Pandemia

La ola de coronavirus en Brasil afecta fuertemente a las mujeres embarazadas

El aumento de las muertes maternas se achaca a una sobrecargada atención médica, a un inadecuado acceso y una variante más contagiosa.

Tras dos difíciles embarazos, parecía que ‘a la tercera iba la vencida' en el caso de Vanessa de Oliveira Silverio. Pero en su 34 semana de gestación, ella comenzó a sentirse mal y a tener tos. Un test de coronavirus dio positivo, y respirar se le volvió difícil.

Vanessa, de 33 años, falleció en marzo durante una operación de cesárea de emergencia para dar a luz a su bebé.

Su muerte es una de las cientos de tragedias de este tipo que han afectado a las familias en Brasil, conduciendo a una tasa de mortalidad entre las madres primerizas, o a punto de llegar a término, que ha alarmado a los médicos y a los expertos en salud pública.

América latina necesita con urgencia vacunas de Estados Unidos y Europa

En total, más de 1600 mujeres embarazadas o puérperas han sucumbido a la enfermedad respiratoria desde el inicio de la pandemia, según el Observatorio Obstétrico Brasileño.

"Antes de que comenzara la pandemia, ya teníamos una tasa de mortalidad materna de 55,3 por cada 100.000 bebés nacidos vivos, la cual se considera extremadamente alta", dijo Rossana Pulcineli Vieira Francisco, profesora del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Sao Paulo, quien dirige la investigación.

"No es posible afirmar con certeza que Brasil sea el país donde mueren más mujeres embarazadas y puérperas debido a Covid, porque no existen muchos estudios poblacionales sobre la muerte por Covid en estas mujeres", añadió Vieira Francisco. "Pero ciertamente podemos decir que las cifras aquí son muy altas".

En general, las muertes maternas en Brasil promediaron 10 por semana en el país durante 2020, según un análisis del Observatorio. Este año, ese número se ha cuadruplicado a más de 40, conforme la mortalidad en la población general se duplicó.

Muchas de las explicaciones propuestas coinciden con las del desastre del coronavirus en el país, el cual ya se ha cobrado más de medio millón de vidas.

El total de muertos por Covid-19 en la nación más poblada de Latinoamérica es el segundo más alto en términos absolutos después del de Estados Unidos, y el séptimo per cápita, según un análisis del Financial Times.

En el caso de las mujeres embarazadas, los expertos lo achacan a la combinación de un sobrecargado sistema de atención médica; una inadecuada y desigual prestación de servicios; una falta de experiencia en el tratamiento de estas pacientes; y la circulación de una variante más contagiosa del virus.

La doctora Lílian Cristina Moreira, una pediatra de Río de Janeiro, señaló que las investigaciones habían mostrado que alrededor de la mitad de las mujeres embarazadas en ciertos estados brasileños que murieron por coronavirus no habían tenido acceso a una unidad de cuidados intensivos o a intubación.

Coronavirus: cómo es la carrera por desarrollar una 'súper vacuna' 

"De cada 100 mujeres embarazadas diagnosticadas con Covid, 12 fallecen. Es una cifra muy alta. Mientras que en la población, la tasa de mortalidad es del 2,8%", indicó.

El embarazo inhibe el sistema inmunológico de la mujer, dejándola más vulnerable a las enfermedades infecciosas, mientras que la presión sobre los órganos abdominales y sobre el diafragma puede restringir la respiración. Junto con una mayor inflamación, el cuerpo está sometido a estrés.

Aunque se cree que la infección congénita por Covid-19 es poco común, las madres asintomáticas pueden transmitirles el virus a los recién nacidos. Según datos del gobierno, más de 600 niños menores de un año han fallecido en Brasil a causa de la enfermedad durante la pandemia.

Numerosos expertos dijeron que no creían que la cepa Gamma, o P.1, del Sars-Cov-2, la cual se originó en el Amazonas, fuera más perjudicial para las mujeres embarazadas. Sin embargo, su mayor transmisibilidad -alrededor del doble de la de las variantes anteriores- en los últimos meses ha provocado un aumento de las infecciones que, en ocasiones, ha abrumado a los hospitales.

El cierre efectivo de un sinnúmero de servicios de salud regulares durante la pandemia también ha afectado la disponibilidad de clases prenatales y de servicios de planificación familiar, añadió Moreira.

"Creemos que las mujeres embarazadas eran más vulnerables debido al acceso al sistema de salud y al estatus socioeconómico", dijo ella. "Las mujeres de raza negra y las mujeres pobres murieron en mayor cantidad".

Coronavirus: el tratamiento que ayuda a salvar vidas de los enfermos

Incluso cuando se dispone de las instalaciones y de los equipos adecuados, el personal médico no suele estar preparado para tratar a las mujeres embarazadas gravemente enfermas, dijo Marcelo Otsuka, médico y coordinador de la Sociedad Brasileña de Infectología.

El tratamiento involucra decisiones clínicas que requieren un delicado equilibrio. Lo ocurrido en el caso de Vanessa de Oliveira Silverio atormenta a su viudo, Douglas Silverio, quien vive en la ciudad de São José dos Campos, en el estado de Sao Paulo. "El médico dijo que ella estaba estable, y luego murió", dijo él. "Un médico se preguntó por qué no se había hecho la cesárea antes. Si se hubiera hecho más temprano, ¿habría sido más eficaz?".

Fabiana Alves Sousa, del estado de Ceará, en una región más pobre del noreste, reconoció que la intervención médica le había salvado la vida a ella y a su bebé.

La mujer, de 31 años, se sometió a una cesárea de emergencia a las casi 30 semanas de embarazo tras contraer el coronavirus. Actualmente ella dice que su hijo, Benjamin, está "lleno de salud". Pero la experiencia le dejó una huella: "Había varias madres con Covid. Y muchas no sobrevivieron al parto".

Numerosos profesionales de la salud han citado el fracaso de la política de salud pública como un factor. Los críticos han acusado al gobierno de tener una actitud laxa, incluso negligente, ante la pandemia que ha contribuido a su propagación.

Con el aumento de los temores sobre la variante Delta, otra mutación altamente contagiosa, los expertos han enfatizado la importancia de las inoculaciones. Hasta la fecha, alrededor del 14% de los 212 millones de habitantes de Brasil están completamente inmunizados contra el virus.

Laboratorios, de héroes de las vacunas a villanos de las patentes

El ministro de Salud de Brasil, Marcelo Queiroga, anunció el jueves la reanudación de las vacunas para las mujeres embarazadas y para las puérperas sin comorbilidades. En mayo, se había restringido la vacunación a las mujeres con enfermedades subyacentes, tras la muerte de una mujer embarazada de 35 años que recibió la vacuna de AstraZeneca.

"Se anticipa que más de 2,5 millones de mujeres se beneficien de esta etapa de inmunización", tuiteó él.

Pero será demasiado tarde para Douglas Silverio, quien ahora se enfrenta a criar solo a sus tres hijos. Él recogió del hospital a su hija menor, María Helena, el día de la misa de réquiem de su esposa.

"Fue un día de lágrimas y, de repente, sentí el alivio de traer a mi hija a casa. Estaba feliz".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios