la política actual del banco central estadounidense estaba "bien posicionada" para llevar la inflación de nuevo a la meta oficial de 2%.

Los inversores se deshacen de los dólares, convencidos de que las tasas llegaron a un techo

"No es obvio que ésta fuera la intención de Waller, pero viniendo de un halcón, los comentarios tienen mucha influencia. Definitivamente abre la puerta a un recorte de tasas en el primer semestre", dijo Alan Ruskin, estratega jefe internacional de Deutsche Bank en Nueva York.

Los bonos del Tesoro constituyen el mayor grupo del índice Aggregate. Aunque los rendimientos a 10 años siguen siendo más altos que cuando empezaron el año, el repunte de las últimas semanas ha sido sorprendente y ha permitido una recuperación en otras partes del mercado de bonos.

"Creo que este rally es real. Si yo apostara, esperaría que los rendimientos fueran inferiores a los actuales a fines de año", dijo Blake Gwinn, estratega de tasas estadounidenses de NatWest Markets. "Si la inflación baja como esperamos, la Fed tendrá margen para recortar. Por eso se empieza a hablar de recortes. Ahora la Fed puede ser más reactiva a los riesgos en el lado del crecimiento de su mandato".

La estrategia para invertir como Warren Buffett: más liquidez, menos acciones

Los bonos corporativos con grado de inversión, que representan aproximadamente una cuarta parte del índice Aggregate, también han protagonizado una fuerte recuperación en noviembre. La prima promedio -o spread- pagada por los emisores de alta calificación para obtener préstamos en comparación con el Tesoro estadounidense se redujo a sólo 1,14 puntos porcentuales esta semana, el nivel más ajustado desde febrero de 2022.

Los fondos de bonos corporativos, incluidos los que siguen a emisores de mayor riesgo con calificación 'basura', han captado más de u$s 17.000 millones líquidos en lo que va de noviembre, allanando el camino para las mayores entradas netas mensuales desde julio de 2022.

"El motor de estas entradas ha sido el descenso de la volatilidad de las tasas y la constatación [por parte de los inversores] de que 'ahora tengo el mejor respaldo de rentabilidad que he tenido probablemente en 16 años y las perspectivas futuras de la política monetaria se han vuelto mucho más predecibles y mucho más benignas'", dijo Lotfi Karoui, estratega jefe de crédito de Goldman Sachs.

Las señales que muestran que la Fed está llegando al fin de la suba de tasas

"Pasamos de un entorno en el que había una amplia gama de resultados en cuanto a la trayectoria de los fondos de la Fed, a un entorno en el que realmente la única pregunta es con respecto al calendario y la magnitud de los recortes", añadió.

La caída de los rendimientos también ha coincidido con un cambio en los planes de endeudamiento del Tesoro estadounidense. Tras advertir en agosto que aumentaría significativamente el tamaño de las subastas de bonos para cubrir los déficits fiscales, a finales de octubre los funcionarios dijeron que ralentizarían el ritmo de su endeudamiento, lo que alivió parte de la presión sobre los precios.

Sin embargo, no todos los participantes en el mercado están convencidos de que éste sea necesariamente el punto de inflexión que sugieren los últimos movimientos.

"Creo que se ha ido demasiado lejos y que veremos un pequeño retroceso a fines de año", afirma Kerschner, de Janus Henderson. "Quizás [Jay] Powell haga bajar al mercado después de la reunión de la Fed".

La última reunión del banco central para 2023 concluye el 13 de diciembre. Aunque los inversores no esperan un cambio en las tasas de interés, prestarán mucha atención a las proyecciones económicas actualizadas de la Fed.

Temas relacionados
Más noticias de Reserva Federal

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.