Brasil: Lula anticipa un festival de gastos y reforma tributaria si vuelve a la presidencia

El candidato del Partido de los Trabajadores propone eliminar el techo del gasto, reformar el sistema tributario y derogar la reforma laboral para luchar contra la desigualdad

Luiz Inácio 'Lula' da Silva incumplirá el techo de gasto que impone la constitución brasileña si gana las elecciones presidenciales del próximo octubre. Además, hará una reforma radical en el sistema tributario e impulsará el gasto público "para que los pobres y los trabajadores vuelvan a formar parte del presupuesto". Así lo asegura en el borrador de su manifiesto de campaña.

El programa, de noventa puntos, articula muchos de los objetivos centrales del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula y ofrece la primera señal clara de la dirección que tomará la mayor economía de Latinoamérica si vence en las urnas al actual presidente Jair Bolsonaro.

El manifiesto, que ha sido diseñado por Aloízio Mercadante, un cercano aliado de Lula y cofundador del PT, aún debe ser ratificado por los partidos aliados y sometido a consulta pública, un proceso que puede durar meses.

Lula revela su plan económico para Brasil: más Estado, menos sector privado y gasto sin límite

Lula sirvió durante dos mandatos como presidente de Brasil, desde 2003 hasta 2010 y dejó el cargo con una tasa de aprobación del 80%. En sus años de gobierno, se ganó una reputación de mandatario pragmático, muy respetado por mantener la ortodoxia económica al tiempo que se tomaban medidas para aliviar la pobreza.

No está claro, en todo caso, qué se puede esperar ahora de Lula, sobre todo, después de que ha pasado dos años en prisión por corrupción. La sentencia fue anulada por problemas relacionados con el procedimiento penal.

En reuniones recientes con altos ejecutivos brasileños, emisarios de Lula han hecho hincapié en que la futura administración del líder socialista será fiscalmente responsable y que respetará la independencia del banco central brasileño, según han asegurado fuentes que han participado en esos encuentros.

El manifiesto, sin embargo, pone el foco en la necesidad de incrementar el gasto en infraestructura, que apenas supone actualmente el 2% del presupuesto federal brasileño. Para financiarlo, los economistas del PT aseguran que el país deberá abandonar el techo de gasto, que limita el aumento presupuestario a la inflación durante un periodo de veinte año.

"Pongamos a los pobres y a los trabajadores otra vez dentro del presupuesto; para ello, es necesario eliminar el techo de gasto y revisar el sistema fiscal, que es disfuncional y ha perdida toda su credibilidad", asegura el manifiesto.

Reforma fiscal

Brasil es uno de los países más desiguales del mundo. Los economistas internacionales han criticado en numerosas ocasiones el complejo sistema fiscal, que se basa especialmente en un fuerte gravamen del consumo mientras que los dividendos están exentos, lo que imposibilita que la riqueza se distribuya de forma equilibrada.

Lula achica su ventaja sobre Bolsonaro, cerca de las elecciones en Brasil

El manifiesto también propone derogar la reforma laboral aprobada en 2017 bajo el mandato de Michel Temer y que fue aplaudida por los empresarios, ya que ofrece una mayor flexibilidad; sin embargo, la izquierda la ha criticado porque no ha creado los puestos de trabajo que prometió.

Viktor Szabó, director de inversiones de deuda de mercados emergentes en Abrdn, describe el manifiesto como "más Estado, menos sector privado y potencialmente una política fiscal más laxa". "Al PT el instinto le pide que aumente el gasto público y la inversión; sin embargo, en Brasil hemos aprendido que el gasto público es ineficiente y que suele ser, además, terreno abonado para la corrupción", añade. "Lo peor es que sólo hablan de eliminar el texto de gasto y derogar la reforma laboral, que fueron dos logros importantes para Brasil", se lamenta.

Abandonar el techo de gasto es la manzana de la discordia en Faria Lima, el Wall Street brasileño. Para los inversores, el techo de gasto es clave para prevenir un gasto excesivo en una economía emergente cuya deuda ha alcanzado el 90% del PBI. "El techo de gasto es el ancla fiscal de Brasil, previene que se gaste más de lo que puede pagar y eso da confianza a los inversores para seguir invirtiendo en el país. Hoy tenemos una mejor salud fiscal, aunque es artificial a causa de la inflación", explica Ariane Benedito, economista en CM Capital Markets.

Elecciones en Brasil: Lula lanza un 'operativo de seducción' para conquistar a los empresarios

"Brasil depende del capital extranjero y un empeoramiento de las cuentas públicas podría causar salidas de capital lo que complicaría el objetivo de Lula de reducir la desigualdad. Tiene que haber un equilibrio entre la política social y la fiscal", defiende.

Los analistas de Citigroup aseguraron en un informe que el compromiso del candidato socialista de ser fiscalmente responsable "sugiere que podría subir impuestos, al menos de forma parcial para compensar el aumento del gasto".

El manifiesto también pone el foco sobre la necesidad de controlar la inflación, que se ha elevado hasta el 12% sin que se haya establecido una estrategia clara para reducirla. Según un veterano miembro del PT, el documento representa "el camino de en medio" porque a la vez que recoge los valores tradicionales del partido intenta también modernizar esos valores y adaptarlos a los desafíos del Siglo XXI".

Además de en el sector empresarial, el manifiesto ha causado desasosiego también en algunos de los partidos aliados del PT, como el Partido Socialista de Brasil, entre ellos Geraldo Alckmin, un centrista que sería vicepresidente en el gobierno de Lula. Según los medios locales, el partido está molesto porque el manifiesto no recoge sus propuestas económicas.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios