FINANCIAL TIMES

Estados Unidos le pide a la OPEP que aumente la producción para contener los precios de la nafta

El gobierno de Biden dice que el aumento de los precios en los surtidores amenaza la recuperación mundial.

La Casa Blanca instó a la OPEP a que aumente la producción de petróleo en un esfuerzo por frenar los altos precios del combustible que, según los funcionarios de la administración Biden, "corren el riesgo de perjudicar la recuperación mundial en curso".

Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Joe Biden, dijo en un comunicado el miércoles que aunque la OPEP y sus aliados habían "acordado recientemente aumentos de producción", el impulso "no compensaría totalmente los recortes de producción anteriores que la OPEP+ impuso durante la pandemia hasta bien entrado el año 2022".

"En un momento crítico de la recuperación mundial, esto simplemente no es suficiente", añadió Sullivan, afirmando que Estados Unidos estaba "comprometiéndose con los miembros pertinentes de la OPEP+ sobre la importancia de los mercados competitivos para fijar los precios".

Por qué el petróleo no superará los u$s 100 dólares por barril

Los precios de la nafta en EE.UU. han subido junto con el aumento de la demanda de carburantes, a medida que la economía estadounidense reabre tras las restricciones por coronavirus. La nafta se vende a un promedio de u$s 3,19 el galón, lo que supone un aumento de casi el 50% respecto a la misma época del año pasado, según la asociación automovilística AAA.

El promedio nacional más alto registrado superó los u$s 4,10 por galón, en 2008.

La intervención de la Casa Blanca supone un cambio brusco respecto a la política de Donald Trump durante el desplome del mercado petrolero del año pasado, cuando presionó a la OPEP para que subiera los precios en un intento de ayudar a las empresas de esquisto estadounidenses a capear una de las peores caídas del mercado en décadas.

Sin embargo, el último giro es una vuelta a la normalidad para las administraciones estadounidenses -incluida la de Trump- que han pedido con frecuencia al cártel de la OPEP que bombee más petróleo para reducir los precios de la gasolina.

El mercado no coincide sobre un "súperciclo" del petróleo después de la pandemia

George HW Bush, Bill Clinton y George W Bush presionaron al grupo de productores para que aumentaran los suministros durante periodos de suba en los precios de la nafta o en las intervenciones militares de EE.UU. en Medio Oriente.

Trump, que a menudo tuiteó durante las reuniones de la OPEP y acusó al grupo de "manipular" los precios del petróleo y estafar a los estadounidenses, llegó a un acuerdo con Arabia Saudita en 2018 para aumentar la producción de petróleo justo antes de retirar a EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán e imponer sanciones a su industria petrolera. Luego se apoyó en la OPEP para realizar los recortes más profundos de su historia en 2020.

Los recortes de la OPEP y los avances en materia de vacunas a finales del año pasado ayudaron a que los precios del petróleo subieran a más de u$s 70 el barril, aunque los analistas están cada vez más preocupados por la posibilidad de que el resurgimiento del coronavirus obstaculice la recuperación de la demanda mundial de petróleo.

El grupo OPEP+, que incluye a los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Rusia, Irak y Kuwait, acordó el mes pasado aumentar la producción en unos 2 millones de barriles diarios, o más del 2% de la demanda mundial, hasta finales de 2021, y restablecer todos los suministros que recortó el año pasado para finales de 2022.

La Casa Blanca también publicó ayer una carta de Brian Deese, director del Consejo Económico Nacional, dirigida a Lina Khan, la nueva presidenta de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), en la que pedía que tomara medidas contra cualquier colusión en el mercado de la nafta estadounidense.

Deese instó a la agencia a "considerar el uso de todas sus herramientas disponibles para supervisar el mercado de la gasolina en EE.UU. y abordar cualquier conducta ilegal que pueda estar contribuyendo a los aumentos de precios para los consumidores en el surtidor".

"Aunque hay muchos factores que pueden afectar a los precios de la gasolina, el presidente quiere asegurarse de que los consumidores no están pagando más por la gasolina debido a una práctica anticompetitiva o ilegal de otro tipo", escribió.

Los republicanos acusan a los demócratas de un gasto imprudente que, según ellos, está haciendo subir los precios a los consumidores estadounidenses, incluso en los surtidores.

FT: recortes de la OPEP estimulan la producción de shale en EE.UU.

Los últimos datos de la Oficina de Estadísticas Laborales, publicados el miércoles, mostraron que el rápido ritmo de la inflación en EE.UU. se mantuvo en julio en el nivel más alto de los últimos 13 años, con un aumento del índice de precios al consumidor (CPI) de 5,4% el mes pasado en comparación con el año anterior.

El martes, 19 senadores republicanos firmaron un proyecto de ley de gasto en infraestructura por u$s 1000 millones, que fue ampliamente considerado como un logro significativo para la administración de Biden.

La industria petrolera y sus aliados se apuraron a criticar el pedido de Biden por considerarlo incoherente con sus acciones para restringir la producción nacional de combustibles fósiles, como el intento de frenar la venta de licencias federales de petróleo y gas.

"Rogar a los saudíes que aumenten la producción mientras la Casa Blanca ata una mano a la espalda de las empresas energéticas estadounidenses es patético y vergonzoso", dijo John Cornyn, senador republicano por Texas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios