Cuenta regresiva

Bolsonaro sigue teniendo apoyo en los empresarios, aunque no lo admitan públicamente

A días de los comicios, muchos ejecutivos siguen prefiriendo al excapitán del ejército que al favorito en las encuestas, el expresidente Luiz Inácio 'Lula' da Silva.

A menos de dos semanas de las elecciones en Brasil, podría parecer desde fuera que las empresas han abandonado al presidente Jair Bolsonaro. Desesperados por sus ataques a la integridad del sistema de votación de Brasil y temiendo una insurrección a lo Trump si pierde, los ejecutivos parecen haber perdido la paciencia con el excapitán del ejército de derecha.

Una carta abierta en defensa de la democracia, interpretada como un reproche a Bolsonaro, unió el mes pasado a la tradicionalmente conservadora asociación bancaria brasileña Febraban, al poderoso lobby industrial paulista Fiesp y a una serie de sindicatos y ONG.

Otra declaración en la que se prometía derrotar los intentos de anular una elección reunió más de un millón de firmas, incluyendo las de Pedro Moreira Salles y Roberto Setubal, copresidentes del mayor banco de Brasil, Itaú Unibanco, y Walter Schalka, director general del gigante del papel, Suzano.

Alerta sobre golpe de Estado en Brasil: allanan a empresarios que apoyan a Bolsonaro

Sin embargo, la realidad es diferente: en voz baja, muchos ejecutivos de negocios y banqueros brasileños siguen prefiriendo a Bolsonaro antes que al favorito en las encuestas, el expresidente de izquierda Luiz Inácio 'Lula' da Silva.

"Yo esperaría que la gran mayoría de los ejecutivos de negocios votaran por Bolsonaro", dijo Oliver Stuenkel, de la Fundación Getúlio Vargas, un centro de estudios. "Sin embargo, la intensidad del apoyo ha disminuido".

A muchos ejecutivos les gusta el sesgo de libre mercado del gobierno de Bolsonaro, a pesar del derroche de gastos sociales antes de las elecciones. Señalan como logros la independencia del banco central, varias privatizaciones, unas finanzas públicas relativamente sanas y la legislación para recortar las pensiones del sector público.

Pocos irían tan lejos como José Koury, el propietario de un centro comercial de Río, que fue investigado por la policía después de que supuestamente dijera en un grupo de WhatsApp que prefería un golpe de Estado al regreso del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, comentarios que, según el empresario, fueron sacados de contexto. 

Sin embargo, muchos ejecutivos están disfrutando de una economía más fuerte de lo esperado. Los economistas consideran que el PBI crecerá al menos un 2,5% este año. La inversión extranjera directa se disparó un 78% el año pasado, hasta los u$s 50.000 millones, según la UNCTAD.

La indiferencia de Bolsonaro ante la deforestación de la selva amazónica puede alarmar a Occidente, pero los poderosos productores de soja y carne del país ven en cambio a un defensor de sus intereses.

Elecciones Brasil 2022: Jair Bolsonaro suma a su esposa Michelle en una campaña desesperada

Las elecciones en Brasil se financian principalmente con dinero público, las empresas tienen prohibido hacer donaciones y los particulares sólo pueden aportar hasta el 10% de sus ingresos anuales. 

Las últimas cifras de la comisión electoral de Brasil siguen mostrando que las principales figuras de la agroindustria apoyan a Bolsonaro. Entre ellos está Oscar Luiz Cervi, un gran productor de soja y maíz, que dio un millón de reales (u$s 190.000). Odílio Balbinotti Filho, uno de los mayores productores de semillas de Brasil, donó 600.000 reales (u$s 116.455). Lula, por el contrario, depende sobre todo de los fondos públicos que recibe su partido.

Muchos inversores y multinacionales occidentales preferirían ver a Lula de nuevo en el cargo. Aceptan en gran medida las garantías del expresidente de que gobernará con moderación. También quieren evitar preguntas incómodas de los accionistas sobre la inversión en un país dirigido por Bolsonaro, un hombre cuyos burdos ataques a los homosexuales y las mujeres lo han convertido en un paria en gran parte de Europa.

Los empresarios saben que el 'Centrao' estará al mando. Realmente no habrá mucho espacio para una agenda económica ultraizquierdista, afirma Oliver Stuenkel de la Fundación Getúlio Vargas.

En cambio, recuerdan a Lula desde su presidencia de 2003 a 2010 como una celebridad internacional, aclamado por reducir la pobreza y promover la conservación de la selva amazónica.

Los empresarios brasileños tienen recuerdos diferentes. Recuerdan al hombre cuyo mandato coincidió con lo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos denominó "el mayor caso de soborno en el extranjero de la Historia", un vasto entramado de corrupción centrado en Petrobras, una empresa controlada por el Estado. Las condenas por soborno que pusieron a Lula tras las rejas fueron anuladas, pero los escándalos de corrupción ensombrecieron su gestión (Lula siempre ha mantenido su inocencia, pero ha reconocido errores durante los gobiernos del PT).

"Casi toda la gente que conozco votará a Bolsonaro", dijo un ejecutivo de capital privado de San Pablo. "No lo dirán en público, pero les va bien con Bolsonaro y no confían en Lula".

Es probable que los ejecutivos bolsonaristas se sientan decepcionados. Casi todos los sondeos de opinión muestran que Lula ganará una probable segunda vuelta a fines de octubre por un amplio margen. Pero hay un consuelo para los conservadores: las encuestas indican que el veterano progresista carecerá de mayoría en el nuevo congreso, donde es probable que un fuerte bloque del establishment conocido como el 'Centrao' lleve la voz cantante.

"Los empresarios saben que el Centrao estará al mando", dijo Stuenkel, de FGV. "Realmente no habrá mucho espacio para una agenda económica ultraizquierdista".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios