FINANCIAL TIMES

Los inversores se defienden ante la amenaza de una alta inflación en EE.UU.

Aumentan las probabilidades de que la suba de los precios minoristas alcance el 3% aunque se enfríe la venta masiva de bonos.

Los inversores están adoptando nuevas medidas para protegerse en caso de que la inflación en Estados Unidos sea más elevada de lo previsto en los próximos años. Se trata de la última señal de que la preocupación por el crecimiento de los precios persiste, aunque se haya relajado disminuido la venta masiva de bonos.

Una medición elaborada por la Reserva Federal de Minneapolis y basada en las operaciones con opciones, sugiere una probabilidad en tres de que el índice norteamericano de precios minoristas supere el 3% en los próximos cinco años.

El aumento de las probabilidades implícitas a su nivel más alto en ocho años muestra cómo los operadores tratan de protegerse contra el avance sostenido de la inflación, aunque muchos economistas de Wall Street todavía creen que se producirá sólo un aumento gradual de los precios a la par de la aceleración del crecimiento económico.

Los datos publicados la semana pasada que muestran que en lo que va del año los inversores compraron deuda del Tesoro estadounidense protegida contra la inflación son una prueba más de que los gestores de carteras están dispuestos a resguardar sus portafolios de inversiones.

"No es que el mercado se haya vuelto inflacionario. Es que el mercado es incierto", dijo David Riley, estratega jefe de inversiones de BlueBay Asset Management.

Los temores a la inflación han sacudido el mercado de deuda pública estadounidense, que mueve u$s 21 billones y fija la base del costo de endeudamiento a nivel mundial, porque la suba más rápida de los precios se come los flujos de renta fija que generan los bonos.

Los bonos del Tesoro a largo plazo sufrieron la mayor venta masiva en cuatro décadas durante el primer trimestre de este año debido a que el programa de estímulo de Joe Biden, de u$s 1,9 billones, y el avance del proceso de vacunación mejoraron las perspectivas económicas.

La tasa americana vuelve a subir, toca máximos desde el inicio de la pandemia y hace tambalear a Wall Street 

Sin embargo, la venta masiva fue perdiendo fuerza en las últimas semanas, y el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años cayó a cerca de 1,55%, desde el máximo de casi el 1,8% registrado a fines de marzo. Los rendimientos caen cuando los precios suben.

Riley señaló que los datos de la Reserva Federal de Minneapolis muestran que los operadores están preocupados por la mayor inflación, pero no están seguros de que se vaya a materializar.

 "Si el mercado estuviera realmente incluyendo en sus precios un índice de inflación que se mantendrá por encima del objetivo de la Fed durante el próximo año y los siguientes, creo que [los rendimientos] estarían significativamente más altos", dijo.

Sin embargo, Arend Kapteyn, economista jefe del banco de inversión UBS, dijo que los inversores aplican el criterio "dispara primero y pregunta después" cuando se trata de cubrirse contra la inflación.

Larry Summers: "Me preocupan las medidas excesivas en EE.UU."

Los funcionarios de la Fed consideran que los riesgos de inflación están "en términos generales equilibrados", según las actas de su reunión de marzo.

El banco central tiene como objetivo que la inflación se sitúe en torno al 2%, aunque señaló que está dispuesto a permitir una sobrerreacción para compensar los niveles bajos del pasado. 

Los precios al consumidor aumentaron a una tasa interanual del 2,6% en marzo, pero los economistas sostienen que esa abrupta suba se vio impulsada por un salto en los precios de la energía. La medición "núcleo", que excluye los alimentos y la energía, registró un alza más modesta de 1,6%.

El banco central de Estados Unidos tiene como objetivo que la inflación se sitúe en torno al 2%

El aumento desmedido de los precios y la suba desordenada del rendimiento de los bonos encabezan la lista de preocupaciones de los inversores desde marzo, más que el Covid-19, según la encuesta de gestores de fondos de Bank of America.

Traducción: Mariana Oriolo


Tags relacionados

Compartí tus comentarios