Temor a prohibición dispara venta de armas en EE.UU.

Desde los tiroteos en el colegio comunitario de Oregon la semana pasada, el comercio Hyatt Guns, ubicado en Carolina del Norte, vende más armas. Su dueño, Larry Hyatt, contó que observó un mayor aumento de clientes tras la masacre de 2012 en la escuela primaria de Sandy Hook en Connecticut, cuyo saldo fue de 26 personas muertas, incluyendo 20 niños, antes de que el tirador se suicidara.


Después de ese incidente, el presidente Barack Obama realizó su primer gran esfuerzo por tener leyes más estrictas para el control de armas. Después de la matanza de Oregón, Obama el viernes otra vez animó a los estadounidenses a retar al poderoso grupo de interés en favor de las armas. Aseguró que él no podía hacerlo solo.


Sin embargo, los pedidos de leyes más estrictas para la tenencia de armas provocaron un aumento en las ventas de armas. "Cuando la gente escucha al presidente hablar de control de las armas, las ventas suben", contó Hyatt, dueño de uno de los locales de venta de armas más grandes de EE.UU. "La gente piensa: si no compro un arma ahora, va a ser más difícil hacerlo en el futuro".


La balacera del último jueves, en la que un hombre disparó a nueve personas en el Colegio Comunitario de Umpqua antes de que oficiales de la policía lo hirieran fatalmente, se produjo apenas tres meses después de que un joven de 21 años disparó y mató a nueve personas en una histórica iglesia afroamericana en Carolina del Sur.
Desde la matanza de Sandy Hook, algunos fondos de jubilación y fundaciones universitarias han vendido sus participaciones en compañías de armas. En mayo, Cerberus Capital Management anunció que sus inversores podían vender sus participaciones en el fabricante de armas Remington Outdoor, después de no haber podido encontrar un comprador para la compañía. Remington fabricó un rifle utilizado en la balacera de Sandy Hook.
Pero frente al incremento en la demanda de armas, otros inversores rápidamente ocuparon el vacío. Las ventas de armas este año podrían superar el récord de 2013 registrado después de los asesinatos de Sandy Hook en diciembre de 2012.


En los primeros nueve meses de este año, se procesaron 15,6 millones de las verificaciones de antecedentes necesarios para la compra de armas solicitados por vendedores con licencia federal, comparado con las 15,5 millones en el mismo período de 2013, de acuerdo al Sistema Nacional de Verificación Instantánea de Antecedentes Penales .


Las fuertes ventas han tenido un impacto positivo en las ganancias de Smith & Wesson y Sturm, Ruger & Co, las dos mayores fabricantes de armas que cotizan públicamente en EE.UU. Estas empresas superaron significativamente el índice S&P 500 y el Promedio Industrial Dow Jones: las acciones de Smith & Wesson subieron más del 73% este año y las de Sturm, 63%.


El año próximo podría ser aún mejor para la industria de armas porque se esperan productos nuevos para el mercado. El ejército de EE.UU. pidió a los fabricantes de armas que presenten diseños de armas cortas antes de enero de 2016 para reemplazar la pistola M9.

Tags relacionados
Noticias del día