Financial Times: ¿Qué significa Joe Biden presidente para el resto del mundo?

El presidente electo prometió recuperar el liderazgo de Estados Unidos y reconstruir las relaciones con los aliados. En comercio, tiene algunas de las mismas tendencias proteccionistas que Trump

Joe Biden prometió poner fin al enfoque aislacionista y disruptivo de Donald Trump en cuanto a las relaciones internacionales.

Sin embargo, recuperar el liderazgo de Estados Unidos requerirá tiempo y capital político en un momento en que el papel global de la superpotencia está en duda tanto adentro como afuera del país.

Aunque probablemente los diplomáticos por un tiempo no vuelvan a escuchar la frase "Estados Unidos primero", la administración Biden enfrentará desafíos como enfrentar a China, reincorporarse al acuerdo nuclear con Irán, restablecer las relaciones con Europa y lidiar con las consecuencias del Brexit en la relación con el Reino Unido.

EUROPA

Deseoso de reconstruir las alianzas europeas que Trump despreció repetidas veces, es probable que Biden sea el presidente estadounidense más atlantista en una generación. Se enorgullece de su herencia irlandesa y se alejará de la abierta hostilidad de Trump hacia la UE. Biden también será un fuerte defensor de la alianza militar de la OTAN.

También prometió endurecer la postura de EE.UU. sobre Rusia e "imponer costos reales" al país por sus violaciones a las normas internacionales. Su apoyo a una OTAN fuerte tiene como objetivo explícito contrarrestar la agresión rusa, y se comprometió a apoyar a la sociedad civil rusa en contra de lo que él llama "el sistema autoritario cleptocrático" del presidente Vladimir Putin.

Se esperan 18 meses de acontecimientos felices que nuevamente coloquen el sistema de alianzas de la posguerra en el corazón de las relaciones de EE.UU. con el resto del mundo, empezando por los esfuerzos para encabezar una respuesta global al coronavirus.

MEDIO ORIENTE

El presidente electo de EE.UU. aseguró que se reincorporará al acuerdo nuclear de Irán del que se retiró Trump, si Teherán vuelve a cumplir con el acuerdo multilateral diseñado para frenar sus ambiciones atómicas. También prometió restablecer las relaciones con Arabia Saudita, al que ha llamado estado "paria".

Pero al igual que Donald Trump, Biden quiere poner fin a las eternas guerras de EE.UU. y planea un cambio en las lealtades del país en Medio Oriente. El demócrata no mudará la embajada estadounidense ubicada en Jerusalén, a donde Trump la trasladó desde Tel Aviv en 2018. No tiene planes de impulsar una solución de dos estados. Los principales asesores también le señalaron que sus prioridades en política exterior están en otro lugar.

CHINA

Un asesor de Biden describió las prioridades de política exterior del presidente electo como "China. China. China. Rusia". El Equipo Biden heredará un establishment de política exterior que ve a Beijing con mucha más preocupación que durante la era Obama. Sin embargo, sigue sin estar claro qué combinación de cooperación, competencia y confrontación usará Biden para relacionarse con el gigante oriental

Aunque probablemente se negará a respaldar una nueva Guerra Fría que podría poner en peligro el papel de liderazgo mundial de Estados Unidos, tratará de que se dé marcha atrás con las convenciones que rigen la tecnología y la inversión. También mantendrá una fuerte presencia militar estadounidense cerca de China.

Biden tratará de reforzar la coordinación con los socios europeos en materia de protección de inversiones, intercambio de información y tecnologías emergentes en un intento por "unificar criterios con nuestros aliados en lo que respecta a China", dijo un allegado de Biden.

COMERCIO MUNDIAL

Biden tiene algunas de las mismas tendencias proteccionistas que Trump. Propone obligar a las agencias federales a adquieran servicios y bienes de EE.UU., y propuso un impuesto que penaliza a las empresas locales que trasladan puestos de trabajo y producción al extranjero. Al igual que Trump, afirma que la OMC necesita una reforma y poder lidiar mejor con economías que no son de mercado como la de China.

Sin embargo, aunque Biden señaló que seguirá siendo severo con China en el frente comercial, es poco probable que reproduzca el agresivo régimen arancelario que fomentaba Trump. Pero no está claro hasta qué punto eliminará o reducirá los aranceles o aplicará otros nuevos.

También quiere reducir las tensiones comerciales con Europa. Pero eso significa resolver algunos desacuerdos importantes, como la larga disputa sobre los subsidios a los aviones y el debate sobre cómo gravar de manera justa a las grandes empresas de tecnología.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Compartí tus comentarios