Financial Times

Brasil lucha contra una nueva ola de coronavirus: "Hay tolerancia para la muerte"

Los expertos alertan que una variante más contagiosa y las demoras en la vacunación están impulsando el aumento de las infecciones de Covid-19.

Una sombría sensación de déjà vu está envolviendo a la nación más grande de América Latina, que se encuentra en medio de una segunda ola de coronavirus incluso más intensa que la primera.

Las muertes diarias en Brasil alcanzaron un nivel récord de 1910 la semana pasada, a medida que aumentan las infecciones y las salas de cuidados intensivos en muchos estados llegan a un punto de ruptura. El promedio de siete días de muertes reportadas en el país, compilado a partir de los datos de los departamentos de salud estatales, es aproximadamente un 30% más alto que un pico en julio durante la primera ola.

Los científicos y los profesionales de la salud creen que un factor detrás del resurgimiento del brote es la cepa P.1 más contagiosa, que, según un estudio preliminar publicado la semana pasada, puede evadir la inmunidad natural desarrollada por personas que ya han contraído el virus.

Más de 260.000 personas perdieron la vida a causa del Covid-19 en Brasil, la cifra de muertes segunda más alta del mundo, sólo detrás de Estados Unidos. En términos per cápita, ocupa el puesto 22, detrás de muchas naciones europeas.

Los expertos también señalan la falta de medidas preventivas y los problemas en el despliegue de inmunizaciones -que los críticos han atribuido a la mala gestión del gobierno del presidente Jair Bolsonaro- que contribuyeron al deterioro de la situación.

A lo largo de la pandemia, el presidente populista de derecha desestimó la gravedad del virus, juró no recibir una vacuna él mismo tras recuperarse del Covid-19 y cuestionó el uso de barbijos.

"Basta de quejas y protestas", dijo Bolsonaro en un evento el jueves pasado. "¿Cuánto tiempo más durará el llanto?"

Luiz Henrique Mandetta -uno de los exministros de Salud que fue despedido por Bolsonaro el año pasado después de que se enfrentaron públicamente sobre cómo manejar la pandemia- dijo que la situación actual es el resultado de "decisiones políticas equivocadas".

El enfoque mundial ahora está puesto de nuevo en Brasil debido a las preocupaciones sobre el linaje P.1 de Sars-Cov-2 -vinculado a una explosión de casos en la ciudad selvática de Manaos y ahora detectado en al menos 25 países- que según el mismo estudio científico es aproximadamente dos veces más transmisible que algunas otras cepas. Otro documento preliminar sugirió que una vacuna fabricada en China que se está implementando en Brasil podría ser menos efectiva para prevenir la variante P.1.

Después de emerger a fines de 2020, la variante mutante P.1 se convirtió rápidamente en la cepa dominante en el estado de Amazonas, según los investigadores. Esto coincidió con un fuerte aumento de infecciones en Manaos, cuyo sistema hospitalario se vio desbordado a principios de este año.

Si bien se desconoce la frecuencia nacional precisa de P.1, los expertos en salud pública dicen que se ha combinado con una falla generalizada en observar el distanciamiento social en Brasil para impulsar el último aumento.

Otra fuente de frustración es el ritmo de un programa de vacunación a nivel nacional. Tras un inicio retrasado, Brasil ha administrado al menos una dosis única a 8,1 millones de personas, o el 3,8% de su población de 213 millones, según un consorcio de medios locales. Pero la disminución de las existencias obligó a algunas autoridades municipales a reducir temporalmente las inyecciones el mes pasado.

El gobierno espera impulsar la campaña de vacunación con nuevos contratos de suministro y una mayor producción nacional. Mientras tanto, sin embargo, no hay indicios de que este líder que ha dado prioridad a mantener abierta la economía cambiará de rumbo e implementará las restricciones.

Lo que la administración Bolsonaro está tratando de hacer es obtener la aprobación de una versión reducida de un beneficio de emergencia por coronavirus que resultó popular el año pasado. Bolsonaro está buscando impulsar sus índices de aprobación antes de las elecciones presidenciales de 2022, dicen los analistas.

El Senado de Brasil votó el jueves a favor de un nuevo paquete de ayuda de 44 mil millones de reales (u$s 7000 millones). Se espera que la propuesta incluya cuatro transferencias de efectivo mensuales de alrededor de 250 reales (u$s 44) a los más pobres del país.

"Bolsonaro quiere inyectar dinero en la economía con la esperanza de que esto aumente su popularidad durante la crisis. Eso le funcionó en el pasado", dijo Matías Spektor de la Fundação Getúlio Vargas, un grupo de expertos.

Añadió: "Brasil pierde alrededor de 60.000 personas por homicidios cada año y 70.000 mueren en accidentes automovilísticos en carreteras en mal estado. Hay tolerancia en un país como éste para la muerte".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios