FINANCIAL TIMES

Bitcoin: la campaña de China por el medio ambiente está generando fortunas para los mineros del mundo

Los mineros de bitcoin de todo el mundo están obteniendo ganancias inesperadas a partir de la prohibición por parte de China de las prácticas que precisan de un consumo energético intensivo, con el fin de reducir las emisiones de CO2.

Los mineros de bitcoin se están beneficiando de la prohibición que China ha impuesto a esta práctica que precisa de un elevado consumo energético, y están generando ganancias cada vez mayores, al llenar el vacío en la creación de tokens digitales que han dejado sus antiguos competidores chinos .

En junio, las mayores provincias productoras de bitcoin de China pusieron en marcha una campaña de restricción de la minería de criptomonedas, como parte de una estrategia destinada a reducir las emisiones de CO2 y de una estrategia contra las criptomonedas privadas, mientras el país trabaja en su propia moneda digital oficial.

Hasta ahora, el gigante asiático había sido el mayor productor mundial de bitcoins, al concentrar la mitad de la producción global. Los mineros de otros países están convencidos de que la ralentización de la producción china abre el mercado a otros competidores.

Bitcoin: por qué la 'fiesta' de los exchange de criptomonedas se puede terminar pronto

Los mineros de bitcoin crean nuevas monedas utilizando potentes computadoras para resolver problemas matemáticos. El número de monedas que se pueden producir cada día es fijo, por lo que, al haber menos rivales, es más fácil y barato crear nueva moneda.

La mejora de la economía ha hecho que los empresarios también pongan en marcha nuevas operaciones de minería en países de todo el mundo.

Tras las medidas adoptadas por China, la potencia total de las computadoras dedicadas a la minería de bitcoins se redujo un 50% en todo el mundo, pero ahora es un 30% menor que en mayo, según el sitio web de datos Blockchain.com.

La rentabilidad de los mineros de bitcoins depende del precio de mercado de las monedas, el costo y la cantidad de electricidad necesaria para hacer funcionar los servidores, entre otros factores. La suba del bitcoin el lunes hasta los u$s 50.000 desde los mínimos del verano de unos u$s 30.000 podría ser un incentivo más para los mineros.

"Es como si hubiéramos duplicado el número de máquinas que tenemos", asegura Fiorenzo Manganiello, fundador de la empresa de capital privado Lian Group, que posee una de las mayores granjas de minería de bitcoins con energías renovables de Europa.

Hut 8 Mining también se ha beneficiado: en el segundo trimestre, la empresa registró un aumento interanual del 241% en los ingresos de la minería, obteniendo 31,4 millones de dólares canadienses (u$s 24,8 millones). Además, el CEO de la compañía asegura que junio y julio han sido meses excelentes debido a la ausencia de la industria china. Los beneficios de la minería registraron 19,3 millones de dólares canadienses durante el periodo, frente a los 697.000 dólares canadienses del mismo periodo del año anterior.

Sam Doctor, responsable de estrategia de la empresa estadounidense especializada en activos digitales BitOoda, calcula que se necesitarán unos 18 meses para que la capacidad vuelva a los niveles anteriores a la prohibición. En su opinión, reponer los recursos perdidos llevará tiempo, ya que implica la actualización de las infraestructuras energéticas y la construcción de instalaciones.

¿Otra burbuja en Wall Street? Porqué las principales calificadoras alertan sobre la deuda de las empresas en EE.UU.

Los mineros de China han intentado emigrar a países vecinos como Mongolia y Kazajistán, pero muchos no han podido transportar el equipo a través de las fronteras. También preocupa la postura que adoptarán las autoridades locales ante la minería de bitcoin.

La minería de bitcoins tiene un grave impacto medioambiental, ya que representa el 0,4% del consumo mundial de energía, y utiliza más electricidad al año que países como Finlandia o Bélgica, según el índice Bitcoin Electricity Consumption, que mide el consumo eléctrico. Los mineros de China tienen un impacto especialmente importante en el medio ambiente, debido a su dependencia de la energía procedente del carbón.

"Tal y como están las cosas hoy en día, creemos que las criptomonedas tienen un largo camino por recorrer para satisfacer los criterios ESG", explican los analistas de la gestora de activos francesa Candriam, en referencia a las normas de inversión relativas a cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza.

Fuera de China, la actividad minera está desplazándose hacia lugares con abundantes fuentes de energía renovable, como Noruega y Canadá. Pero a medida que la demanda se dispara, los operadores especializados de los yacimientos tienen dificultades para construir instalaciones con la suficiente rapidez.

Caso Poly Network: el robo de u$s 600 millones y las claves sobre el futuro de las criptomonedas

"La capacidad minera tardará un año o más en recuperarse. Aunque hay muchos equipos mineros nuevos que se envían a Estados Unidos y Canadá en lugar de a China, la capacidad de los centros de datos es un cuello de botella", afirma Kjetil Hove Pettersen, CEO del operador de centros de datos noruego Kryptovault.

En EE.UU., Texas es uno de los que más se están beneficiando de la nueva situación en la minería de bitcoin, mientras que los centros especializados de Noruega y otros países europeos no pueden hacer frente a la excesiva demanda.

El precio y la calidad de las computadoras necesarias para el minado de criptomonedas también ha disminuido. Antes de la campaña de China, los mineros tenían que pagar precios cada vez más altos por sus computadoras mientras buscaban formas más eficientes de adquirir bitcoins. Debido al exceso de servidores que se acumulan en China, el precio de la computadoras -y con él una barrera para ganar dinero-se ha desplomado.

"En este momento, la rentabilidad de la minería de bitcoins es tan alta, que incluso la máquina más antigua y menos eficiente puede resultar rentable", sostiene Hove Pettersen, de Kryptovault.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios