FT

EE.UU.: un aliado de Donald Trump se queda con la presidencia de la Cámara de Representantes

La larga saga expuso las agudas divisiones ideológicas en el partido republicano y planteó nuevas preguntas sobre la influencia de Trump en Washington.

Mike Johnson, fiel aliado de Donald Trump, ha sido elegido presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, poniendo fin a semanas de parálisis en el Congreso y señalando un brusco giro a la derecha de los republicanos en la Cámara Baja.

En total, 220 republicanos de la Cámara de Representantes votaron a favor de Johnson en el pleno de la Cámara el miércoles por la tarde. Ningún demócrata apoyó su candidatura.

Fue una muestra de unidad para un partido republicano que durante más de tres semanas había luchado por unirse en torno a un candidato tras la destitución de Kevin McCarthy a manos de una rebelión liderada por el legislador de Florida, Matt Gaetz.

Los republicanos destituyeron al presidente de la Cámara de Representantes

La larga saga expuso las agudas divisiones ideológicas en el partido republicano y planteó nuevas preguntas sobre la influencia de Trump en Washington.

El estancamiento había impedido a los legisladores abordar legislación crucial, incluida una propuesta de la Casa Blanca de miles de millones de dólares en ayuda adicional a Israel y Ucrania.

Entre las primeras tareas de Johnson como presidente de la Cámara de Representantes estará hacer frente a un inminente cierre [shutdown] del Gobierno. Los legisladores tienen hasta mediados de noviembre para llegar a un acuerdo que permita seguir financiando el gobierno federal.

Johnson es el cuarto candidato republicano a la presidencia desde la destitución de McCarthy. El líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Steve Scalise, el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jim Jordan, y el líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Tom Emmer, no lograron reunir el apoyo suficiente de su propio partido para hacerse con el cargo.

Johnson, un representante conservador de Luisiana, se había mostrado optimista sobre sus posibilidades a última hora del martes, hablando con los periodistas en el Capitolio después de haber sido elegido como el último candidato del partido por votación secreta en una reunión a puertas cerradas.

"La democracia a veces es complicada, pero es nuestro sistema. Esta conferencia que ven, esta mayoría republicana de la Cámara de Representantes, está unida", dijo Johnson. Prometió "servir a la gente de este país" y "restaurar su fe en este Congreso, en esta institución de gobierno".

Lejos del neoliberalismo y crítica con el poder de las empresas: cómo es la nueva derecha en EE.UU.

Johnson, de 51 años, ha sido hasta ahora un congresista de perfil más bajo que Scalise, Jordan o Emmer.

Cristiano evangélico, Johnson es un conservador de línea dura, que se opone al acceso al aborto en casi todos los casos, así como al matrimonio entre personas del mismo sexo. En Luisiana, ha sido partidario de las leyes de "pacto" matrimonial, que dificultan el divorcio de las parejas.

A principios de este año, Johnson votó en contra de aumentar la ayuda estadounidense a Ucrania.

También estuvo entre los defensores más acérrimos de las afirmaciones de Trump de que las elecciones presidenciales de 2020 fueron fraudulentas.

El peligro acechante de un regreso de Donald Trump

Johnson, abogado de formación, encabezó un grupo de más de 100 colegas republicanos que presentaron un amicus curiae ante la Corte Suprema de EE.UU. en apoyo de una demanda de Texas que intentaba anular los resultados de las elecciones de 2020 en cuatro estados indecisos [swing states]: Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin. En las horas posteriores al asalto del 6 de enero de 2021 al Capitolio estadounidense, Johnson votó en contra de certificar la victoria de Joe Biden en el colegio electoral.

Johnson declinó responder a última hora del martes a la pregunta de un periodista sobre su postura respecto a las elecciones de 2020, limitándose a decir: "siguiente pregunta", mientras que Virginia Foxx, congresista republicana por Carolina del Norte, mandó "callar" al periodista.

Johnson se convirtió en el candidato del partido, apenas unas horas después de que Trump atacara la candidatura de Emmer en un fulminante mensaje en las redes sociales, en el que calificaba al congresista de Minnesota de "Rino [un término peyorativo que usan algunos republicanos para definir a sus correligionarios, menos conservadores] globalista", o republicano sólo de nombre.

El miércoles, Trump, que sigue siendo el favorito indiscutible para la nominación del partido a la Casa Blanca en 2024, publicó otra declaración en la que pedía a los republicanos "ir con el candidato principal, Mike Johnson" y "¡hacerlo, rápido!"

Temas relacionados
Más noticias de Estados Unidos

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.