LA CASA BLANCA PRESIONA A TOKIO PARA REDEFINIR EL COMERCIO BILATERAL

EE.UU. ahora amenaza a Japón con aranceles a la industria automotriz

Las relaciones comerciales entre ambos países se resintieron después de que Estados Unidos se retiró del Acuerdo de Asociación Transpacífico

La administración Trump está presionando a Japón para que inicie negociaciones comerciales bilaterales o de lo contrario enfrentará aranceles potencialmente catastróficos para sus exportaciones de automóviles a EE.UU., lo cual coloca a Tokio en una posición incómoda conforme busca manejar sus relaciones comerciales con Washington.

Aunque los funcionarios estadounidenses se vieron afectados por la escalada de la guerra comercial con China y las negociaciones de alto riesgo con Canadá sobre el futuro del Nafta las conversaciones comerciales con Japón están avanzando en la agenda.

Robert Lighthizer, el representante comercial de EE.UU., tenía previsto reunirse con su homólogo Toshimitsu Motegi, pero la reunión se pospuso.

"Parece que Lighthizer estaba demasiado ocupado y pidió que cambiáramos la reunión a mañana por la mañana", dijo Motegi a los periodistas en Nueva York. "No ha habido un problema con las reuniones preliminares".

Las relaciones comerciales entre EE.UU. y Japón retrocedieron después de que Trump retiró a EE.UU. del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) a principios de este año. El acuerdo comercial se negoció bajo Barack Obama con otros 10 países a lo largo de la Cuenca del Pacífico.

Trump intentó convencer a Tokio sobre la posibilidad de realizar conversaciones bilaterales buscando abrir el mercado a más productos agrícolas estadounidenses y establecer nuevos términos para el comercio en el sector automotriz, pero las autoridades japoneses se resisten. El resultado puede ser un terreno intermedio en el que se inicien las conversaciones, pero con objetivos menos ambiciosos que un total acuerdo de libre comercio.

A principios de este año, Lighthizer le dijo a Motegi que estaba más centrado en China que en Japón y no se mostró inflexible sobre un acuerdo de libre comercio, pero también le dijo que Trump seguía considerando a Japón como un problema.

Trump acordó con México sobre nuevos términos para el comercio en América del Norte y logró una tregua con Bruselas. El lunes firmó un acuerdo con Corea del Sur para cambiar los términos de su acuerdo comercial. Ya logró convencer a varios países incluyendo a los aliados estratégicos a que cambien los términos de sus acuerdos comerciales mediante la amenaza de aranceles automotrices basadas en seguridad nacional. Está utilizando una estrategia similar para presionar a Tokio.

"Trump dejó en claro que hay asuntos legítimos en varias áreas que deben abordarse con Japón y está dispuesto a tomar medidas al respecto cuando sea necesario", dijo un funcionario de la Casa Blanca, negando la posibilidad de medidas de compensación o "quid pro quo".

"Los aranceles automotrices son una herramienta contundente pero efectiva. Japón tiene que tomarlos en serio", dijo Tobias Harris, experto en Japón de Teneo Intelligence. "Se están realizando maniobras políticas. Abe tal vez diga no, pero todo depende de la forma. Él tiene que renunciar a algo y ver que puede obtener a cambio", señaló.

Wendy Cutler, ex funcionaria comercial de EE.UU. sospecha que los funcionarios japoneses "seguirán el modelo de la UE" mientras consideran su posición. "Tienen que darle lo suficiente a Trump para obtener una moratoria por el momento", dijo.

Tags relacionados
Noticias del día