Brasil: baja de tasas revoluciona el mercado y la economía local

Los inversores locales se vuelcan a las acciones en busca de un mayor retorno para sus ahorros. Antes de la flexibilización de la política monetaria conseguían rendimientos de dos dígitos en el mercado de dinero.

Al igual que muchos brasileños, Mairton Garbelotti, un jubilado de 67 años de San Pablo se acostumbró a las tasas de interés altas, que durante décadas se tradujeron en rendimientos de dos dígitos en sus inversiones en el mercado de dinero respaldadas por letras del Tesoro. Pero los altos rendimientos se fueron evaporando con los sucesivos recortes de la tasa de referencia del país. En respuesta, Garbelotti se unió a un nuevo ejército de inversores que recurren a los activos de mayor riesgo en busca de un mayor retorno.

"Comencé a ver productos que ofrecían más rentabilidad, aunque con más riesgo", contó Garbelotti, un ex gerente de área del banco minorista estatal Banco do Brasil. Empezó a operar a través de agentes de bolsa hace dos años, antes de invertir directamente probando con cinco acciones. Ahora, el 60% de sus ahorros está en el mercado de valores.

Garbelotti es parte de una revolución que está produciendo en los mercados financieros de la economía más grande de América Latina. Se desató por la rápida caída de las tasas de interés y de la inflación en los últimos cuatro años. El banco central recortó su tasa, que pasó de 14,25% en 2016 a un mínimo histórico de 4,25% este mes, en un intento por mantenerse muy alejado de la brutal recesión que terminó en 2017.

La flexibilización de la política monetaria pesó mucho en la moneda del país, que cayó a mínimos históricos, y el banco central debió salir a vender dólares en los últimos meses para evitar que siga su descenso. Transformó los mercados de capitales de Brasil, alentó a los inversores nacionales a asumir riesgo ya que las tasas ajustadas por inflación son cercanas a cero. "Tenemos un flujo interno de inversores que buscan mejores rendimientos", contó Rafael Panonko, de la sociedad de bolsa Toro Investimentos.

Gustavo Pessetti, un joven 26 años gerente de un sitio web de venta minorista, es uno de ellos. Recurrió a las acciones hace cinco meses cuando las tasas de interés bajaron aún más. Ahora 40% de su cartera de inversiones la tiene en fondos de acciones.

Ese tipo de compras de renta variable se produce en un contexto de tendencia alcista de las acciones desde principios de 2016, y eso fue cambiando la naturaleza del mercado. La participación de los inversores minoristas en las negociaciones bursátiles de San Pablo aumentó de 14% a 19% en los últimos cinco años, mientras que en el caso de los inversores institucionales locales subió de 27% a 33%, según datos de la Bolsa.

A finales del año pasado, las tenencias de acciones entre los inversores locales superaron a las de los extranjeros por primera vez desde 2014. En enero, los inversores nacionales compraron a fondos extranjeros acciones que cotizan en San Pablo por 19.000 millones de reales (u$s 4300 millones), un récord mensual.

El impacto de las tasas en mínimos históricos se puso de relieve en diciembre cuando XP Investimentos, una firma brasileña de servicios financieros, recaudó casi u$s 2000 millones en una salida a bolsa en el Mercado de Valores de Nueva York. El desarrollo de XP desde su lanzamiento en 2001 refleja la tendencia más general de la industria, que pasó de ser un bróker que daba clases de inversiones a brasileños comunes a convertirse en un banco de inversión de servicio completo.

Para las compañías que antes carecían de crédito, las tasas bajas alimentaron un exceso de endeudamiento, lo que ha dado lugar a que se duplique el stock de bonos corporativos. Algunas compañías grandes están recaudando fondos en su país para pagar las deudas en dólares, otra nueva tendencia que se suma a la presión a la baja sobre el real. Mientras tanto, el financiamiento hipotecario para la vivienda se ha recuperado de la recesión mucho más rápido que la economía en general.

El sector privado de Brasil se ve impulsado por las reformas realizadas desde finales de 2016, cuando el gobierno de izquierda dejó el poder. Desde entonces, los políticos han tomado medidas para reducir el tamaño del Estado y, el año pasado, aprobaron una histórica reforma previsional con la promesa de grandes ahorros fiscales.

Pero las preocupaciones se mantienen entre los analistas del mercado. "Vendieron la reforma de la seguridad social con la promesa de que el país crecería", dijo Wilber Colmerauer, un consultor financiero brasileño en Londres. "Bueno, está creciendo pero no tan rápido...y los políticos no pueden decir que ahora tenemos que hacer algo más (reformas fiscales)".

El real perdió 15% de su valor frente al dólar desde que el banco central comenzó su ciclo de flexibilización en julio.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados