ELECCIONES PRESIDENCIALES

FT | Bolsonaro apuesta a retener el voto evangélico para alcanzar la reelección en Brasil

El presidente de Brasil busca revitalizar el apoyo a su campaña electoral, pero los creyentes ahora están más divididos. Su esposa juega un papel clave para llegar a ese sector

Vestidos de amarillo y verde y ondeando banderas nacionales de los mismos colores, miles de cristianos brasileños escucharon a su presidente Jair Bolsonaro lanzar su candidatura a la reelección en tonos bíblicos. "Es una lucha entre el bien y el mal", dijo Bolsonaro el mes pasado en un evento de la "Marcha por Jesús" en Vitória, la capital del estado costero de Espírito Santo. "Creo en Dios y creo en ti. Y esta victoria será nuestra".

Detrás en las encuestas de opinión de su rival izquierdista, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, el populista de extrema derecha tiene la misión de despertar el entusiasmo entre un grupo que fue clave para su ascenso: la creciente comunidad de cristianos evangélicos de Brasil, ahora estimada en casi un tercio de los 215 millones de habitantes del país.

Los evangélicos brasileños tienden a ser socialmente conservadores, y siete de cada 10 de los que votaron hace cuatro años, respaldaron a Bolsonaro. Pero después de atravesar problemas económicos y de haberse percibido un mal manejo de la pandemia de coronavirus, el líder de la democracia más grande de América Latina ha encontrado grietas en lo que debería ser una base de apoyo confiable.

Usiel Carneiro, un ministro bautista "progresista" que se describe a sí mismo en Vitória, cree que se ha abierto una división entre los evangélicos de clase media leales al presidente y otros en comunidades más desfavorecidas. "Ya no tiene hegemonía en el mundo evangélico por sus incoherencias, su lenguaje violento y los problemas económicos que está causando", dijo Carneiro.

En reuniones cristianas a gran escala en todo el país en las últimas semanas, Bolsonaro, un católico, ha reforzado su mensaje de línea dura. El excapitán del ejército ha arremetido contra el aborto, las drogas, la "ideología de género" y el comunismo, aprovechando los temores del público sobre un regreso a la izquierda.

"No es casualidad que se esté concentrando en este segmento para recuperar popularidad y votos", dijo Ana Carolina Evangelista, investigadora del Instituto de Estudios de la Religión. "Es una repetición de la estrategia de 2018: un enfoque en la batalla espiritual".

En ese entonces, Bolsonaro también aprovechó la ira popular por la corrupción política dirigida principalmente al Partido de los Trabajadores de Lula, o PT, que estuvo en el poder entre 2003 y 2016. Sin embargo, con una inflación de dos dígitos, el debate ahora está dominado por la reducción de los niveles de vida.

Llegar a fin de mes es la preocupación más apremiante para el padre Ananias Santos, de 36 años, consejero sobre drogas y metodista wesleyano de un modesto distrito de la Gran Vitória, quien votó por Bolsonaro en 2018. Decepcionado con el manejo de la economía del presidente y su desprecio por las vacunas contra el covid-19, no volverá a votar por él y dijo que las políticas económicas de la izquierda habían sido mejores para personas como él. "Durante el gobierno de Lula pude comprar mi primer auto e ir a la universidad".

La mayoría de los evangélicos brasileños son mujeres, negros o mestizos y de bajos ingresos, según un estudio de la encuestadora Datafolha: todos los grupos se consideran más inclinados a votar por Lula, quien también obtiene una puntuación más alta entre los católicos.

Jacqueline Moraes, vicegobernadora de Espirito Santo que se postula para el Congreso con un partido de centroizquierda aliado a Lula, dijo que muchas mujeres negras se sintieron desanimadas por la promoción de la posesión de armas por parte de Bolsonaro.

"Saben que serán las primeras víctimas [de más armas de fuego]", dijo esta evangélica negra de 46 años que creció en una favela y trabajó como vendedora ambulante. "¿Qué buscan las mujeres cristianas jóvenes y negras? Darles a mis hijos una vida mejor".

Sin embargo, las posiciones morales del presidente aún resuenan fuertemente entre muchos votantes evangélicos.

Bolsonaro es "el único candidato que defiende los valores cristianos", dijo Carla Baudson, una joven de 17 años en la marcha en Vitória, que votará por primera vez en octubre. "Él defiende nuestra libertad".

Junto con un aumento reciente en los pagos de asistencia social a los más pobres, la atención adicional que Bolsonaro está dando a los evangélicos parece estar dando sus frutos.

Habiendo estado casi codo con codo con Lula entre los votantes evangélicos hace unos meses, según Datafolha, las encuestas ahora muestran que Bolsonaro se reestableció como su candidato preferido, lo que ayuda a reducir la ventaja general de Lula en las encuestas.

Los comentarios de Lula que respaldan el acceso al aborto y el apoyo del PT a causas como los derechos LGBT pueden estar contribuyendo a la recuperación de Bolsonaro entre los cristianos protestantes.

La tercera esposa de Bolsonaro, Michelle, una evangélica devota que dirigió las oraciones en el palacio presidencial la semana pasada, ha ocupado un lugar destacado en su campaña, visto como una táctica para mejorar la percepción de las mujeres creyentes de un político con un historial de comentarios sexistas.

Una encuesta de Datafolha a principios de este mes mostró a Bolsonaro ligeramente por delante de Lula, pero dentro del margen de error de la encuesta, entre las mujeres evangélicas.

Sóstenes Cavalcante, quien encabeza la influyente bancada evangélica en el Congreso, argumenta que los asuntos morales siguen siendo más importantes que las preocupaciones económicas para sus correligionarios y cree que el 70 por ciento de los evangélicos aún apoyan a Bolsonaro.

Aún así, nada se deja al azar. Cavalcante dijo que los aliados del presidente estaban haciendo un esfuerzo concertado para evitar que Lula, quien alguna vez disfrutó de buenas relaciones con los evangélicos, se reuniera con importantes figuras de la iglesia.

"Hemos trabajado con líderes de todo Brasil para que nadie le abra las puertas", dijo Cavalcante. "Lula y su sucesora Dilma [Rousseff] afrentaron todos nuestros valores. Nunca volverá a engañar a los evangélicos".

Lula pasó a la contraofensiva el martes de la semana pasada, primer día de campaña oficial, acusando a su adversario de "intentar manipular la buena fe de los hombres y mujeres evangélicos".

"Si hay alguien que está poseído por el diablo, es Bolsonaro", dijo en un acto en la región metropolitana de San Pablo.

La campaña de Lula se centra en los problemas cotidianos como una forma de ganarse a los votantes religiosos, reavivando los recuerdos de la reducción de la pobreza y la ampliación de la prosperidad durante sus dos mandatos presidenciales, y denunció lo que dice es la difusión de información falsa sobre sus intenciones. Esto incluye rumores de que cerraría iglesias si regresara al poder.

"Hemos estado sufriendo ataques absurdos de noticias falsas, claramente con el objetivo de aumentar la resistencia entre la comunidad evangélica. No quieren que los evangélicos escuchen nuestras propuestas", dijo Edinho Silva, alcalde del PT y miembro del equipo de campaña de Lula.

La campaña de Lula se centró en la "vida real de las personas, por lo tanto, en la economía", dijo Silva. "No usaremos la religión para ganar elecciones".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios