Financial Times

El gran dilema laboral pospandemia es si hay que volver a trabajar a la oficina, o no

El home office fue, y lo sigue siendo, la solución para que buena parte de las empresas del mundo continuarán funcionando en medio de la pandemia, pero ahora muchos están pidiendo el regreso a las oficinas.

Parece que durante la pandemia el lugar de trabajo a veces se ha investido de poderes mágicos.

David Solomon no dudó en expresar su opinión al respecto. El trabajo desde casa es "una aberración que vamos a corregir lo antes posible", dijo recientemente el presidente de Goldman Sachs. "No quiero que llegue otra clase de jóvenes que estén trabajando remotamente, y no estén recibiendo más contacto directo, aprendizaje directo, tutoría directa".

Los comentarios fueron discordantes para los profesionales que han disfrutado de deshacerse de sus cuellos blancos mientras trabajan desde casa. Algunos especularon que tales actitudes desanimarían a los graduados. En un mercado laboral difícil, no apostaría por eso.

Sin embargo, Solomon no es el único que cree que los trabajadores jóvenes necesitan ir a la oficina. Muchos gerentes me han dicho que les preocupa que los jóvenes profesionales se hayan visto privados del aprendizaje informal que normalmente obtendrían en reuniones y conversaciones casuales.

Algunos trabajadores más jóvenes han tenido dificultades para trabajar desde casa. Una encuesta realizada por Leesman, consultora especializada, encontró que el 72% de los empleados menores de 25 años no tienen una habitación exclusiva para trabajar en casa y tienen dificultades para conectarse con sus colegas. 

Los que tenían entre 20 y 30 años eran el grupo de edad más ansioso por regresar al lugar de trabajo, según el Chartered Institute of Personnel and Development (CIPD).

El aislamiento es otro problema. Robin Dunbar, psicólogo, escribe sobre aquellos en sus primeros trabajos que normalmente esperarían socializar en la oficina. "Si no tienen un grupo de amigos preestablecido a partir del cual puedan hacer nuevas conexiones, ¿dónde más pueden encontrar amigos en una ciudad donde no conocen a nadie?"

Las relaciones laborales no sólo fomentan el compañerismo, sino la creación de redes de contactos y la posibilidad de aprender a navegar a través de una organización, determinando dónde se encuentra el poder real detrás de las jerarquías formales y los títulos de trabajo. Cuando me comunico en WhatsApp con mis colegas, recurro al capital social que los compañeros más jóvenes tal vez no tienen.

Estos problemas amenazan con agudizar las tensiones generacionales después de que los jóvenes restringieron sus vidas para proteger la salud de las generaciones mayores. Un banquero de 27 años habló de envidiar a sus colegas de alto nivel que tenían oficinas dedicadas en el hogar. ¿Podría la oficina del futuro convertirse realmente en dominio exclusivo de los jóvenes?

Esto contradice las caracterizaciones prepandémicas de los trabajadores más jóvenes que esperan flexibilidad laboral, incluyendo la libertad de trabajar fuera de la oficina. Cort Rudolph, profesor asistente de psicología industrial y organizacional en la Universidad de Saint Louis, dice: "Al igual que los horóscopos, la idea de generaciones es una construcción social". Es mejor, sugiere, examinar cómo cambian las necesidades de los trabajadores a medida que envejecen y se desarrollan profesionalmente.

Parece que durante la pandemia el lugar de trabajo a veces se ha investido de poderes mágicos. De hecho parece que ha dejado de ser una fábrica de cuello blanco y se ha convertido en la respuesta a todos los problemas laborales, desde el aprendizaje hasta la creatividad. Es como si lo único que hace falta para que todo salga bien es abrir las puertas de las oficinas.

¿Deben los trabajadores jóvenes ir a la oficina para trabajar con sus colegas superiores con la esperanza de que sus habilidades se contagien? La gente también solía quejarse de la falta de retroalimentación y aprendizaje en el trabajo antes de la pandemia. Lo sé porque yo era una de esas personas.

La falta de imaginación es descorazonadora. La oficina puede ser un oasis cuando el hogar es lúgubre y claustrofóbico, pero cuando se abran las escuelas, los cafés y los espacios de trabajo compartido, el mundo será diferente. Sin duda, la oficina seguirá apareciendo en el trabajo de cuello blanco, al menos a tiempo parcial. Pero la pandemia es una oportunidad para reevaluar su función y los patrones de trabajo. (El informe de la CIPD dice que es menos probable que los trabajadores más jóvenes se sientan consultados sobre tales planes).

Un futuro híbrido significa equipar a los trabajadores con las habilidades para navegar una carrera que incluya el trabajo remoto. Una profesora dice que ha comenzado a enseñarles a los estudiantes a crear conexiones y sus perfiles de forma virtual.

La idea de que la proximidad a colegas experimentados mejora las habilidades de los trabajadores jóvenes fue aplastada por una joven de 25 años que trabaja en los medios de comunicación. Ella confesó que una de las razones por las que prefiere trabajar desde casa es que ya no tenía que lidiar con las tareas que los trabajadores de alto nivel le delegaban cada vez que pasaban por su escritorio. ¿El resultado? Podría continuar con su trabajo actual y aprender mucho más.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios