FT: La OCDE ya definió cómo modificar los impuestos que pagan las multinacionales

El proyecto técnico se basa en dos pilares principales apuntados a impedir que las compañías trasladen sus ganancias a jurisdicciones de baja tributación. Para su implementación todavía se necesita acuerdo político

Las naciones ricas del mundo tienen el borrador de una serie de principios técnicos que modificarían el cálculo del impuesto que pagan las compañías multinacionales y que podrían significar una recaudación fiscal u$s 100.000 millones adicional en todo el mundo.

El proyecto para el nuevo sistema está listo para ser implementado si se llega a un acuerdo político el próximo año, aseguró ayer la OCDE.

La organización, con sede en París, busca el consenso sobre las reformas en más de 135 naciones, el cual según dijo, permitirán a las autoridades tributarias recaudar hasta 4% más de impuesto a las sociedades.

El objetivo del proyecto es asegurar que las multinacionales - incluyendo los gigantes tecnológicos de EE.UU. altamente rentables y las compañías europeas de artículos de lujo - paguen impuestos sobre sus utilidades donde operan y que no puedan trasladarlas a paraísos fiscales.

La cuestión de si se puede llegar a un acuerdo político internacional sobre los cambios impositivos será una de las primeras grandes pruebas para el próximo presidente de Estados Unidos después de las elecciones de noviembre. Washington ha sido la principal razón por la que se ha estancado el avance político hacia un acuerdo.

Hablando con Financial Times, Pascal Saint-Amans, director de política y administración fiscal de la OCDE, afirmó: "Tenemos los pilares listos para el momento en que la dinámica política cambie."

Esta semana los miembros del G20 reiterarán su deseo de llegar a un acuerdo, pero no se espera que definan si están dispuestos a asumir los compromisos políticos necesarios.

El proyecto de la OCDE incluye dos pilares principales apuntados a impedir que las multinacionales trasladen sus ganancias a jurisdicciones de baja tributación.

El primero busca modificar la forma en que tributan las empresas. Las multinacionales altamente rentables verán que un elemento de sus utilidades globales se asignará a los países donde están ubicados sus clientes, incluso si venden a distancia.

Esa parte sería inicialmente bastante pequeña, pero representaría un cambio fundamental con respecto al sistema actual en el que el impuesto se define según la ubicación física de la empresa. No recaudaría muchos ingresos adicionales, pero redistribuiría alrededor de u$s 100.000 millones en todo el mundo - asegurando que compañías como Google, Amazon y Facebook paguen más impuestos en Europa y en los países en desarrollo, y LVMH y Mercedes-Benz más en EE.UU.

El segundo pilar es una alícuota mínima efectiva para el impuesto que cada multinacional tendría que pagar, independientemente del lugar en el que tenga su sede. Si una empresa se ubica en un paraíso fiscal con alícuotas bajas, otros países tendrían el derecho a gravar sus utilidades hasta el mínimo global, eliminando el incentivo de trasladar las ganancias a jurisdicciones con impuestos reducidos.

En total, los dos pilares podrían recaudar hasta u$s 100.000 millones anuales sin subir las alícuotas, según la OCDE, incluida la cantidad que Estados Unidos ya recauda con un mecanismo similar que aplica.

La mayor eficacia de la recaudación del impuesto a las sociedades reduciría un poco la inversión de las multinacionales, pero costaría menos del 0,1% del PBI mundial, asegura la OCDE.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios