¿Dónde está el dinero de FTX? Miles de millones de dólares están desaparecidos y acusan falta de controles

El nuevo CEO de la empresa, John Ray III, criticó la "ausencia de información financiera confiable" de unos de los principales exchanges de la industria de las criptomonedas, que llegó a valer u$s 32.000 millones.

El fallido imperio empresarial FTX de Sam Bankman-Fried hizo un mal uso de los fondos de los clientes y carecía de estados financieros confiables o de cualquier control interno real, según el nuevo jefe del exchange de criptomonedas, que una vez fue valorado en u$s 32.000 millones.

John Ray III, un veterano profesional en temas de insolvencia que supervisó la liquidación de Enron, dijo en una presentación ante un tribunal estadounidense que FTX era el peor caso de fracaso empresarial que había visto en sus más de 40 años de carrera.

"Nunca en mi carrera he visto un fracaso tan completo de los controles corporativos y una ausencia tan completa de información financiera confiable como la que ocurrió aquí", escribió.

Empeora el corralito cripto: tras FTX, otra empresa frena los retiros por problemas de liquidez

La declaración subraya el caos y la mala gestión en el corazón de lo que una vez fue un líder de la industria de las criptomonedas con profundos vínculos en Washington DC. La desaparición del imperio FTX de Bankman-Fried ha sumido a los mercados de criptomonedas en una crisis. Bankman-Fried no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios sobre la nueva presentación.

Ray dijo que había encontrado en FTX International, FTX US y en la empresa comercial Alameda Research, de Bankman-Fried, "una integridad de los sistemas comprometida", "una supervisión reguladora defectuosa" y una "concentración del control en manos de un grupo muy pequeño de individuos inexpertos, poco sofisticados y potencialmente comprometidos".

La mordaz presentación ante el tribunal federal de quiebras de Delaware describe un panorama de grave mala gestión por parte de Bankman-Fried en FTX, una empresa que recaudó miles de millones de dólares de inversores en venture capital de primer nivel, como Sequoia, SoftBank y Temasek.

FTX no mantuvo los libros, registros o controles de seguridad adecuados para los activos digitales que tenía para los clientes, utilizó software para "ocultar el mal uso de los fondos de los clientes" y dio un trato especial a Alameda, dijo Ray, añadiendo que "los deudores no tienen un departamento de contabilidad y subcontratan esta función".

Dijo que la empresa no tenía "una lista exacta" de sus propias cuentas bancarias, ni siquiera un registro completo de las personas que trabajaban para FTX. Añadió que FTX utilizaba "una cuenta de correo electrónico no segura" para gestionar las claves de seguridad de sus activos digitales.

Los fondos del grupo se habían utilizado "para comprar casas y otros artículos personales" para el personal y los asesores, y los pagos se aprobaban mediante el uso de "emojis personalizados" en un chat, según Ray.

Colapso de FTX: nuevos datos revelan que podría haber hasta un millón de personas afectadas

Ray dijo que "uno de los errores más generalizados" en FTX era la falta de registros sobre la toma de decisiones. Dijo que Bankman-Fried utilizaba a menudo plataformas de mensajería con función de autoborrado e "instaba a los empleados a hacer lo mismo".

Entre los activos enumerados en el documento figuraban u$s 4100 millones en préstamos a partes vinculadas concedidos por Alameda, de los cuales u$s 3300 millones correspondían a Bankman-Fried tanto personalmente como a una entidad que controlaba.

Bankman-Fried le dijo anteriormente al Financial Times que FTX había entregado "accidentalmente" u$s 8000 millones en fondos de clientes de FTX a Alameda.

La quiebra de FTX: cómo el gigante de u$s 32.000 millones terminó en colapso 

Ray dijo que uno de los principales objetivos del procedimiento de quiebra era una "investigación exhaustiva, transparente y deliberada de los reclamos [potencialmente legales] contra" Bankman-Fried.

Varios expertos académicos y del sector le han dicho al FT que los acreedores podrían solicitar el nombramiento de un "administrador" para que se haga cargo de la gestión de FTX, dada la magnitud de la supuesta mala conducta que condujo a la quiebra.

Ray añadió que el valor razonable de los criptoactivos en poder de exchange internacional FTX era de apenas u$s 659.000 al 30 de septiembre. La presentación no incluye una estimación de los criptoactivos que se deben a los clientes, pero dice que se espera que sean "significativos".

Criptomonedas: tras FTX, el CEO de Binance advierte que viene otra crisis en las próximas semanas

Dice que FTX ha podido trasladar u$s740 millones en criptomonedas a 'wallets frías' (offline), donde se pueden asegurar. La empresa también había sufrido un hackeo de casi u$s 400 millones justo después de declararse en quiebra.

El proceso de quiebra se ha visto obstaculizado por la falta de información confiable que mantiene la empresa, según Ray, que advirtió que incluso las cifras del balance proporcionadas en la presentación podrían no ser fidedignas porque fueron preparadas cuando Bankman-Fried dirigía FTX.

Señaló que los estados financieros elaborados por FTX bajo la dirección de Bankman-Fried no incluían los pasivos de los clientes, y dijo que no creía que se pudiera confiar en las cuentas auditadas de 2021 de la empresa. En la declaración inicial de quiebra del pasado viernes, los activos y pasivos combinados de FTX international, FTX US y Alameda se estimaron entre u$s 10.000 millones y u$s 50.000 millones.

Desplome de las criptomonedas: qué pasó con FTX y cuál fue el rol de Binance en la crisis

En medio de las primeras declaraciones de Ray sobre el colapso de FTX, ha surgido una batalla jurisdiccional sobre los procedimientos judiciales de la empresa. A principios de esta semana, las autoridades de las Bahamas presentaron una declaración de quiebra en virtud del capítulo 15 en un tribunal federal de Nueva York, solicitando a un juez de esa ciudad que respetara el proceso de liquidación iniciado en el país insular.

Se trata de una filial de FTX conocida como FTX Digital que no está implicada en el caso del Capítulo 11 de Estados Unidos en el que, según las Bahamas, residen importantes activos de clientes. Ray escribió en una presentación judicial que el caso del Capítulo 15 debería consolidarse en el tribunal de quiebras de Delaware.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.