FINANCIAL TIMES

Cómo América latina se convirtió en la próxima gran frontera de la tecnología

Las start-ups creadas para solucionar problemas estructurales de la región -como el exceso de burocracia, por ejemplo- están impulsando a la región a la vanguardia del boom tecnológico de los mercados emergentes.

Comprar un auto de segunda mano, alquilar un departamento o abrir una cuenta bancaria: todas pesadillas recurrentes en América latina, debido a las toneladas de papeleo, la burocracia aletargada y los escollos legales.

Las start-ups creadas para hacer frente a este tipo de problemas están impulsando a la región a la vanguardia del boom tecnológico de los mercados emergentes. El año pasado, América latina recibió u$s 4100 millones de inversión de capital riesgo, superando los u$s 3300 millones del sudeste asiático y superando a África, Oriente Medio y Europa central y oriental juntos, según la Asociación Mundial de Capital Privado.

En el primer semestre de este año, América latina recibió u$s 6500 millones de capital riesgo, no muy lejos de los u$s 8300 millones de India.

"Empezamos en esta industria en 1999, cuando apenas había Internet, casi todas las conexiones eran dial-up y la penetración de Internet era del 3%", dijo Hernán Kazah, cofundador de Kaszek Ventures, el mayor fondo de inversión en fase inicial de América latina, con más de u$s 2000 millones de capital recaudado hasta la fecha. "Hoy, América latina tiene por fin una masa crítica en casi todos los mercados".

Bitcoin: Estados Unidos desbanca a China como el mayor productor de criptos del mundo

Nubank es un ejemplo de la nueva generación de las start-ups latinoamericanas. Cofundada en 2013 por el emprendedor colombiano David Vélez después de que tardara seis meses en abrir una cuenta bancaria cuando se trasladó a São Paulo, ha crecido exponencialmente y ahora tiene más clientes que cualquier otro banco digital independiente del mundo.

Según informes recientes, una próxima salida a bolsa podría valorar la tecnología financiera brasileña en más de u$s 50.000 millones. Esta cifra se compara con el valor de u$s 79.000 millones de Mercado Libre, la respuesta de la región a Amazon y la empresa más valiosa de América latina, fundada en 1999 en una primera ola de actividad tecnológica.

La última cosecha de empresas emergentes latinoamericanas ha atraído la atención de algunos de los inversores con más recursos del mundo tecnológico. Marcelo Claure, el director de operaciones de SoftBank nacido en Bolivia, anunció el mes pasado un segundo fondo tecnológico dedicado a América latina, comprometiendo u$s 3000 millones además de los u$s 5000 millones asignados al primer fondo en 2019.

"Nos ha sorprendido increíblemente la calidad y la cantidad de grandes empresas que estaban faltas de capital, así que empezamos a hacer inversiones", dijo Claure al Financial Times. "Hay tanto espacio para mejorar la vida de las personas en LatAm, porque todos los sistemas son ineficientes y están plagados de burocracia... enormes oportunidades para que la tecnología disrumpa".

Larry Fink, de BlackRock: el hombre de los u$s 10 billones que se convirtió en el rey de Wall Street

El primer unicornio de México, Kavak, es uno de esos disruptores. Valorada en u$s 8700 millones en una ronda de financiación el mes pasado, la empresa pretende mejorar la experiencia, a menudo peligrosa, de comprar un auto usado. Ofrece a los compradores una revisión mecánica, una garantía de tres meses, crédito rápido en línea y entrega a domicilio.

Quinto Andar, con sede en Brasil, simplifica el reto de alquilar un piso prescindiendo de los intermediarios y ofreciendo su propio seguro a los inquilinos seleccionados, eliminando la necesidad de grandes depósitos, garantes o costosos seguros.

Bitcoin: los bancos tienen miedo de quedarse afuera de la 'fiesta cripto'

La empresa chilena NotCo ha desplegado una innovadora Inteligencia Artificial para desarrollar combinaciones inusuales de plantas que imitan el sabor y la textura de la leche, la mayonesa, el helado y la carne. Valorada en u$s 1500 millones en una ronda de financiación en julio, NotCo se ha expandido a Estados Unidos y Canadá.

Kavak, Quinto Andar y Nubank destacan cómo las start-ups más exitosas de América latina se dedican a resolver los problemas de la región.

"Esta historia de traer a Silicon Valley y tratar de tropicalizarlo no funcionó", dijo Ivonne Cuello, exdirectora general de la asociación de capital privado de la región, LAVCA. "Los modelos que empezaron a tener éxito fueron los que dijeron: 'Hay problemas estructurales en la región que se pueden resolver con nuevas empresas... diseñadas exclusivamente para las necesidades de la región'".

Kazah, de Kaszek, dijo que los innovadores de América latina inspiraban ahora envidia. "Se ven empresas de fuera de la región que dicen 'quiero ser el Nubank de Alemania'. Eso no solía ocurrir".

Los servicios financieros han dominado la escena de las start-ups de América latina, con cerca del 40% de la financiación privada del año pasado destinada a las fintechs, según datos de LAVCA.

Antes de la pandemia, más de la mitad de los ciudadanos de la región no utilizaban un banco. En sólo unos meses, de mayo a septiembre del año pasado, 40 millones de personas abrieron una cuenta bancaria, según un estudio de Mastercard.

Escándalo en Facebook: la empresa engañó a los inversores sobre sus cifras de usuarios, le dijo exempleada a la SEC

Las nuevas empresas de tecnología financiera, como Nubank y la argentina Ualá, han desempeñado un papel fundamental para facilitar la expansión. En Brasil, el banco central ha lanzado Pix, un sistema de transferencia rápida de dinero a través de smarthpone que cuenta con 110 millones de usuarios registrados.

"Tenés algunos de los bancos más rentables del mundo ubicados en Brasil y México, así que es un primer golpe obvio", dijo Claure de SoftBank. "Estos bancos son muy ineficientes, muchas sucursales, largas colas y todo eso... así que empezamos con las fintech".

Como en otras regiones, la pandemia ha acelerado el cambio digital. América latina tiene una de las tasas de mortalidad per cápita por coronavirus más altas del mundo y atraviesa una de sus peores recesiones, pero el Covid-19 también obligó a realizar mucha más actividad económica online.

"Durante muchos años América latina, una región que es grande como porcentaje del PBI mundial porque son países de ingresos medios, había estado subinvertida en tecnología", dijo Pierpaolo Barbieri, quien fundó Ualá en 2017. "Lo que estamos viendo ahora es una puesta al día general en la que todos se están apurando para ver cuáles son las oportunidades".

En algunos ámbitos, la región sigue rezagada. "El 70% del comercio en China se hace online, casi el 50% en Estados Unidos y... todavía es el 20% en América latina, por lo que el proceso de digitalización económica todavía tiene un largo camino por recorrer", agregó Barbieri.

Julio Vasconcellos, cofundador de Atlantico, un fondo de capital riesgo latinoamericano, ha comparado la capitalización total del mercado de las empresas tecnológicas de la región como proporción del PBI con la misma proporción en Asia.

"Cuando se observa la evolución del mercado estadounidense, la evolución del mercado chino y ahora la de América latina, la curva tiende a ser muy similar a lo largo del tiempo", dijo. "Es lenta y gradual hasta que llega a un punto de inflexión y empieza a acelerarse.

"América latina está atravesando este punto de inflexión aproximadamente 10 años después de Estados Unidos y unos siete u ocho años después de China".

La fintech mexicana que compró un banco para cambiar el sistema financiero desde adentro

La capitalización total del mercado tecnológico de América latina se sitúa en el 3,4% del PBI, dijo, en comparación con el 30% de China y el 14% de India. Si América latina alcanzara los niveles chinos de participación de la tecnología en la economía, "estaríamos hablando del equivalente a la creación de más de un billón de dólares de valor de mercado".

No está claro cuánto tiempo podría llevar eso. Francisco Álvarez-Demalde, cofundador de la empresa estadounidense Riverwood Capital, lleva invirtiendo en tecnología latinoamericana desde 2008. Aunque está de acuerdo en que la región está experimentando "mucho entusiasmo" y que el crecimiento de los ingresos en el sector tecnológico es probable que sea fuerte, señala que la financiación fluye y refluye.

"Hay un aumento significativo de la disponibilidad de capital en la región, que se aceleró en los últimos años a un ritmo muy rápido", dijo. "Es difícil decir en qué punto del ciclo estamos [ ...] debemos estar preparados para la volatilidad en ese frente".

La región se enfrenta a otros retos. Como gran exportadora de materias primas, es propensa a los auges y caídas de la economía y su política es volátil. Un ciclo electoral en curso está lanzando una ola de candidatos antisistema y demandas de una mayor intervención del Estado en la economía.

También hay problemas prácticos. Excepto en Brasil, los ingenieros de software escasean y las universidades no producen suficientes graduados con conocimientos de tecnología. En muchas zonas faltan conexiones de banda ancha fija.

Claure, de SoftBank, por su parte, se siente cómodo aumentando sus apuestas tecnológicas. "Hoy el fondo latinoamericano tiene más del 100% de TIR [tasa interna de retorno] en moneda local y es probablemente el fondo de mejor rendimiento que tenemos hoy desde la perspectiva de la TIR".

Tres éxitos de empresas emergentes latinoamericanas

Nubank puede presumir de ser la mayor historia de éxito en la escena de las start-ups de Brasil. Desde el lanzamiento de una tarjeta de crédito sin tasas anuales en 2014, la fintech ha acumulado más de 40 millones de clientes en su país, México y Colombia.

Una ronda de financiación realizada este año permitió a este unicornio alcanzar una valoración de u$s 30.000 millones, y ahora está estudiando una oferta pública inicial en Estados Unidos. Con un enfoque en la tecnología y el servicio al cliente, el grupo con sede en São Paulo ha desafiado a un sector bancario brasileño conocido por sus altas comisiones y su burocracia.

A través de su aplicación para smartphones, Nubank también ofrece cuentas personales y empresariales, préstamos, seguros y productos de inversión.

La plataforma online de autos usados Kavak fue fundada en México en 2016 por emprendedores venezolanos. La empresa recaudó recientemente u$s 700 millones en una ronda de financiación que la valoró en u$s 8700 millones, una de las más altas de América latina. Entre los inversores se encuentran General Catalyst, SoftBank y otros.

Los clientes pueden comprar o vender sus autos usados en el sitio, y la empresa actúa como intermediaria y realiza inspecciones de los vehículos, además de ofrecer financiación, garantías y entrega a domicilio. La empresa ya está presente en Brasil y Argentina, y tiene previsto seguir expandiéndose.

Rappi es el éxito más destacado de las start-ups colombianas. Los emprendedores locales crearon la empresa en 2015 para entregar alimentos, pero desde entonces se ha ramificado en áreas como los servicios financieros. Tras expandirse a nueve países y más de 200 ciudades, aspira a convertirse en la "superapp" de América latina.

Entre las innovaciones de Rappi está el servicio Turbo Fresh, que pretende entregar los productos más solicitados a los clientes en 10 minutos, utilizando una sofisticada logística de "último kilómetro". El nombre de la empresa es un juego de palabras con "rápido".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios