Financial Times

El objetivo de inflación del 2% puede no ser sagrado por mucho más tiempo

A principios de este mes, la valiente institución que es la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo publicó su informe anual. Esto incluyó un giro novedoso: un llamamiento a los bancos centrales occidentales para que reconsideraran sus mandatos.

Sí, en serio. "Los banqueros centrales deberían relajar su objetivo de inflación del 2 por ciento y asumir un papel estabilizador más amplio", declaró el grupo con sede en Ginebra, lamentando que "una política monetaria más estricta hasta ahora ha contribuido poco a la flexibilización de los precios (pero ha generado) un alto costo en términos de inflación, desigualdad y perspectivas de inversión dañadas".

Dudo que los operadores financieros presten atención; para ellos, la Unctad es simplemente una burocracia pesada. Tampoco lo harán Jay Powell, presidente de la Reserva Federal, ni sus homólogos en Europa y el Reino Unido.

Después de todo, el mantra de esos banqueros centrales es que el objetivo del 2 por ciento es (todavía) un objetivo sagrado a mediano plazo. Y funcionarios como Powell insisten en que la inflación está cayendo constantemente desde los altísimos niveles del año pasado, y debería seguir haciéndolo. Esto es en parte cierto: en Estados Unidos, digamos, el índice de precios al consumidor en septiembre fue del 3,7 por ciento , mientras que en el Reino Unido fue del 6,7 por ciento.

Pero pesado o no, el informe de la Unctad es una gota de agua notable en el viento. Porque cristaliza una pregunta que he escuchado repetidamente murmurar a voces del sector público y privado: ¿tiene algún sentido mantener ese objetivo del 2 por ciento en un mundo donde parece probable que la inflación se mantenga por encima de este nivel en el futuro previsible, incluso si es " sólo" alrededor de cuatro?

O como me dijo un presidente regional de la Reserva Federal este verano, después de recorrer las empresas locales: "Todo el mundo sigue preguntando si el tres (por ciento) es el nuevo dos".

Estas preguntas parecen destinadas a volverse más, no menos, intensas en los próximos meses, particularmente teniendo en cuenta los espantosos acontecimientos que se están desarrollando actualmente en el Medio Oriente.

Esto no se debe necesariamente al escenario que preocupa actualmente a algunos inversores: es decir, que este conflicto perturbará el suministro de energía de una manera que replicará la crisis del petróleo de 1973. Durante esa crisis, el precio del petróleo se triplicó, creando una espiral de precios salariales en Occidente y dañando gravemente el crecimiento.

"Esta vez será diferente", dice Phil Verleger, un economista energético que se formó durante la crisis de 1973. Esto se debe a que el creciente uso de energías renovables está permitiendo una diversificación lejos del petróleo, y los acontecimientos actuales probablemente acelerarán esa tendencia. Pero el uso de la energía también se ha vuelto más eficiente: el FMI calcula que ahora hay 3,5 veces más crecimiento por barril de petróleo que hace 50 años.

Pero incluso si es poco probable que se repita lo ocurrido en 1973, los precios del petróleo ya han subido y es probable que continúen de una manera que socave las posibilidades de nuevas caídas de la inflación.

Mientras tanto, los costos laborales en lugares como Estados Unidos y el Reino Unido están mostrando sólo descensos moderados. La inflación de los servicios sigue siendo marcada y los costos de la vivienda en Estados Unidos están aumentando debido a las limitaciones de la oferta.

La geopolítica también está reorganizando las cadenas de suministro de manera inflacionaria, y esta fractura podría empeorar; Ray Dalio, fundador de Bridgewater, cree que las probabilidades de una "guerra caliente global" han aumentado ahora al 50 por ciento, en comparación con el 35 por ciento hace dos años. Por lo tanto, el riesgo que acecha a los inversores no es "sólo" una repetición de los años 1970, sino también de los años 1930, y la guerra tiende a ser inflacionaria.

Esto significa que el problema pernicioso para los banqueros centrales es que los precios ya no están siendo moldeados "sólo" por los ciclos de demanda, del tipo que han pasado décadas analizando e intentando controlar; en cambio, como vimos por primera vez durante la pandemia de Covid-19, y ahora vemos hoy, se trata de problemas de suministro, para los cuales tienen muchas menos herramientas.

Además de esto, algunos economistas sospechan que los ciclos de demanda de los consumidores estadounidenses se están suavizando mediante el aumento de los subsidios gubernamentales, lo que debilita aún más su análisis tradicional.

Esto significa que si los bancos centrales quisieran estar seguros de alcanzar su objetivo de inflación del 2 por ciento en el corto plazo, necesitarían aumentos de tasas mucho mayores de lo que ellos (o cualquier otra persona) esperaban inicialmente.

Por ejemplo, Kevin Hassett, ex asesor económico jefe de la Casa Blanca, dice que los modelos que utilizan la llamada regla de Taylor sugieren que las tasas estadounidenses tendrían que aumentar del actual 5,25 por ciento al 6 o 7 por ciento; algunos estiman incluso más.

Aumentos de esa magnitud serían impopulares entre los consumidores. También perjudicaría a los bancos, como vimos a principios de este año. Las empresas no financieras también se verían afectadas, dado que en los próximos dos años será necesario refinanciar casi 2 billones de dólares de deuda corporativa. Y si bien eso sólo representa el 16 por ciento del total, es suficiente para importar.

Entonces, ¿qué harán los bancos centrales? ¿Aumentar las tasas lo suficiente como para alcanzar ese objetivo del 2 por ciento? ¿Admitir públicamente que el tres (o incluso el cuatro) por ciento es el nuevo dos? ¿O restarle importancia tácitamente al objetivo hasta que algo -cualquier cosa- cambie los factores del lado de la oferta y/o llegue una recesión en toda regla?

Mi apuesta es por la tercera opción. También es probablemente la menos mala entre estas opciones desagradables. Pero sensata o no, esta estrategia también huele a una creciente hipocresía y, lo más importante, a un tufillo de impotencia.

De cualquier manera, el punto clave que los inversores deben comprender es que, si bien los economistas solían bromear diciendo que los bancos centrales eran el "único juego disponible " porque los mercados bailaban a su ritmo, ahora están siendo eclipsados por la geopolítica. No es de extrañar que los rendimientos de los bonos del Tesoro sigan aumentando.

Temas relacionados
Más noticias de Inflación

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • AC

    Alfredo Campanelli

    22/10/23

    Como profesional en Ciencias Económicas me pregunto: como es posible que las potencias centrales desoigan sus propios mandatos que I dicen wue emitir espuriamente genera inflación (sin duda), y pretenden tapar el sol con las manos ante la bestial emisión que hicieron todos durante el covid? Como es que van a evitar una galponante inflacion por años luego de tamaño desatino por una "plandemia" que huele a mentira o al menos no justifica la enormidad de los encierros forzados y el cierre de las economías.

    0
    0
    Responder