FINANCIAL TIMES

"Un hombre peligroso": la complicada rosca política para definir si Jerome Powell sigue en la Fed

La decisión de Biden de volver a nombrar a Powell para dirigir el banco central de Estados Unidos se produce tras años de controversia sobre el papel de los titulares de la Fed.

Joe Biden está a punto de decidir si vuelve a nombrar a Jay Powell para un segundo mandato como presidente de la Reserva Federal -o si lo reemplaza- tras semanas de incertidumbre dentro de su propio partido Demócrata.

El presidente de los Estados Unidos tiene poco margen: el mandato de Powell al frente del banco central estadounidense finaliza en febrero y la elección de Biden aún debe ser confirmada por el Senado, por lo que los inversores se están poniendo nerviosos.

Este año el proceso ha sido especialmente tenso, en medio de una espiral de presiones inflacionarias y un escándalo comercial que ha golpeado la reputación de la Fed desde septiembre.

Estados Unidos: cómo es la estrategia de Biden para bajar la inflación 

Algunos demócratas abogan por mantener al experimentado Powell, mientras que otros, como la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren -que lo ha calificado como un "hombre peligroso" por su posición de laissez-faire en materia de regulación financiera- presionan para que haya un cambio. Lael Brainard, gobernadora de la Reserva Federal, se perfila como la principal alternativa.

Aunque el dramatismo de este año ha sido inusual, la selección de un presidente de la Reserva Federal rara vez deja de ser controvertida. El presidente tiene que preservar la independencia de la Reserva Federal al tiempo que encuentra un jefe de banco central afín a la economía, y también evaluar cuidadosamente el impacto en el mercado financiero y la viabilidad política de su elección.

"Una lección de la historia es que estas decisiones de nombramiento .. no se toman en abstracto", dijo Sarah Binder, profesora de ciencias políticas en la Universidad George Washington. "La elección no tiene que ver únicamente con que el presidente favorezca las creencias económicas de un candidato sobre el otro".

Históricamente, los presidentes de Estados Unidos han optado normalmente por la continuidad frente al cambio, pero no siempre, y a menudo hay algunas tensiones en el camino. Aquí lo que tuvieron que afrontar algunos de los predecesores de Biden en el Despacho Oval.

Jimmy Carter

Cuando Jimmy Carter entró en el Despacho Oval en 1977, Arthur Burns era presidente de la Reserva Federal y se enfrentaba a crecientes críticas por su gestión de la inflación desde su nombramiento por Richard Nixon. Al año siguiente, Carter eligió a William Miller para que tomara el timón de la Reserva Federal, pero el tiro le salió por la culata. Miller fue incapaz de controlar la inflación y se enfrentó al Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés).

Wall Street: el anuncio de la Fed alarga la fiesta en el mercado de valores

En 1979 Carter se vio obligado a hacer una monumental corrección de rumbo en favor de Paul Volcker, un luchador más ferviente contra la inflación, para que asumiera la dirección del banco central, y nombró a Miller como su secretario del Tesoro.

Ronald Reagan

En el verano de 1983, Ronald Reagan estaba sometido a fuertes presiones para sustituir a Volcker al frente de la Fed. El secretario del Tesoro de Reagan, Don Regan, quería que el presidente eligiera su "propio hombre" para el puesto -Volcker era demócrata-, mientras que legisladores republicanos como Jack Kemp presionaban para que se eligiera a un candidato más partidario del libre mercado.

"Reagan tenía muchas, muchas razones para elegir a una nueva persona", dijo Kaleb Nygaard, investigador asociado del Programa de Estabilidad Financiera de la Universidad de Yale.

Sin embargo, cuando sólo faltaban seis semanas para que expirara el mandato de Volcker, el presidente comenzó su discurso radiofónico semanal de los sábados con lo que describió como un "flash informativo", anunciando que había ofrecido al presidente de la Fed un segundo mandato.

Estados Unidos: acuerdan un proyecto para controlar el precio de los medicamentos Jay Powell cada vez más complicado: peligra su reelección como presidente de la Fed

"Está tan dedicado como yo a continuar la lucha contra la inflación", dijo Reagan. Cuatro años más tarde, Reagan decidió hacer su propia elección para la presidencia de la Fed, dando paso a la era de Alan Greenspan, que duraría hasta 2006.

George HW Bush

En 1991, George HW Bush hizo uno de los nombramientos menos controvertidos para la presidencia de la Reserva Federal, al designar a Greenspan para un segundo mandato. Incluso Milton Friedman, el crítico de la Fed y economista ganador del Premio Nobel, lo aprobó a regañadientes.

Sin embargo, Bush terminó disgustado con Greenspan, al punto de culpar a la Fed de una política excesivamente restrictiva, lo que desencadenó la recesión que contribuyó a su derrota electoral con Bill Clinton en 1992.

Bill Clinton

Clinton no tuvo que elegir a su presidente de la Reserva Federal hasta el final de su primer mandato, cuando decidió recurrir a Greenspan para su tercer mandato durante su campaña de reelección en 1996. Algunos demócratas se opusieron firmemente a la decisión, entre ellos el senador de Iowa Tom Harkin, que afirmó que con Greenspan "el crecimiento del empleo y el nivel de vida del estadounidense promedio se han sacrificado en la búsqueda ciega del control de la inflación".

Pero Clinton estaba perfectamente satisfecho con la actuación de Greenspan, y siguió estándolo hasta el final de su presidencia. Cuando Clinton contrató a Greenspan para su cuarto mandato, en el año 2000, alabó una "rara combinación de conocimientos técnicos, análisis sofisticados y sentido común a la antigua".

George W Bush

George W Bush llegó a la presidencia en 2001 con Alan Greenspan en su cuarto mandato como presidente de la Reserva Federal. Greenspan se había ganado la simpatía de la Casa Blanca de Bush al respaldar con cautela sus amplios recortes fiscales -una política que más tarde tildaría de errónea- y el joven Bush lo eligió para un quinto mandato en 2004.

Al año siguiente, Bush se enfrentó a la desalentadora decisión de elegir al sucesor de Greenspan, y acabó eligiendo a Ben Bernanke, un gobernador de la Fed, a pesar de que algunos republicanos apoyaban al economista de Stanford, John Taylor. "Ben sustituirá a una leyenda", dijo Bush.

Barack Obama

Cuando Barack Obama entró en el cargo en plena crisis financiera, no tuvo más remedio que reconfirmar a Bernanke para un segundo mandato, dada la fragilidad de los mercados y del sistema bancario en su intento de salir de la Gran Recesión.

Lo hizo en agosto de 2009, mucho antes de que terminara el mandato de Bernanke. Sin embargo, las tensiones se dispararon cuatro años después, cuando Obama consideró nombrar al exsecretario del Tesoro, Larry Summers, como presidente de la Fed, pero los demócratas progresistas, incluida Warren, organizaron una exitosa campaña en contra.

Al final, Obama nombró a Janet Yellen, una veterana profesora de la Universidad de California que ocupaba la vicepresidencia del banco central, para que se convirtiera en la primera mujer de la historia en ocupar el máximo cargo.

Donald Trump

En noviembre de 2017, Donald Trump decidió nombrar a Powell, republicano y gobernador de la Fed en ese momento, como presidente, rompiendo una tradición que duraba desde Carter de que los nuevos presidentes volvieran a nombrar para el banco central al jefe que ya estaba en funciones.

Trump sí se entrevistó con Yellen para renovar su cargo y quedó impresionado por sus cualidades. "Me gusta mucho", dijo al canal Fox Business. Pero el presidente decidió finalmente hacer un cambio -según The Washington Post, la altura de Yellen podría haber sido un factor.

Más tarde, Trump llegó a arrepentirse de su elección y acabaría atacando públicamente al titular del banco central por sus políticas. "Mi única pregunta es: ¿quién es nuestro mayor enemigo, Jay Powell o el presidente Xi?". tuiteó Trump en agosto de 2019, refiriéndose al presidente chino Xi Jinping.

Tags relacionados

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • GA

    guillermo acosta

    15/11/21

    no serà que el problema de la inflaciòn està en el dèficit fiscal ?

    0
    0
    Responder