Guerra en Ucrania: el caso de los guardias rusos que revela las divisiones dentro de las fuerzas de seguridad

Doce miembros de la Rosgvardia, un grupo policial militarizado, fueron despedidos por negarse a unirse a la invasión.

Después de que Mikhail Benyash, un abogado ruso, dijera que defendería a un grupo de guardias nacionales que se negaron a unirse a la guerra en Ucrania, se vio inundado de llamadas de todo el país.

"Mucha gente no quiere ir a luchar", dijo Benyash por teléfono desde la ciudad sureña de Krasnodar, añadiendo que unas 1000 personas se habían puesto en contacto con su equipo, mientras lleva a cabo el primer caso judicial que revela oficialmente la disidencia dentro de las fuerzas de seguridad rusas sobre la invasión.

Los 12 guardias nacionales que fueron despedidos tras negarse a ir a Ucrania eran miembros de Rosgvardia, una fuerza militarizada separada del ejército que se creó en 2016 para mantener el orden público y luchar contra la delincuencia.

Crónica de 21 días de terror en Ucrania y lo que está dejando la invasión de Rusia

Los guardias habían sido desplegados a Crimea antes de la invasión para realizar ejercicios militares, según Pavel Chikov, director de Agora, el grupo ruso de derechos humanos. Al día siguiente del inicio de la guerra, el 24 de febrero, recibieron órdenes de cruzar a Ucrania, pero se negaron, escribió Chikov en su canal de la aplicación de mensajería Telegram.

Los hombres argumentaron que la orden era ilegal: no eran soldados, sino miembros de una fuerza nacional cuyas funciones no se extendían más allá de Rusia.

"La negativa a cumplir la orden se explica por su ilegalidad", escribió Chikov, añadiendo que "sus funciones directas se limitaban al territorio de la Federación Rusa".

Ninguno fue informado de que iba a ser enviado al "territorio de Ucrania para participar en una operación militar especial, sobre las tareas y condiciones de esta operación y, en consecuencia, no dio su consentimiento", añadió.

El caso se suma a los informes sobre el creciente descontento en las fuerzas rusas, con los funcionarios militares occidentales apuntando a la baja moral y los supuestos actos de sabotaje. El almirante Tony Radakin, el oficial militar de mayor rango del Reino Unido, dijo esta semana que había "inquietud en todos los niveles de las fuerzas armadas rusas" por el conflicto.

La Rosgvardia es considerada a menudo en el ámbito internacional como el "ejército privado" del presidente Vladimir Putin, pero en su país su principal función es la de policía de protestas. La fuerza ha sido acusada de utilizar tácticas de mano dura contra los activistas de la oposición. Sus responsabilidades incluyen también la lucha contra el crimen organizado y el terrorismo.

Los soldados de Putin sabotean la guerra Rusia-Ucrania, según el servicio secreto británico

Sin embargo, en las cinco semanas transcurridas desde la invasión, sus vehículos y uniformes han sido vistos en videos tomados en Ucrania. Al menos un video no confirmado mostraba una fila de vehículos de la Rosgvardia abandonados, con cascos y escudos antidisturbios esparcidos por la nieve.

Algunos analistas occidentales creen que los guardias fueron enviados a Ucrania no para actuar como tropas de primera línea, sino para ayudar a ocupar y reprimir las protestas en las ciudades ucranianas que Rusia esperaba tomar en pocos días.

Pero las autoridades subestimaron la resistencia ucraniana, y muchas ciudades siguieron siendo campos de batalla en lugar de caer rápidamente bajo el control ruso, dejando a los guardias nacionales expuestos.

Guerra Rusia-Ucrania: por qué el mercado financiero está tan tranquilo a pesar de la invasión 

También es posible que hayan sido desplegados para reforzar la mano de obra al comienzo de la guerra. En los primeros días del conflicto aparecieron informes en los que se afirmaba que algunos conscriptos habían sido obligados a aceptar trabajos contratados para poder ser enviados a Ucrania, lo que indicaba la escasez de tropas contratadas disponibles. Putin reconoció el problema el 9 de marzo, ordenando una investigación sobre los casos denunciados.

El miércoles, Putin concedió títulos honoríficos a varios miembros de la Rosgvardia que resultaron heridos en los intensos combates en torno a Kiev, lo que supone la admisión de que los guardias habían participado efectivamente en acciones en el frente.

Pero Benyash dijo que los empleados de Rosgvardia no estaban entrenados para operaciones de combate completas. "¿Se les ha enseñado a cavar trincheras? ¿A construir estructuras defensivas?", preguntó. "En su trabajo manejan armas pequeñas. Como máximo tienen armas automáticas, pero básicamente nunca las utilizan", añadió.

La vida de un oligarca ruso después de las sanciones por la guerra en Ucrania: "¿Me dejarán tener chofer?"

Algunos guardias han muerto. El mes pasado se celebraron en la ciudad rusa de Vladimir los funerales de varios comandantes de la división local de la unidad de respuesta rápida, de mayor capacidad militar, conocida como SOBR, según informan los medios de comunicación.

"La división SOBR de Vladimir se fundó en 1993 y en sus 29 años de existencia no hubo víctimas mortales", dijo Ilya Kosygin, un activista que habla desde un lugar fuera de Rusia. "Luego, el 18 de marzo, se celebró un funeral para casi toda su dirección". El Financial Times no pudo verificar de forma independiente esta afirmación.

Después de que Kosygin escribiera sobre el incidente en su sitio web, recibió mensajes amenazando su seguridad y prometiendo denunciarlo a los servicios de seguridad. Desde entonces, el sitio ha sido bloqueado por el organismo de control de los medios de comunicación rusos.

El activista dijo sentirse orgulloso tras enterarse de que un grupo de soldados de Rosgvardia estaba librando una batalla legal por la orden de ir a servir a Ucrania. "Tal vez mi publicación haya desempeñado algún papel", dijo. "Mucha gente la leyó y quizá algunos tomaron esta valiente decisión y quizá les salvó la vida".

El abogado Benyash dijo que nueve de los 12 guardias que presentaron el caso de despido improcedente habían retirado las demandas bajo una enorme presión. Se les ha amenazado con iniciar causas penales si no se retractan, dijo.

"Algunos están viendo cómo sus familiares se alejan de ellos", dijo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios