Acorralado por la Justicia, Trump dijo que podría dejar la campaña para 2024

El expresidente espera una cuarta acusación por sus esfuerzos para negar la victoria de Joe Biden en el estado de Georgia tan pronto como la próxima semana.

Donald Trump advirtió de que podría verse obligado a abandonar la campaña electoral para defenderse de lo que calificó de acusaciones penales de "mierda", presentadas por fiscales federales y estatales, y pronosticó que podría enfrentarse a una cuarta acusación tan pronto como la próxima semana.

En un acto de campaña en New Hampshire, un estado crítico en las primarias republicanas de 2024, el expresidente -asediado por la Justicia- arremetió contra sus rivales políticos y el departamento de justicia, prometiendo represalias contra el 'Estado profundo' si vuelve a la Casa Blanca el próximo año.

Los comentarios de Trump fueron su reconocimiento más claro hasta ahora de que los crecientes cargos penales suponen una amenaza para su candidatura a la reelección.

Trump se declara inocente en la causa por tratar de anular las elecciones presidenciales

"Cómo puede mi corrupto oponente político, el tramposo Joe Biden, llevarme a juicio durante una campaña electoral que estoy ganando por lejos, pero me obliga sin embargo a gastar tiempo y dinero fuera de la campaña para luchar contra acusaciones falsas e inventadas", dijo.

Trump dijo que tal vez tenga que decir: "Lo siento, hoy no podré ir a Iowa, hoy no podré ir a New Hampshire porque estoy sentado en un tribunal por una mierda que su fiscal general me ha acusado de algo". La multitud respondió coreando: "¡Mentira! ¡Mentira!"

Las declaraciones del republicano favorito fueron las más extensas -duraron más de una hora- desde su comparecencia ante un tribunal de Washington la semana pasada acusado de conspirar para anular las elecciones de 2020. Redobló la apuesta en sus desacreditadas afirmaciones de que le habían robado las elecciones.

Trump ya se enfrenta a acusaciones federales en Florida por manejo indebido de material clasificado, y a acusaciones estatales en Nueva York por falsificación de documentos comerciales. Dijo que los cargos adicionales que se esperan en Georgia por sus esfuerzos para negar la victoria de Biden en el estado podrían llegar la próxima semana.

"Ahora vendrán a por mí un poco más fuerte (...) ¿Cuánto más fuerte?", preguntó Trump. "Debería tener cuatro [acusaciones] en algún momento de la próxima semana".

Trump ha estado liderando cómodamente las encuestas nacionales de los votantes de las primarias republicanas, pero está tratando de frustrar una remontada de sus principales rivales, incluido Ron DeSantis, el gobernador de Florida, mediante la realización de discursos cargados de agravios dirigidos a su base más leal.

Golpe para Trump: el detrás de escena de la segunda causa penal que complica más al ex presidente

Trump dijo: "2024 es nuestra batalla final. Con ustedes a mi lado, vamos a demoler el Estado profundo, vamos a expulsar a los belicistas de nuestro gobierno, vamos a expulsar a los globalistas", repitiendo que nombraría a un fiscal especial para investigar a Biden y su familia.

El expresidente tuvo un dejo de populismo económico en el discurso, prometiendo que si es elegido impondrá un "arancel fronterizo" a los productos extranjeros y tomará represalias contra los países que hagan lo mismo con los productos estadounidenses estableciendo gravámenes a sus exportaciones a Estados Unidos de hasta el 200%. "Si ellos nos cobran, nosotros les cobramos, es muy sencillo".

Entre la multitud, Tina Molinaro, una asistente legal de 55 años, y Jen Erickson, una auditora del departamento de Defensa de 37 años, habían venido desde la cercana Massachusetts con camisetas rojas y gorras rosas con el lema "Trump salva América".

Los republicanos cierran filas mientras Trump se prepara para declarar otra vez en la Justicia

"Creemos en lo que representa y en cómo nos va a ayudar con la economía", dijo Molinaro. Erickson dijo que se inclinaba por Trump en las primarias republicanas de 2024, pero que estaba indecisa. "Lo ideal sería que DeSantis fuera su vicepresidente, ese sería mi dream team", dijo.

Chip Bailey, un plomero de Florida, dijo que apoyaría a Trump debido al "sombrío" estado de la situación actual. "Tenemos una gran guerra en Europa por primera vez desde 1945 y creo que el mundo se ha convertido en un lugar peligroso. Y tenemos un Presidente inepto".

Karoline Leavitt, oriunda de New Hampshire y voera de MAGA Inc, un grupo que apoya a Trump, se burló de sus rivales más cercanos, incluidos DeSantis y Chris Christie, el exgobernador de Nueva Jersey.

Trump suma problemas: deberá presentarse en la Justicia por nueva causa que lo complica

"Vemos pasar todo tipo de candidatos. Podemos oler una rata, podemos oler un farsante a una milla de distancia, y sabemos que Donald Trump cumplió con nosotros antes", dijo.

Las últimas acusaciones penales a las que se enfrenta Trump no hacen más que "reunir a las tropas" y ayudar a consolidar su ventaja, dijo Leavitt. "Es garantizar que los estadounidenses que trabajan duro entiendan que su gobierno no está siendo usado para ayudarlos, sino que está siendo usado en su contra y para encarcelar a su candidato favorito".

Los militantes de Trump se habían alineado alrededor del instituto horas antes de su llegada, coreando "USA" y "Vamos Brandon" ['Let's go Brandon', un meme que se transformó en un insulto en clave para Biden].

Pero también aparecieron algunos manifestantes, con carteles en las que se leía "Trump perdió LOL [laughing out loud]" y "Están en una secta. Él perdió. No, en serio".

Temas relacionados
Más noticias de Donald Trump

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.