Rusia comenzó a sembrar la "diplomacia del trigo"

El país más grande del mundo avanza como potencia exportadora agrícola sobre América Latina, África y Eurasia mientras busca reducir su dependencia del petróleo, identificar nuevos mercados y ampliar su alcance diplomático global.

"Vladimir Putin acababa de llegar a la presidencia", dice un consultor de mercado en Moscú, que pide permanecer en el anonimato. "Y le dijeron en una reunión que Rusia importaba más del 50% de sus alimentos. Su rostro palideció. 

"Desde entonces, Putin se ha propuesto garantizar una mayor seguridad alimentaria en el país", añade la persona que asistió a la reunión en 2000. "Teme la dependencia. Y ahora Rusia es el número uno en trigo, y hace que otros dependan de él". 

El trigo también juega su propio Mundial

Bloomberg

Resabio de la época de la Unión Soviética, en la que era un importador neto de grano, en el año 2000 el sector estaba abandonado, sin subvenciones a los productores y muy dependiente de las importaciones. 

En 2004, Putin puso en marcha un programa liderado por el Estado para desarrollar la agricultura mediante proyectos nacionales destinados a estimular la inversión y desarrollar la producción. Incluía objetivos para garantizar el 80-95% de autosuficiencia en productos clave, incluidos los cereales.

Una década después se introdujo un estatuto de cereales para impulsar la transparencia en el mercado. "Los grandes actores y el Estado se pusieron de acuerdo para hacer este mercado menos oscuro en beneficio de todos. El efecto fue muy positivo", afirma Daria Snitko, analista de Gazprombank. "Esto ha ayudado a las exportaciones, sin duda". 

Granja rusa en Tersky, julio 2021 - Bloomberg

También lo hizo la fuerte devaluación del rublo -que abarató las exportaciones- que siguió a la imposición de sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea contra Moscú tras la anexión de Crimea en 2014 y el enfrentamiento con la vecina Ucrania. 

El rublo se desplomó a su peor nivel en dos años por sanciones de EE.UU.

Las contra-sanciones del Kremlin, que prohibieron la mayoría de las importaciones de alimentos de Occidente, impulsaron aún más a los productores nacionales

Poco después, el país más grande del mundo por superficie se convirtió en el primer exportador mundial de trigo, superando a Estados Unidos y Canadá por primera vez en 2017. "Somos el número uno", declaró Putin en una rueda de prensa posterior. "Hemos ganado a Estados Unidos y Canadá". 

Febrero 2021 - Bloomberg

El trigo, y especialmente los cereales, se han convertido en valiosas fuentes de capital extranjero en una economía afectada por las sanciones. Ahora, Rusia se está abriendo paso poco a poco por Eurasia, África y América Latina como potencia exportadora agrícola, mientras busca reducir su dependencia del petróleo, identificar nuevos mercados y ampliar su alcance diplomático global. 

Algunos incluso prevén que los cereales rusos se conviertan en el nuevo petróleo del Kremlin, un producto con el que mantener la dependencia de algunos países de sus recursos, o al menos abrirles las puertas a otros.

Las exportaciones de cereales y carne han reforzado la presencia de Rusia en los países en desarrollo, según los expertos del sector, especialmente en aquellos que son vecinos o están lo suficientemente cerca como para que la logística no sea un problema. 

 La cosecha de este verano boreal en una granja del pueblo de Tersky, cerca de Stavropol, Rusia - Bloomberg

La ONU calcula que el mundo necesitará producir un 40% más de alimentos de aquí a 2050 simplemente para seguir el ritmo de una población mundial que se prevé que aumente en 2000 millones de personas en los próximos 30 años.

"Estamos destinados a un crecimiento y un éxito seguros en la industria alimentaria", afirma un confiado Oleg Rogachev, miembro del consejo de administración de Rusagrotrans. "Es rentable por la posición geopolítica. La mayoría de nuestros consumidores, que sufren escasez de alimentos, se encuentran prácticamente en nuestro vientre", añade. "Están muy cerca: es toda África, Oriente Medio, los países de Asia-Pacífico, el Lejano Oriente. La forma más corta y fácil de satisfacer sus necesidades es mediante el suministro desde Rusia".

A medida que Rusia va ganando el liderazgo en el mercado mundial del trigo, trata de encontrar un equilibrio entre asegurar los mercados futuros e impulsar la política exterior. Por ahora, dice Khrustaleva, lo primero prevalece sobre lo segundo. 

"Para Rusia, en la actual situación económica, es importante conseguir el acceso a los mercados exteriores más que intentar conseguir algo en política internacional, o en política exterior con el suministro de trigo", afirma.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios