EE.UU. endurece restricciones comerciales y de viaje contra Cuba

Estados Unidos sumó obstáculos para que a los norteamericanos les sea más difícil viajar y hacer negocios en Cuba. Emitió regulaciones que limitan las transacciones en las que participen servicios militares, de inteligencia y de seguridad cubanos.

El presidente estadounidense Donald Trump ordenó en junio cambiar la política hacia Cuba. Se trató de una medida que significó el retroceso en un acercamiento que llevaba dos años y había sido iniciado durante la administración Obama con el objetivo de desarmar un prolongado embargo y avanzar hacia una distensión permanente de las relaciones.

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro norteamericano, dijo: "Hemos endurecido nuestras políticas hacia Cuba para canalizar la actividad económica lejos de las entidades controladas por los militares cubanos y para instar al gobierno a avanzar hacia una mayor libertad política y económica para el pueblo cubano".

Las regulaciones, que entran en vigencia hoy, giran en torno a una lista de entidades prohibidas pero no llegaron a incluir todo el turismo y todas las empresas. Además incluye varias excepciones.

Los norteamericanos que viajen a Cuba deberán hacerlo en grupos, con un representante de la entidad que organiza el viaje, que además deberá estar sometida a las leyes estadounidenses; y estarán obligados a presentar un plan detallado de sus actividades.

Los estadounidenses todavía pueden viajar a Cuba para "apoyar el sector de pequeñas empresas privadas" pero bajo normas más estrictas. Éstas exigen que dichos viajeros "presenten un cronograma completo de actividades que impliquen una interacción significativa con individuos en Cuba".

Un alto funcionario del Tesoro comentó: "Se deberán planificar actividades adicionales que apoyen al pueblo cubano". Los viajes ya programados podrán realizarse siempre que estén reservados los vuelos o los hoteles.

Esas actividades deben "acentuar" el contacto con los cubanos, apoyar a la sociedad civil o "promocionar la independencia del pueblo cubano de las autoridades cubanas", agregó.

Las personas alcanzadas por la jurisdicción norteamericana también tendrán prohibido realizar determinadas transacciones financieras directas con entidades y subentidades incluidas en la lista. Los compromisos comerciales existentes no se verán afectados para evitar lo que el Tesoro estadounidense llama "impactos negativos" sobre los empresas y viajeros norteamericanos.

Entre las entidades prohibidas se encuentran el Ministerio del Interior, los proveedores militares y varias compañías incluyendo Gaesa, un conglomerado que pertenece a las fuerzas armadas cubanas y está bajo la conducción del general Luis Alberto Rodríguez, ex yerno de Raúl Castro, el presidente.

La enumeración abarca hoteles, casas de moda y agencias de publicidad que según Estados Unidos pertenecen a Cimex, una compañía estatal de importaciones y exportaciones que es la corporación comercial más grande de Cuba.

Tags relacionados
Noticias del día