El regreso de la 'moneda toilet': el temor europeo por la fortaleza del dólar y la recesión

La paridad del euro con el dólar -la primera vez que sucede en 20 años- pone de manifiesto el creciente abismo entre las perspectivas económicas de Estados Unidos y las de la eurozona.

El martes, Croacia superó el último obstáculo para lograr su vieja ambición de convertirse en el vigésimo miembro de la moneda única, una medida que, según el jefe de su banco central, Boris Vuji, aportaría "más seguridad" y "elevaría el nivel de vida de nuestros ciudadanos".

Pero mientras Zagreb quiere entrar, los mercados de divisas quieren salir.

El euro vale casi lo mismo que un dólar por primera vez desde 2002, reviviendo los recuerdos de sus difíciles primeros años, cuando cayó tan bajo que los comerciantes lo apodaron 'moneda toilet' y los principales bancos centrales lanzaron una intervención concertada para infundir fe en el proyecto.

Advierten que el euro alcanzaría la paridad con el dólar en 6 meses

El euro, que representa una quinta parte de las reservas mundiales de divisas y una cuarta parte de la emisión mundial de bonos, ya no se considera un proyecto condenado al fracaso. Sin embargo, la paridad con el dólar pone de manifiesto el creciente abismo entre las perspectivas económicas de Estados Unidos y las de la eurozona, más expuesta a las consecuencias de la guerra en Ucrania. La debilidad del euro, que aumenta el precio de las importaciones, preocupará a los responsables políticos, que ya están lidiando con una inflación récord.

"Existe la sensación de que la economía de la eurozona no será lo suficientemente robusta y formará parte de la desaceleración mundial", dijo Alan Ruskin, estratega jefe internacional de Deutsche Bank.

La rápida caída del euro, desde los u$s 1,19 del año pasado, se produce en medio del temor a que Rusia corte su ya disminuido suministro de gas natural a Europa, obligando a racionar la energía y provocando una dolorosa recesión en toda la región.

"Seguimos comprando dólar cuando empezamos a preocuparnos de que el aterrizaje económico mundial pudiera ser más duro, no más suave", dijo Kit Juckes, estratega de divisas del banco francés Société Générale. "La otra divisa principal del mundo [el euro] está muy perjudicada por el hecho de que su crisis energética es potencialmente de una magnitud completamente diferente".

El dólar se ha disparado frente a la mayoría de las divisas -no sólo el euro- a raíz de una serie de subas de tasas por parte de la Reserva Federal, que culminó con un aumento de 75 puntos básicos el mes pasado y llevó el rango objetivo a entre el 1,5% y el 1,75%. "La política monetaria de Estados Unidos sigue impulsando al euro más que el Banco Central Europeo (BCE)", dijo Dirk Schumacher, jefe de investigación macroeconómica de Europa en Natixis. "La Fed es el principal impulsor del euro".

El euro se ha comportado mejor en una base ponderada por el comercio, donde se mide frente a una canasta de 42 divisas, cayendo hasta la noche del martes sólo un 1,6% desde el cambio de año, en comparación con el 11% frente al dólar.

Una recesión en Estados Unidos y Europa es "cada vez más probable", advierten los economistas

El BCE aún no ha subido las tasas de interés desde su nivel mínimo histórico de -0,5%, pero se espera que lo haga la próxima semana con una modesta alza de un cuarto de punto. La serie de subas del Banco de Inglaterra no ha protegido a la libra de la fortaleza del dólar. "La libra también se ha depreciado un 11% frente al dólar desde fines del año pasado", dijo Vítor Constâncio, antiguo vicepresidente del BCE.

Robin Brooks, economista jefe del Instituto de Finanzas Internacionales, un grupo de comercio bancario, dijo que los operadores de divisas apostaban a que una grave desaceleración a fines de este año impediría al BCE subir las tasas muy por encima de cero. "El daño acumulado en la eurozona ya es grande", dijo Brooks, exespecialista en divisas de Goldman Sachs. "Los mercados externos de divisas están liderando el resto del complejo comercial en esto".

Poniendo de relieve el pesimismo, el indicador mensual del grupo de expertos ZEW sobre las expectativas de los inversores respecto a la economía alemana cayó en junio a su nivel más bajo desde que comenzó la crisis de la deuda soberana de la eurozona en 2011.

La fortaleza del dólar desafía a los escépticos

El impacto de la fortaleza del dólar es especialmente grande en un momento en el que el costo de la energía, que en los mercados internaciones se cotiza en el billete verde, se está disparando. El Deutsche Bank ha calculado que la eurozona sufrirá un golpe negativo de 400.000 millones de euros en su balanza comercial este año si los precios se mantienen en los niveles actuales.

El declive de la moneda única también impulsa la inflación, haciendo subir el precio de las importaciones y contribuyendo a un aumento récord del 8,6% en los precios al consumo hasta junio.

Por cada 10% de depreciación del euro frente al dólar, se añaden 0,2 puntos porcentuales más a la inflación de la zona euro en el año siguiente, estimó Schumacher. "No es definitorio, pero todo suma, y estoy seguro de que el BCE recibiría con agrado la recuperación del euro", añadió.

Europa: el precio de la electricidad se dispara a nuevos récords por los cortes de suministro de gas de Rusia

Aunque la caída del euro frente al dólar refleja sobre todo cambios cíclicos en la economía mundial y no cambios estructurales, algunos economistas temen que la crisis energética pueda tener un impacto duradero en la competitividad de Europa. Maria Demertzis, subdirectora del centro de estudios Bruegel de Bruselas, dijo: "Si el cambio de la combinación energética que afronta la Unión Europea modifica su competitividad, eso podría significar que el euro empiece a bajar, y eso es algo que hay que vigilar".

Antes de que la inflación se disparara a máximos de 40 años en gran parte de Europa y Norteamérica, una moneda más débil se consideraba una ventaja económica.

Hace apenas tres años, el expresidente estadounidense Donald Trump acusó al BCE de manipular "injustamente" el euro a la baja para impulsar a los exportadores de la región, mediante comentarios de política de tono expansivo [dovish]. Con la presión de los precios disparada, eso ya no es así. "No es obvio en absoluto que Estados Unidos esté especialmente descontento con el nivel del dólar", dijo Francesca Fornasari, responsable de soluciones de divisas de Insight Investment.

Croacia se incorporará a la moneda única a principios del próximo año.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios